Fran­cia cam­bia­rá la Cons­ti­tu­ción pa­ra eli­mi­nar el con­cep­to de ra­za

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - MARC BASSETS,

La pa­la­bra ra­za de­be des­apa­re­cer de la Cons­ti­tu­ción fran­ce­sa, y en­tra­rá la pa­la­bra se­xo. La pri­me­ra mo­di­fi­ca­ción de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que im­pul­sa Em­ma­nuel Ma­cron ya es­tá apro­ba­da. Su sim­bo­lis­mo, en un mo­men­to de re­plie­gue na­cio­na­lis­ta y avan­ces en la igual­dad de gé­ne­ro, es no­ta­ble. La Asam­blea Na­cio­nal adop­tó el pa­sa­do jue­ves por una­ni­mi­dad cam­biar el ar­tícu­lo pri­me­ro pa­ra eli­mi­nar un tér­mino car­ga­do his­tó­ri­ca­men­te y cues­tio­na­do por la cien­cia, y al mis­mo tiem­po re­afir­mar la igual­dad de hom­bres y mu­je­res an­te la ley.

El tex­to ac­tual co­mien­za así: “Fran­cia es una Re­pú­bli­ca in­di­vi­si­ble, lai­ca, de­mo­crá­ti­ca y so­cial. Ga­ran­ti­za la igual­dad an­te la ley de to­dos los ciu­da­da­nos sin dis­tin­ción de ori­gen, de ra­za o de re­li­gión”. El tex­to en­men­da­do de­be de­cir: “Fran­cia es una Re­pú­bli­ca in­di­vi­si­ble, lai­ca, de­mo­crá­ti­ca y so­cial. Ga­ran­ti­za la igual­dad an­te la ley de to­dos los ciu­da­da­nos sin dis­tin­ción de se­xo, de ori­gen o de re­li­gión”. Vo­ta­ron a fa­vor los 119 dipu­tados pre­sen­tes. Nin­guno vo­tó en con­tra. La Asam­blea Na­cio­nal tie­ne 577 dipu­tados.

La en­mien­da en­tra­rá en vi­gor siem­pre que la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal se aprue­be en su in­te­gri­dad. Pa­ra ello de­be con­tar con el apo­yo del Se­na­do. Con­tem­pla, en­tre otros pun­tos, una men­ción en la Cons­ti­tu­ción de la es­pe­ci­fi­ci­dad de la is­la de Cór­ce­ga y de la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te, ade­más de la su­pre­sión del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Re­pú­bli­ca, que juz­ga a miem­bros del Gobierno por de­li­tos co­me­ti­dos du­ran­te sus fun­cio­nes. Irá acom­pa­ña­da de una re­for­ma pa­ra re­du­cir en un 30% el nú­me­ro de par­la­men­ta­rios y li­mi­tar a tres sus man­da­tos.

La con­tro­ver­sia so­bre el uso de la pa­la­bra ra­za no es nue­va. Los fun­da­do­res de la IV Re­pú­bli­ca pro­cla­ma­ron en el preám­bu­lo de la Cons­ti­tu­ción de 1946 que “to­do ser hu­mano, sin dis­tin­ción de

ra­za, de re­li­gión ni de creen­cia, po­see de­re­chos inalie­na­bles y sa­gra­dos”. Los re­dac­to­res re­cor­da­ban que es­ta se apro­ba­ba “des­pués de la vic­to­ria lo­gra­da por los pue­blos li­bres so­bre re­gí­me­nes que es­cla­vi­za­ron y de­gra­da­ron a la per­so­na hu­ma­na”.

Igual­dad

Con las po­lí­ti­cas ra­cis­tas y an­ti­se­mi­tas de la Ale­ma­nia de Hitler y la Fran­cia co­la­bo­ra­cio­nis­ta de Vichy vi­vas en la me­mo­ria, la lu­cha con­tra el ra­cis­mo era la prio­ri­dad. La Cons­ti­tu­ción de 1958, que fun­dó la vi­gen­te V Re­pú­bli­ca, re­to­mó el tér­mino. Hay una fra­se atri­bui­da al ge­ne­ral Char­les De Gau­lle, hé­roe de la Fran­cia que com­ba­tió al na­zis­mo, que la ex­tre­ma de­re­cha fran­ce­sa sue­le ci­tar: “A fin de cuen­tas so­mos, an­te to­do, un pue­blo eu­ro­peo de ra­za blan­ca, de cul­tu­ra grie­ga y la­ti­na, y de re­li­gión cris­tia­na”.

El debate, du­ran­te años, fue có­mo eli­mi­nar un tér­mino cien­tí­fi­ca­men­te du­do­so pe­ro que des­cri­be la reali­dad fac­tual, la del ra­cis­mo. Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de 2012, el en­ton­ces pre­si­den­te, Ni­co­las Sar­kozy, cri­ti­có la ini­cia­ti­va de su ri­val, Fra­nçois Ho­llan­de, pa­ra su­pri­mir la pa­la­bra de la ley fun­da­men­tal, una vie­ja pro­pues­ta de los co­mu­nis­tas. “El día que su­pri­ma­mos la pa­la­bra ra­cis­mo,

/ C. PE­TIT TESSON (AP)

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, ayer en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.