Debate so­bre dos ma­las op­cio­nes

Cua­tro ju­ris­tas dis­cre­pan so­bre qué de­be­ría ha­cer Lla­re­na tras la re­so­lu­ción del tri­bu­nal ale­mán “Traer­le so­lo por mal­ver­sa­ción se­ría pre­miar al hui­do”, afir­ma un ex­per­to

El País (Andalucía) - - ESPAÑA -

es re­nun­ciar a la en­tre­ga si es so­lo por mal­ver­sa­ción”, sos­tie­ne Juan Ignacio Navas, abo­ga­do ex­per­to en de­re­cho de la UE. “Lo con­tra­rio, juz­gar­le por el de­li­to me­nor, pre­mia­ría al hui­do”, aña­de. En el sen­ti­do con­tra­rio re­fle­xio­na Ja­co­bo Do­pi­co, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal de la Car­los III de Ma­drid: “El pre­mio gor­do se­ría de­jar­le en Ale­ma­nia y no juz­gar­le por nin­gún de­li­to”, afir­ma Do­pi­co, pa­ra quien es­ta de­ci­sión su­pon­dría en la prác­ti­ca “un so­bre­sei­mien­to to­tal”.

Coin­ci­de con él el ju­ris­ta Mi­guel Pas­quau, que re­cuer­da que en la le­gis­la­ción es­pa­ño­la no ri­ge el prin­ci­pio de opor­tu­ni­dad (que se­ría no traer a Puig­de­mont por­que no con­vie­ne por es­tra­te­gia ju­rí­di­ca) sino el de le­ga­li­dad (que obli­ga a per­se­guir los de­li­tos). Tan­to Pas­quau co­mo Do­pi­co tie­nen se­rias du­das de que el ins­truc­tor del Su­pre­mo es­té fa­cul­ta­do pa­ra re­nun­ciar a juz­gar al ex­pre­si­dent. “Es­tá en­tran­do en un jue­go tác­ti­co que creo que no le co­rres­pon­de”, ad­vier­te el ca­te­drá­ti­co de la Car­los III, que lan­za una pre­gun­ta: “¿Pue­de un ins­truc­tor que tie­ne a su dis­po­si­ción a un pro­ce­sa­do no po­ner­lo a dis­po­si­ción del Tri­bu­nal Su­pre­mo?”. En su opi­nión, y en la de Pas­quau, no. Es­ta obli­ga­ción de per­se­guir el de­li­to se­ría aún más con­tun­den­te en el ca­so de la Fis­ca­lía, se­ña­lan am­bos ju­ris­tas, por lo que creen que el mi­nis­te­rio pú­bli­co de­be exi­gir a Lla­re­na que re­cla­me la en­tre­ga por mal­ver­sa­ción.

Sus te­sis di­ver­gen de la de Luis Arro­yo, es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho pe­nal in­ter­na­cio­nal y ex­vi­ce­pre­si­den­te del con­se­jo cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to Max-Planck de De­re­cho Pe­nal In­ter­na­cio­nal, con se­de en la ciu­dad ale­ma­na de Fri­bur­go de Bris­go­via, que cree que el ins­truc­tor no tie­ne que ren­dir­se. “La jus­ti­cia y el Es­ta­do tie­nen que de­fen­der su dig­ni­dad”, ad­vier­te Arro­yo, muy crí­ti­co con la re­so­lu­ción ale­ma­na. “Es un des­pro­pó­si­to. Una vio­la­ción del de­re­cho eu­ro­peo y del sen­ti­do co­mún”.

Arro­yo no tie­ne du­das de que Ale­ma­nia se ha ex­tra­li­mi­ta­do en el pa­pel que le co­rres­pon­día. “No es que se me­ta ya a exa­mi­nar los he­chos, sino que ha exa­mi­na­do las in­ten­cio­nes. Y ha con­clui­do que Puig­de­mont es un hom­bre bueno”, di­ce el ju­ris­ta, que apun­ta un da­to, en su opi­nión, “muy lla­ma­ti­vo”: en­tre la ju­ris­pru­den­cia que cita el tri­bu­nal ale­mán hay un li­bro cu­yo pri­mer au­tor es el le­tra­do de Puig­de­mont en ese país, Wolf­gang Schom­burg.

Pas­quau y Do­pi­co con­si­de­ran, sin em­bar­go, que los jue­ces ale­ma­nes han ac­tua­do co­rrec­ta­men­te. “Yo di­ría que ha si­do im­pe­ca­ble”, afir­ma el pri­me­ro. “Te­nían que ver si los he­chos eran de­li­to en Ale­ma­nia y han con­si­de­ra­do y ar­gu­men­ta­do que no”.

Arro­yo y el abo­ga­do Juan Ignacio Navas ven, en cam­bio, ar­gu­men­tos pa­ra que el Su­pre­mo lle­ve el ca­so al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE con op­cio­nes de ga­nar. Am­bos sos­tie­nen, ade­más, que el Gobierno ha­ría bien en pre­sen­tar una que­ja en la Co­mi­sión Eu­ro­pea con­tra Ale­ma­nia por in­cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria. Arro­yo, buen co­no­ce­dor de ese país, ad­vier­te asi­mis­mo que a Es­pa­ña le fa­lla la po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción. “No sa­be­mos ex­pli­car que so­mos un país ple­na­men­te de­mo­crá­ti­co, allí to­da­vía nos tra­tan co­mo si no lo fué­ra­mos del to­do”, afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.