De­te­ni­do el ex pri­mer mi­nis­tro Na­waz Sha­rif al re­gre­sar a Pa­kis­tán

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - ÁN­GE­LES ES­PI­NO­SA,

El ex pri­mer mi­nis­tro de Pa­kis­tán Na­waz Sha­rif y su hi­ja Mar­yam fue­ron de­te­ni­dos ayer tras ate­rri­zar en Laho­re, por su con­de­na por co­rrup­ción de la se­ma­na pa­sa­da. Su re­gre­so des­de Lon­dres, don­de su es­po­sa es­tá hos­pi­ta­li­za­da, in­ten­ta re­for­zar a su par­ti­do, la Li­ga Mu­sul­ma­na de Pa­kis­tán (PML), an­te las elec­cio­nes del día 25. El PML ha per­di­do po­si­cio­nes an­te el Mo­vi­mien­to por la Jus­ti­cia (PTI) de Im­ran Khan, a quien Sha­rif acu­sa de te­ner el res­pal­do de los mi­li­ta­res.

De acuer­do con el re­la­to de los me­dios pa­quis­ta­níes, tres po­li­cías subie­ron a bor­do del avión de Etihad en el que via­ja­ban Sha­rif y su hi­ja y les pi­die­ron los pa­sa­por­tes. No obs­tan­te, los agen­tes les per­mi­tie­ron una bre­ve reunión con la ma­dre del po­lí­ti­co y abue­la de Mar­yam en una de las sa­las del

ae­ro­puer­to, an­tes de em­bar­car­los en un pe­que­ño avión pri­va­do con des­tino a Islamabad, don­de se­rán en­car­ce­la­dos. La dis­cre­ción con que se pro­ce­dió al arres­to in­ten­ta­ba evi­tar que el ve­te­rano po­lí­ti­co fue­ra re­ci­bi­do co­mo un hé­roe.

Desafian­do la prohi­bi­ción de ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas, el PML or­ga­ni­zó una gran mar­cha pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da en el ae­ro­puer­to. Las au­to­ri­da­des ha­bían to­ma­do me­di­das de se­gu­ri­dad ex­tre­mas pa­ra evi­tar po­si­bles in­ci­den­tes. Ade­más de ce­rrar la ca­rre­te­ra de cir­cun­va­la­ción y co­lo­car con­te­ne­do­res en nu­me­ro­sos cru­ces de la ciu­dad pa­ra po­der blo­quear la con­cen­tra­ción, prohi­bie­ron a las te­le­vi­sio­nes la co­ber­tu­ra en di­rec­to de su lle­ga­da.

“No ten­go mie­do a ser de­te­ni­do. Si lo tu­vie­ra, ¿por qué iba a vol­ver? No im­por­ta que me de­ten­gan aquí o en Laho­re. Es­toy pre­pa­ra­do”, de­cla­ró Sha­rif des­de Abu Dha­bi. An­tes, en un ví­deo tui­tea­do por su hi­ja, Sha­rif ha­bía pe­di­do a sus se­gui­do­res que le apo­ya­ran cuan­do lle­ga­ra pa­ra “cam­biar el fu­tu­ro del país”.

Sha­rif fue con­de­na­do por no po­der ex­pli­car el ori­gen del di­ne­ro con el que su fa­mi­lia com­pró va­rias pro­pie­da­des en Lon­dres, un he­cho que fue re­ve­la­do ha­ce dos años en los lla­ma­dos papeles de Pa­na­má. Su hi­ja es­tá acu­sa­da de coope­ra­do­ra ne­ce­sa­ria. Ya el año pa­sa­do el Tri­bu­nal Su­pre­mo le obli­gó a de­jar el pues­to de pri­mer mi­nis­tro e in­clu­so le ve­tó pa­ra di­ri­gir el PML, que des­de en­ton­ces en­ca­be­za for­mal­men­te su her­mano Shah­baz.

El po­lí­ti­co ha ne­ga­do las impu­tacio­nes y ase­gu­ra que es­tá sien­do víc­ti­ma de una ca­za de bru­jas ju­di­cial im­pul­sa­da por los mi­li­ta­res, con los que sus re­la­cio­nes no han si­do bue­nas en es­te úl­ti­mo man­da­to y que si­guen sien­do un po­der fác­ti­co. Mien­tras, en un país don­de los par­ti­dos es­tán fuer­te­men­te vin­cu­la­dos a las fa­mi­lias que los fun­dan, el de­cli­ve del PML ha ido pa­re­jo al su­yo.

Pe­ro si los ob­ser­va­do­res in­ter­pre­ta­ron la con­de­na a Sha­rif co­mo gol­pe de gra­cia a su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, su ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia pue­de con­ver­tir el re­vés en una opor­tu­ni­dad. Ash­faq Ah­med, sub­di­rec­tor del dia­rio Gulf News, opi­na que su re­gre­so va a im­pul­sar al PML. “Los vo­tan­tes pa­quis­ta­níes son gen­te muy emo­cio­nal, que ca­da vez que sus di­ri­gen­tes es­tán en si­tua­ción com­pro­me­ti­da creen que es­tán sien­do cas­ti­ga­dos por el sis­te­ma”, ex­pli­ca.

La con­de­na, el re­gre­so y el en­car­ce­la­mien­to de Sha­rif aña­den más ten­sión a una cam­pa­ña en­som­bre­ci­da por las ale­ga­cio­nes de in­ter­fe­ren­cias de los mi­li­ta­res y gol­pea­da por el te­rro­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.