Pro­pues­tas del can­di­da­to

El País (Andalucía) - - ESPAÑA -

Ile­ga­li­zar los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas.

“No po­de­mos ha­cer una po­lí­ti­ca reac­ti­va con los in­de­pen­den­tis­tas, hay que pre­ve­nir. Se pue­de ha­cer con la ley de par­ti­dos, co­mo se hi­zo con el en­torno de Ba­ta­su­na. En es­te ca­so no hay vio­len­cia, pe­ro sí coac­cio­nes, ame­na­zas, ni­ños que su­fren en los co­le­gios”.

Re­cu­pe­rar de­li­tos en el Có­di­go Pe­nal.

“Pro­pon­go la in­cor­po­ra­ción al có­di­go pe­nal del de­li­to de se­di­ción im­pro­pia, que se su­pri­mió en el Gobierno de Fe­li­pe González, y el de con­vo­ca­to­ria ile­gal de re­fe­rén­dum, que su­pri­mió el de Za­pa­te­ro. Con esos dos de­li­tos nos ha­bría­mos evi­ta­do el pro­cés”.

Ley del abor­to.

“No nos gus­ta la ley de Za­pa­te­ro [la de pla­zos, vi­gen­te en la ac­tua­li­dad] y la va­mos a mo­di­fi­car. Que­re­mos vol­ver a la ley de 1985, la de su­pues­tos. El abor­to no es un de­re­cho. No pue­de ser ba­rra li­bre y un co­la­de­ro”

de­cla­ró el can­di­da­to pro­me­tien­do un cam­bio le­gis­la­ti­vo que Ra­joy tam­po­co hi­zo —aun­que ama­gó con ha­cer­lo— en el Gobierno. De los seis pre­can­di­da­tos a pri­ma­rias, el gru­po ul­tra­ca­tó­li­co Haz­te oír so­lo apro­bó a Gar­cía Hernández y a Ca­sa­do por ser los úni­cos, de­cían, que de­fen­dían su­fi­cien­te­men­te “la vi­da, la fa­mi­lia y la uni­dad de Es­pa­ña”.

En lo eco­nó­mi­co, Ca­sa­do pro­cla­ma un “li­be­ra­lis­mo sin com­ple­jos” y ha re­clu­ta­do pa­ra su equi­po a Da­niel La­ca­lle, fi­cha­do en su día por Aguirre, y a Ma­nuel Pizarro. Cuan­do, en 2013, le pre­gun­ta­ron qué ha­ría si fue­ra pre­si­den­te del Gobierno, La­ca­lle res­pon­dió: “Re­ne­go­ciar to­das las sub­ven­cio­nes pa­ra cam­biar­las por in­cen­ti­vos fis­ca­les; po­ner un sis­te­ma fis­cal es­tán­dar y fi­jo, ba­jo y el mis­mo pa­ra to­dos, pa­ra que no ha­ya de­duc­cio­nes”. Un ví­deo apó­cri­fo con­tra Sáenz de San­ta­ma­ría di­fun­di­do ayer a tra­vés de What­sapp y re­des so­cia­les mos­tra­ba a uno de sus afi­nes, el ex­mi­nis­tro Cris­tó­bal Mon­to­ro, jun­to al ti­tu­lar: “Fe­roz subida de im­pues­tos”.

Otra mues­tra del gi­ro a la de­re­cha de Ca­sa­do es el he­cho de que ha recuperado a una di­ri­gen­te que aban­do­nó en 2008 la pri­me­ra lí­nea al en­ten­der que el PP “se des­di­bu­ja­ba” (Ma­ría San Gil) e in­ten­ta re­cu­pe­rar a otro que se fue a Vox (Jo­sé Antonio Or­te­ga La­ra). El vi­ce­se­cre­ta­rio ofre­ce a San Gil el car­go que quie­ra si ga­na. “Es­tos 10 años me he sen­ti­do ideo­ló­gi­ca­men­te muy huér­fa­na, pe­ro Pa­blo me ha de­vuel­to la ilu­sión por mi­li­tar en el PP”, di­jo la ex­pre­si­den­ta del par­ti­do en Eus­ka­di.

“[San­ta­ma­ría y Ca­sa­do] Se es­tán pe­lean­do por el úl­ti­mo com­pro­mi­sa­rio”, ad­mi­te el pre­si­den­te del co­mi­té or­ga­ni­za­dor del con­gre­so, Luis de Gran­des. Fi­nal­men­te, se­rán 3.082 los que vo­ta­rán, en ca­bi­nas y con so­bres, si lo desean, pa­ra evi­tar “mie­dos es­cé­ni­cos”. Den­tro de una se­ma­na se co­no­ce­rá el nom­bre del su­ce­sor de Mariano Ra­joy, pe­ro la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca ya es­tá abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.