El ras­tro del agen­te ner­vio­so No­vi­chok

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL -

La po­li­cía bri­tá­ni­ca ha ha­lla­do una bo­te­lla con el agen­te ner­vio­so No­vi­chok en ca­sa de Char­lie Row­ley, el bri­tá­ni­co in­to­xi­ca­do el pa­sa­do 30 de ju­nio en Ames­bury jun­to a su pa­re­ja, Dawn Stur­ges, que fa­lle­ció el 8 de ju­lio. “El miér­co­les 11 de ju­lio se re­cu­pe­ró una pe­que­ña bo­te­lla du­ran­te el re­gis­tro de la ca­sa de Char­lie Row­ley en Ames­bury”, in­for­mó ayer la po­li­cía en un co­mu­ni­ca­do, aña­dien­do que las prue­bas con­fir­ma­ron que “la sus­tan­cia que con­te­nía era No­vi­chok”.

Stur­gess y Row­ley eran ha­bi­tua­les de los al­ber­gues pa­ra per­so­nas sin te­cho de Sa­lis­bury, aun­que a Row­ley le aca­ba­ba de ser asig­na­da una vi­vien­da so­cial. Se­gún tes­ti­mo­nios de ami­gos en la pren­sa, te­nían pro­ble­mas con el al­cohol (Stur­gess) y la he­roí­na (Row­ley), y a ve­ces re­co­gían ob­je­tos de la ba­su­ra pa­ra ven­der­los.

No­vi­chok fue el agen­te ner­vio­so usa­do en el ata­que con­tra el exes­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia ha­ce cua­tro me­ses, un ac­to tras el que Lon­dres vio “al­ta­men­te pro­ba­ble” la mano del Krem­lin. La po­li­cía ha in­di­ca­do que des­co­no­ce si el lo­te ha­lla­do en ca­sa de Row­ley es el que se usó con­tra Skri­pal.

Gran par­te de los co­rreos los pu­bli­có Wi­kiLeaks, que no es men­cio­na­da en el es­cri­to. En­tre ju­lio y oc­tu­bre de 2016, di­fun­dió 50.000 do­cu­men­tos.

Sin em­bar­go, el fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, Rod Ro­sens­tein des­ta­có un ma­tiz re­le­van­te du­ran­te el anun­cio de la impu­tación: “No hay nin­gu­na ale­ga­ción de que un ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se co­me­tie­ra un de­li­to, ni de que se afec­ta­ran los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les”, sub­ra­yó. “No hay nin­gu­na ale­ga­ción de que hu­bie­ra es­ta­dou­ni­den­ses que su­pie­ran que es­ta­ban ha­blan­do con ofi­cia­les ru­sos”, agre­gó. Eso des­car­ta, por aho­ra, la po­si­bi­li­dad de una coor­di­na­ción cla­ra en­tre ciu­da­da­nos ru­sos y es­ta­dou­ni­den­ses, tal co­mo ha in­sis­ti­do Trump.

La Ca­sa Blan­ca se afe­rró a esa reali­dad pa­ra de­fen­der la inocen­cia del pre­si­den­te, que co­no­ció ha­ce unos días la nue­va impu­tación. “Los car­gos no in­clu­yen acu­sa­cio­nes de in­vo­lu­cra­ción cons­cien­te de al­guien de la cam­pa­ña y de que el pre­sun­to pi­ra­teo afec­ta­ra al re­sul­ta­do de la elec­ción. Es­to es con­sis­ten­te con lo que he­mos es­ta­do di­cien­do”, afir­mó el por­ta­voz Lind­say Wa­ters.

In­cóg­ni­ta

El lí­der de­mó­cra­ta del Se­na­do, Chuck Schu­mer, por su par­te, pi­dió a Trump que can­ce­la­ra su en­cuen­tro con Pu­tin en Hel­sin­ki.

En su pri­mer año de pes­qui­sas, Mue­ller ha pre­sen­ta­do car­gos con­tra 32 per­so­nas (25 de ellas ru­sas) y tres em­pre­sas, se ha con­de­na­do a una, ha in­te­rro­ga­do a bue­na par­te del en­torno de Trump, ha con­fir­ma­do la in­tro­mi­sión elec­to­ral ru­sa, y ha lo­gra­do que tres exa­se­so­res del man­da­ta­rio se de­cla­ren culpables y coope­ren con la in­ves­ti­ga­ción. De fon­do, se si­gue li­bran­do la ma­yor in­cóg­ni­ta de su par­ti­da de aje­drez: si Trump ac­ce­de­rá a ser in­te­rro­ga­do. Si ha­lla pre­sun­tos de­li­tos del pre­si­den­te, Mue­ller po­dría tra­tar de impu­tar­lo o de­jar en ma­nos del Con­gre­so cual­quier de­ci­sión so­bre un hi­po­té­ti­co pro­ce­so de des­ti­tu­ción.

El nue­vo es­cri­to per­mi­te co­no­cer con exac­ti­tud có­mo ope­ra­ban las uni­da­des de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar ru­sa, que lo­gra­ron in­fil­trar­se en jun­tas elec­to­ra­les de Es­ta­dos y po­cos días an­tes de los co­mi­cios in­ten­ta­ron ha­cer­lo en or­ga­ni­za­cio­nes de Flo­ri­da que ad­mi­nis­tran elec­cio­nes. Coor­di­na­dos des­de la se­de cen­tral del GRU en Ru­sia, los piratas in­for­má­ti­cos con­si­guie­ron en mar­zo de 2016 ro­bar al­re­de­dor de 50.000 co­rreos elec­tró­ni­cos de John Po­des­ta, el pre­si­den­te de la cam­pa­ña de Clin­ton.

Eso les dio ac­ce­so a de­ce­nas de e-mails de miem­bros de la cam­pa­ña y el con­trol de has­ta 33 or­de­na­do­res del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta. La in­for­ma­ción que sus­traían la en­via­ban a ser­vi­do­res alquilados en EE UU. Fi­nan­cia­ron sus ope­ra­cio­nes con crip­to­mo­ne­das pa­ra evi­tar el ma­yor es­cru­ti­nio de los ban­cos tra­di­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.