El Con­gre­so da vía li­bre a crear y co­brar la pen­sión a la vez

Un in­for­me apo­ya­do por to­dos los par­ti­dos pi­de al Par­la­men­to un Es­ta­tu­to del Ar­tis­ta que pro­te­ja a los pre­ca­rios de la cul­tu­ra

El País (Andalucía) - - CULTURA - TOMMASO KOCH,

Tras la luz de las es­tre­llas de la cul­tu­ra, tra­ba­ja en la som­bra una ma­rea hu­ma­na. Una ma­yo­ría si­len­cio­sa, pe­ro im­pres­cin­di­ble pa­ra que Pablo Al­bo­rán lle­ne un es­ta­dio o Nu­ria Es­pert enamo­re en los es­ce­na­rios. Y, en ge­ne­ral, pa­ra que la cul­tu­ra es­pa­ño­la pien­se y cree. Los ta­pa­dos de las ar­tes no pi­san al­fom­bras ro­jas y el pú­bli­co nun­ca los re­co­no­ce­ría. Pe­ro el Con­gre­so sí quie­re ha­cer­lo: te­ner en cuen­ta que su suel­do y tra­ba­jo van y vie­nen; de­jar que un au­tor ju­bi­la­do pue­da es­cri­bir y re­ci­bir a la vez la pen­sión; o fa­ci­li­tar el co­bro de la pres­ta­ción por ma­ter­ni­dad pa­ra las ar­tis­tas in­ter­mi­ten­tes. To­do ello apa­re­ce en los 75 pun­tos del in­for­me que la Sub­co­mi­sión pa­ra el Es­ta­tu­to del Ar­tis­ta pre­sen­tó ayer en el Con­gre­so. Ter­mi­na así un tra­ba­jo ini­cia­do en fe­bre­ro de 2017, pa­ra re­co­no­cer la esen­cia dis­con­ti­nua del em­pleo cul­tu­ral y tu­te­lar a tan­tos tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios, au­tó­no­mos en su ma­yo­ría: en­tre 200.000 y un mi­llón, se­gún las es­ti­ma­cio­nes. Aho­ra em­pie­za otro pe­ri­plo: el que va de las su­ge­ren­cias has­ta cam­biar le­yes y de­cre­tos.

Las “pro­pues­tas y re­co­men­da­cio­nes” se cen­tran en 20 fo­lios y tres apar­ta­dos: fis­ca­li­dad, pro­tec­ción la­bo­ral y Se­gu­ri­dad So­cial, y com­pa­ti­bi­li­dad en­tre la pen­sión y los in­gre­sos por de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual y ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas. An­tes, el tex­to de­ja cla­ros sus des­ti­na­ta­rios: “Quien crea la obra y pa­ra ha­cer­lo de­be for­mar­se e in­ves­ti­gar, quien di­se­ña el es­ce­na­rio, quien lo ilu­mi­na, quien es­cri­be la mú­si­ca y quien la eje­cu­ta, quien la pro­mue­ve (...) y, en ge­ne­ral, quien sos­tie­ne o ges­tio­na el pro­ce­so con su tra­ba­jo vi­si­ble, in­vi­si­ble”. To­dos ellos, di­ce el in­for­me, son “in­dis­pen­sa­bles”.

En cuan­to a la fis­ca­li­dad, el do­cu­men­to pro­po­ne que los em­plea­dos cul­tu­ra­les tri­bu­ten se­gún una me­dia de los in­gre­sos de

Cua­tro de los 31 ex­per­tos que com­pa­re­cie­ron an­te la Sub­co­mi­sión va­lo­ra­ron ayer po­si­ti­va­men­te el in­for­me a EL PAÍS y aplau­die­ron su tra­ba­jo. Aun­que dos de ellos hi­cie­ron hin­ca­pié en la di­fi­cul­tad de con­ver­tir­lo en reali­dad.

