El CNI pa­gó a due­ños de ca­yu­cos pa­ra fre­nar la in­mi­gra­ción ile­gal

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - JO­SÉ ANTONIO HERNÁNDEZ,

El Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) usó fon­dos re­ser­va­dos pa­ra fre­nar la lle­ga­da ma­si­va de in­mi­gran­tes irre­gu­la­res a Ca­na­rias ba­jo el man­da­to del so­cia­lis­ta Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que tu­vo su pun­to cul­mi­nan­te en los años 2006 y 2007. Se­gún

A fi­na­les de 2006 el CNI de­ci­dió ac­tuar di­rec­ta­men­te en los lu­ga­res de ori­gen de los in­mi­gran­tes sub­saha­ria­nos y pa­gar di­ne­ro so­bre el te­rreno, con fon­dos re­ser­va­dos, pa­ra que se de­tu­vie­ra el tra­sie­go ha­cia Es­pa­ña de pa­te­ras car­ga­das de in­mi­gran­tes, al­gu­nos de ellos mu­je­res em­ba­ra­za­das y ni­ños.

Fuen­tes cer­ca­nas al Gobierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro re­co­no­cen que la si­tua­ción era in­sos­te­ni­ble en aque­llos años, y que lle­ga­ron a la con­clu­sión de que la me­jor ma­ne­ra de cor­tar la lle­ga­da de bar­ca­zas era ac­tuar de raíz en los paí­ses des­de los que sa­lían los bar­cos, co­mo Se­ne­gal y Mau­ri­ta­nia. Se­gún es­tas fuen­tes, se lle­gó a pa­gar a los due­ños de los ca­yu­cos pa­ra que de­ja­ran de trans­por­tar in­mi­gran­tes.

Los ac­tua­les res­pon­sa­bles del CNI han de­cli­na­do ha­cer de­cla­ra­cio­nes al res­pec­to. Otras fuen­tes cer­ca­nas al Eje­cu­ti­vo de en­ton­ces ase­gu­ran que lo úni­co que se hi­zo fue “ne­go­ciar” con las em­pre­sas que su­mi­nis­tra­ban los re­pues­tos de los ca­yu­cos, es­pe­cial­men­te fuen­tes pró­xi­mas al Eje­cu­ti­vo de en­ton­ces, se pa­gó a los due­ños de los ca­yu­cos pa­ra que de­ja­ran de trans­por­tar a in­mi­gran­tes. Otras fuen­tes so­lo re­co­no­cen que se pu­so en mar­cha una ope­ra­ción pa­ra in­te­rrum­pir el su­mi­nis­tro de re­pues­tos a es­tas re­des, so­bre to­do de mo­to­res pa­ra los ca­yu­cos.

los mo­to­res de fa­bri­ca­ción ja­po­ne­sa que equi­pa­ban es­tas em­bar­ca­cio­nes, pa­ra que los de­ri­va­ran a otro uso.

Tem­po­ral­men­te se con­si­guió rom­per la ca­de­na de re­pues­tos y fre­nar la sa­li­da de ca­yu­cos, pe­ro pron­to las re­des de trá­fi­co de per­so­nas bus­ca­ron otros ca­na­les de dis­tri­bu­ción, por lo que la ope­ra­ción re­sul­tó “es­ca­sa­men­te ren­ta­ble”, se­gún fuen­tes co­no­ce­do­ras de la mis­ma.

Fi­nal­men­te se op­tó por un plan­tea­mien­to más am­bi­cio­so pa­ra abor­dar el pro­ble­ma, que in­cluía la en­tre­ga de equi­pos po­li­cia­les y mi­li­ta­res, el des­plie­gue de pa­tru­lle­ras de la Guar­dia Ci­vil y la pues­ta en mar­cha de pro­gra­mas de coope­ra­ción, a tra­vés del de­no­mi­na­do Plan Áfri­ca.

En 2006 ha­bían si­do in­ter­cep­ta­dos en las cos­tas de Ca­na­rias 31.859 in­mi­gran­tes, la ma­yo­ría pro­ce­den­tes de Mau­ri­ta­nia y de otros paí­ses del Sahel co­mo Ma­lí, Bur­ki­na Fa­so, Chad y Ní­ger. A Te­ne­ri­fe arri­ba­ron en 2006 17.261 in­mi­gran­tes; 5.398 a Gran Ca­na­ria; 3.371 a La Go­me­ra y una can­ti­dad

si­mi­lar a Fuer­te­ven­tu­ra, El Hie­rro y Lanzarote. So­lo en tres días de mar­zo de 2006, con el ini­cio de la lle­ga­da del buen tiem­po, de­ce­nas de ca­yu­cos de­ja­ron ca­si 500 in­mi­gran­tes en las cos­tas ca­na­rias.

