“Se bus­can clien­tes in­clu­so sin ex­pe­rien­cia”

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL -

Des­de el 18 de abril, cuan­do arran­ca­ron las pro­tes­tas con­tra Or­te­ga, Ni­ca­ra­gua se ha ins­ta­la­do en una cre­cien­te pa­rá­li­sis eco­nó­mi­ca, con co­mer­cios ce­rra­dos por la cri­sis. Des­de ha­ce un mes Ma­na­gua entra des­de las seis de la tar­de en un le­tar­go for­za­do, una suer­te de to­que de que­da por la pre­sen­cia de ca­mio­ne­tas con hom­bres ar­ma­dos que siem­bran el te­rror en la ciu­dad. Los lo­ca­les que so­bre­vi­ven pu­bli­can men­sa­jes de­ses­pe­ra­dos en sus re­des so­cia­les so­li­ci­tan­do a los clien­tes que los vi­si­ten y al­gu­nos han apos­ta­do por de­co­rar sus edi­fi­cios con la ban­de­ra na­cio­nal y men­sa­jes pa­trió­ti­cos pa­ra atraer clien­te­la. “Se bus­can clien­tes. No se re­quie­re ex­pe­rien­cia”, se leía en un le­tre­ro de un lo­cal de desa­yu­nos en la co­lo­nial León, ciu­dad de postal gol­pea­da por la cri­sis.

de­man­da jus­ti­cia y la de­mo­cra­ti­za­ción de Ni­ca­ra­gua, que ce­se la re­pre­sión, la po­lí­ti­ca de muer­te, que ha­ya un cam­bio de raíz del sis­te­ma”, agre­gó Ra­mos. Pa­ra es­ta lí­der de los tra­ba­ja­do­res y abier­ta opo­si­to­ra al ré­gi­men de Or­te­ga, la de­ci­sión del pre­si­den­te de con­vo­car a sus sim­pa­ti­zan­tes a pe­sar del pa­ro na­cio­nal, “es un gra­ve error” y una de­mos­tra­ción de un con­trol de las ca­lles que, di­jo, ya per­dió. El pa­ro na­cio­nal, el se­gun­do en un mes, si­guió a la mar­cha na­cio­nal que tu­vo lu­gar el jue­ves en Ma­na­gua y otras 150 lo­ca­li­da­des del país. Hoy se ha con­vo­ca­do una ca­ra­va­na de co­ches que re­co­rre­rá ba­rrios de la ca­pi­tal que han si­do ase­dia­dos por las hues­tes ar­ma­das a las ór­de­nes del Gobierno.

Pe­se a la mo­vi­li­za­ción de sus hues­tes, la fies­ta pre­via al tra­di­cio­nal re­plie­gue —una de las ma­yo­res ce­le­bra­cio­nes del ca­len­da­rio san­di­nis­ta— fue sus­pen­di­da ayer por pri­me­ra vez en 39 años (des­de el triun­fo de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta).

La ca­rre­te­ra a Ma­sa­ya, que sir­ve de es­ce­na­rio al re­plie­gue, una ca­mi­na­ta de 29 ki­ló­me­tros, per­ma­ne­ció en un si­len­cio úni­ca­men­te in­te­rrum­pi­do por el mo­tor de al­gu­nos vehícu­los que se des­pla­za­ban por ella, al­go ex­tra­ño en una vía por la que cir­cu­lan unos 250.000 au­to­mó­vi­les por día.

En las ho­ras pre­vias al re­plie­gue, que va de Ma­na­gua a Ma­sa­ya, úni­ca­men­te pu­do ob­ser­var­se un am­bien­te al­go fes­ti­vo en una ro­ton­da ubi­ca­da a mi­tad de tra­yec­to, don­de una ban­de­ra gi­gan­te de Ni­ca­ra­gua pa­re­cía co­bi­jar nu­me­ro­sas ban­de­ras ro­ji­ne­gras del FSLN. La cal­ma tam­bién se de­bía a que es­te año el re­plie­gue no se­rá una ca­mi­na­ta sino una ca­ra­va­na de au­to­mó­vi­les pro­ta­go­ni­za­da prin­ci­pal­men­te por em­plea­dos del Es­ta­do, y sin la ga­ran­tía de la pre­sen­cia de Or­te­ga, aun­que se anun­ció que es­ta­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.