los úl­ti­mos tres o cua­tro años, pa­ra com­pen­sar épo­cas de agen­da lle­na y otras don­de el te­lé­fono nun­ca sue­na. Tam­bién pi­de la de­duc­ción de gas­tos en for­ma­ción, ins­tru­men­tos, ves­tua­rios y he­rra­mien­tas de tra­ba­jo y en co­mi­sio­nes a re­pre­sen­tan­tes y agen­tes —que sue­len su­po­ner “el 20% de los in­gre­sos bru­tos” de un crea­dor—. Se re­co­mien­da que “to­da la ca­de­na de va­lor de la ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca” tri­bu­te con el IVA re­du­ci­do (aho­ra, el 10%), y que los in­ter­mi­ten­tes cul­tu­ra­les se be­ne­fi­cien de la exen­ción de un 30% en el IRPF, que se con­ce­de a las ren­tas irre­gu­la­res. El do­cu­men­to tam­bién pre­ten­de que se for­me a los téc­ni­cos de Ha­cien­da so­bre la in­ter­mi­ten­cia cul­tu­ral.

En el apar­ta­do re­fe­ri­do a pro­tec­ción la­bo­ral y Se­gu­ri­dad So­cial se pi­de “adap­tar el sis­te­ma de pres­ta­cio­nes a la reali­dad del tra­ba­jo cul­tu­ral”, en especial al des­em­pleo, la ma­ter­ni­dad o pa­ter­ni­dad. “Ac­tual­men­te se de­nie­ga la pres­ta­ción de ries­go por em­ba­ra­zo a la tra­ba­ja­do­ra de la cul­tu­ra si el par­to se pro­du­ce al día si­guien­te de una ba­ja en la Se­gu­ri­dad So­cial”, agre­ga el do­cu­men­to, que exi­ge más fle­xi­bi­li­dad. El tex­to in­vi­ta a ar­mo­ni­zar las dis­tin­tas ca­te­go­rías ar­tís­ti­cas ba­jo un mis­mo pa­ra­guas an­te Ha­cien­da, pa­ra evi­tar lo que re­la­tó el es­cri­tor Lo­ren­zo Sil­va an­te la Co­mi­sión de Cul­tu­ra: “Me tu­ve que dar de al­ta en el apar­ta­do de pin­tor, es­cul­tor o ce­ra­mis­ta”. Y se­ña­la la ne­ce­si­dad de que se re­co­noz­can co­mo “en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les” to­das aque­llas que im­pi­den el tra­ba­jo de un ar­tis­ta. Se busca ade­más fa­ci­li­tar la re­pre­sen­ta­ción sin­di­cal de los crea­do­res. A los bai­la­ri­nes, en­tre otros, que ter­mi­nan su carrera an­tes de los 40 años y se arries­gan a que­dar en ex­clu­sión so­cial el in­for­me pro­me­te un or­ga­nis­mo ad hoc pa­ra re­in­te­grar­los en el mer­ca­do.

Por úl­ti­mo, cin­co pá­gi­nas des­ta­can la ur­gen­cia de que los crea­do­res ju­bi­la­dos pue­dan re­ci­bir la pen­sión y a la vez se­guir ejer­cien­do su pro­fe­sión ar­tís­ti­ca, co­brar por ella y por los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual. Ac­tual­men­te, su úni­ca op­ción le­gal es re­nun­ciar al 50% de su pen­sión, de ahí que al­gu­nos op­ten por re­ci­bir pa­gos en b o en es­pe­cies. Pa­ra sus­ten­tar su te­sis, el do­cu­men­to se­ña­la ca­sos com­pa­ra­bles, co­mo “el pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio emé­ri­to” o el “per­so­nal sa­ni­ta­rio li­cen­cia­do emé­ri­to”, así co­mo el be­ne­fi­cio pa­ra la so­cie­dad, por la ma­du­rez de los au­to­res y por­que sus obras bus­can, al fin y al ca­bo, ser di­fun­di­das. Ade­más, con el pa­so del tiem­po pa­sa­rán a for­mar par­te del do­mi­nio pú­bli­co. Así que se­rán, li­te­ral­men­te, de to­dos.

/ JUAN CAR­LOS TORO

Pre­pa­ra­ti­vos pa­ra un espectáculo en el Gran Teatro Fa­lla de Cá­diz, en ma­yo de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.