El de­sen­can­to de la no­ve­dad

El País (Andalucía) - - CULTURA - VI­CEN­TE VER­DÚ

El Mun­dial de fút­bol que con­clu­ye ma­ña­na ha si­do un tor­neo des­lu­ci­do, pe­ro lo peor es que me­ga­cons­truc­cio­nes co­mo es­ta fue­ran tan abu­rri­das. No im­por­ta los al­bo­ro­zos en al­gu­nas na­cio­nes y la tris­tu­ra en otras co­mo es de ra­zón. En con­jun­to, sin em­bar­go, ha per­di­do tan­to pres­ti­gio emo­cio­nal co­mo ex­pec­ta­ti­va de en­can­to. Una ar­pi­lle­ra de co­lor ce­ni­za ha pa­re­ci­do cu­brir la me­dio­cri­dad del jue­go y los re­sul­ta­dos.

Mez­quin­dad en el mar­ca­dor, mar­ca­dor de ba­ja gra­dua­ción pa­ra las no­ve­da­des de equi­po y la fi­gu­ra del hé­roe. El cam­peo­na­to ha trans­cu­rri­do así so­bre las ro­de­las de un queha­cer can­sa­do de sí y el te­dio —exa­mi­na­do ob­je­ti­va­men­te— ha si­do el tu­fo do­mi­nan­te. Ni el VAR y sus nue­vos mo­dos han con­tri­bui­do a pro­cu­rar­le ma­yor lu­jo y, por si fal­ta­ba po­co, la abo­mi­na­ble es­té­ti­ca ru­sa so­lo ha em­peo­ra­do los di­se­ños y la co­reo­gra­fía.

Pe­ro no es, sin em­bar­go, una ex­cep­ción es­te ca­rác­ter de re­ti­ra­ción sin des­pla­za­mien­to atrac­ti­vo. Cru­za­mos una épo­ca —des­de la Gran Cri­sis— en que ya no se vi­ve es­pe­ran­do una no­ve­dad, más ben­di­ta o pe­li­gro­sa, sino asu­mien­do lo que se pa­re­ce a un pro­ve­nir en­si­mis­ma­do en su me­nos­ca­bo.

Des­de el de­sen­can­to po­lí­ti­co al co­mer­cial (en la ro­pa, en los mue­bles, en los ar­te­fac­tos has­tia­dos de apps), has­ta las in­ter­mi­na­bles se­cue­las no­ve­lís­ti­cas o ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, el mun­do pa­re­ce gi­rar en una iner­cia sin sa­li­da de lo mis­mo. La eco­no­mía no avanza ni re­tro­ce­de y sin las atra­bi­lia­rias sa­cu­di­das de Trump to­do se­ría un vai­vén des­gas­ta­do. La bol­sa sube y ba­ja, cre­ce y de­cre­ce, pro­me­te y de­cep­cio­na co­mo una ré­pli­ca del mo­vi­mien­to in­mó­vil.

Vi­vi­mos co­mo en un re­don­del de pre­mio­sos can­gi­lo­nes. No hay un más allá co­mo apues­ta por lo me­jor y, ex­cep­cio­nal­men­te, a to­do atis­bo de ani­mo­si­dad se le in­yec­ta pron­to un anes­té­si­co que la ha­ce re­gre­sar so­bre su mis­mo eje.

¿Años y pe­ni­ten­cia? Es­ta­do de ata­ra­xia. De un lí­der y su cohor­te de ideas ca­bría es­pe­rar un ci­mien­to o una si­mien­te de ideas pe­ro, ¿dón­de es­tán?

La car­co­ma po­lí­ti­ca ca­da vez más fos­ca lo re­cu­bre ca­si to­do de lo mis­mo. Va­cío o no. ¿Años de plo­mo? Años pe­sa­dos y gri­ses que ni matan co­mo ba­las fa­ta­les ni en­dul­zan las ilu­sio­nes, por in­ci­pien­tes que sean. Años de amar­gu­ra in­sul­sa, tiem­pos de de­ca­den­cia sin aquel in­tere­san­te y ve­ne­no­so sa­bor a ver­dín de an­ta­ño. Fin de la es­pe­ran­za en la no­ve­dad, de­sen­can­to an­te la pró­xi­ma re­me­sa de no­ti­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.