El Gobierno con­vo­có un ga­bi­ne­te de cri­sis en el que par­ti­ci­pa­ron los mi­nis­te­rios de Asun­tos Ex­te­rio­res, De­fen­sa, In­te­rior y Asun­tos So­cia­les, pa­ra bus­car una sa­li­da al pro­ble­ma, ya que los cen­tros de aco­gi­da del ar­chi­pié­la­go es­ta­ban des­bor­da­dos. Pa­ra des­con­ges­tio­nar las is­las, mu­chos in­mi­gran­tes fue­ron traí­dos lue­go a la Pe­nín­su­la.

Ayu­das y bu­ques

La in­ter­ven­ción de los agen­tes se­cre­tos es­pa­ño­les so­bre el te­rreno aca­bó ha­cien­do efec­to, se­gún sos­tie­nen al­gu­nas fuen­tes de aquel Eje­cu­ti­vo, y en 2007 y 2008 se pro­du­jo un des­cen­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en la lle­ga­da de pa­te­ras a Es­pa­ña. Si en 2006 arri­ba­ron 31.859 in­mi­gran­tes, en 2007 la ci­fra ca­yó a 12.478, y en 2008, a al­go me­nos de 2.000. en­tre ellos seis ni­ños y cua­tro mu­je­res em­ba­ra­za­das.

El pa­sa­do fin de se­ma­na las cos­tas ma­la­gue­ñas tam­bién fue­ron es­ce­na­rio de la lle­ga­da ma­si­va de pa­te­ras: 231 per­so­nas fue­ron res­ca­ta­das en la ma­dru­ga­da del do­min­go en cin­co em­bar­ca­cio­nes lo­ca­li­za­das en el mar de Al­bo­rán. La mo­vi­li­za­ción de los equi­pos de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, hu­ma­ni­ta­ria y

El Gobierno de Za­pa­te­ro dio ade­más ayu­das económicas a los paí­ses des­de cu­yas cos­tas par­tían los ca­yu­cos rum­bo a Ca­na­rias e in­clu­so a las cos­tas an­da­lu­zas, y des­pla­zó tam­bién a va­rios bu­ques de la Ar­ma­da a la zo­na en 2007 pa­ra in­ter­cep­tar los ca­yu­cos an­tes de que es­tos lle­ga­sen a Ca­na­rias. Pe­ro fuen­tes co­no­ce­do­ras del ope­ra­ti­vo se­cre­to se­ña­lan que lo que real­men­te hi­zo des­cen­der las ava­lan­chas de pa­te­ras fue­ron los pa­gos di­rec­tos a los due­ños de las bar­ca­zas que traían a los in­mi­gran­tes en lar­gas tra­ve­sías a tra­vés de las cos­tas afri­ca­nas y que, so­lo en 2006, de­ja­ron un mi­llar de muer­tes en aguas del atlán­ti­co afri­cano. Las ayu­das a esos paí­ses no da­ban los fru­tos es­pe­ra­dos y por eso se op­tó por una in­ter­ven­ción dis­tin­ta.

Los agen­tes del CNI se des­pla­za­ron a los lu­ga­res de don­de sa­lían las pa­te­ras, con­tac­ta­ron con los due­ños de los ca­yu­cos y les pa­ga­ron fuer­tes su­mas de di­ne­ro (más o me­nos lo que ob­te­nían de los in­mi­gran­tes) pe­ro con la con­di­ción de que de­ja­sen de lle­var­los a Ca­na­rias y a las cos­tas es­pa­ño­las. Los agen­tes se­cre­tos desplazados a la zo­na ac­tua­ron en con­ni­ven­cia con sus co­le­gas de la in­te­li­gen­cia de los paí­ses de los que pro­ce­dían los ca­yu­cos, con la co­la­bo­ra­ción de em­ba­ja­do­res es­pa­ño­les en los mis­mos. le­gal (el Co­le­gio de Abo­ga­dos de Má­la­ga tie­ne un turno de ofi­cio es­pe­cí­fi­co pa­ra aten­der a los mi­gran­tes que lle­gan en pa­te­ra) fue in­me­dia­ta y el Ayun­ta­mien­to, an­te la fal­ta de es­pa­cio, ce­dió por se­gun­da vez en dos se­ma­nas el pa­be­llón mu­ni­ci­pal Ti­ro de Pi­chón. Allí fue­ron lle­va­dos 183 va­ro­nes. 43 mu­je­res y cin­co me­no­res que­da­ron ins­ta­la­dos en pla­zas de aco­gi­da de Cruz Ro­ja.

/ JON NAZ­CA (REUTERS)

Un gru­po de in­mi­gran­tes res­ca­ta­dos en aguas del Es­tre­cho, ayer en el puer­to de Ta­ri­fa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.