Eu­ro­pa: ¿di­lu­ción o fra­ter­ni­dad?

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - SAMI NAÏR

Dos men­sa­jes con­tra­dic­to­rios: la reunión de Innsbruck del jue­ves no ha lle­ga­do a un acuer­do so­bre la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de la UE. Fren­te al eje Aus­tria-Ale­ma­nia-Ro­ma, apo­ya­do por los paí­ses del Es­te, que quie­re ce­rrar las fron­te­ras al 100% y crear —aún no se sa­be con quién— “pla­ta­for­mas ex­te­rio­res” pa­ra ex­ter­na­li­zar la de­man­da mi­gra­to­ria, el res­to de los paí­ses ha pre­fe­ri­do pos­po­ner la de­ci­sión has­ta nue­vo avi­so. Des­de 2015, la fal­ta de una vi­sión co­mún fa­ci­li­ta el re­torno de las po­lí­ti­cas na­cio­na­les. Es el men­sa­je de la di­lu­ción de Eu­ro­pa.

Por su par­te, el Con­se­jo Cons­ti­tu­cio­nal fran­cés aca­ba de to­mar una de­ci­sión fun­da­men­tal: afir­ma que fa­ci­li­tar la en­tra­da ile­gal de un ex­tran­je­ro es ilí­ci­to, pe­ro ayu­dar por una cau­sa hu­ma­ni­ta­ria a una per­so­na ya pre­sen­te en el te­rri­to­rio na­cio­nal no es un de­li­to, sino que cons­ti­tu­ye res­pe­to a la fra­ter­ni­dad hu­ma­na. Pues el va­lor de fra­ter­ni­dad ins­cri­to en la Cons­ti­tu­ción fran­ce­sa des­de 1789 es tam­bién un prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal que ge­ne­ra efec­tos ju­rí­di­cos. La sen­ten­cia es inequí­vo­ca: “Se in­fie­re del prin­ci­pio de fra­ter­ni­dad la li­ber­tad de ayu­dar al otro, con fi­na­li­dad hu­ma­ni­ta­ria, sin con­si­de­ra­ción de la re­gu­la­ri­dad de su es­tan­cia en el te­rri­to­rio na­cio­nal”. Así que los ciu­da­da­nos que ayu­dan a los re­fu­gia­dos en Fran­cia no co­me­ten nin­gún de­li­to, sino que ha­cen uso de su de­re­cho a la li­ber­tad ga­ran­ti­za­do por la Cons­ti­tu­ción. Es el men­sa­je de es­pe­ran­za de Eu­ro­pa.

El te­lón de fon­do que se di­bu­ja, po­co a po­co, pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes eu­ro­peas es­tá cla­ro. Por un la­do, la ex­tre­ma de­re­cha, la cri­sis eco­nó­mi­ca que es­tá pu­drien­do cul­tu­ral­men­te a la opi­nión pú­bli­ca y los Es­ta­dos que co­rroen los de­re­chos de las per­so­nas, han crea­do una si­tua­ción de ob­se­sión pa­to­ló­gi­ca so­bre la in­mi­gra­ción. Por otro, la jus­ti­cia y mu­chos ciu­da­da­nos eu­ro­peos se re­sis­ten a de­jar pa­so a la neo­fas­ci­sa­ción de la Eu­ro­pa ilus­tra­da.

Es­ta­mos fren­te a una gi­gan­tes­ca ba­ta­lla. La in­mi­gra­ción obli­ga a pre­ci­sar las re­fe­ren­cias de las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas. Con­tra los par­ti­da­rios del re­plie­gue, la pro­fun­di­za­ción del Es­ta­do de de­re­cho es lo más ade­cua­do. En el ca­so fran­cés, el po­der cons­ti­tu­cio­nal abre una se­ria opor­tu­ni­dad pa­ra re­fle­xio­nar, más allá de la so­li­da­ri­dad, so­bre la mis­ma con­di­ción hu­ma­na co­mo ba­se del de­re­cho de la in­mi­gra­ción. El prin­ci­pio de so­li­da­ri­dad exis­te ya en la ju­ris­pru­den­cia eu­ro­pea, pe­ro la de­ci­sión fran­ce­sa pue­de trans­for­mar­lo en nor­ma ju­rí­di­ca vin­cu­lan­te. Es una fi­lo­so­fía ra­di­cal­men­te opues­ta a la xe­no­fo­bia que quie­ren im­po­ner los mi­nis­tros del In­te­rior de go­bier­nos de ex­tre­ma de­re­cha. Ce­dric Hou­rou, el mi­li­tan­te fran­cés con­de­na­do por ayu­dar a re­fu­gia­dos y que pro­vo­có la de­ci­sión ape­lan­do al Con­se­jo Cons­ti­tu­cio­nal, enar­bo­la con va­len­tía la vi­sión ilus­tra­da eu­ro­pea fren­te a los maes­tros del odio. Con­tra el ra­cis­mo, afir­ma: “Se­gui­ré de­fen­dien­do la hu­ma­ni­dad, cual­quie­ra que sea su co­lor, pro­ce­den­cia, ori­gen o re­li­gión”. Sí, la hu­ma­ni­dad…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.