Jus­tin Bie­ber, es­cán­da­lo y éxi­to a par­tes igua­les

El can­tan­te pro­cla­ma que ha lle­ga­do su triun­fo per­so­nal al pro­me­ter­se con Hai­ley Bald­win, pe­ro per­sis­te su imagen dís­co­la

El País (Andalucía) - - GENTE - IGNACIO GO­MAR,

Fal­ta­ba la con­fir­ma­ción ofi­cial y fi­nal­men­te lle­gó vía re­des so­cia­les. Jus­tin Bie­ber se ca­sa con Hai­ley Bald­win. El can­tan­te ha proclamado su amor a tra­vés de sus más de cien mi­llo­nes de se­gui­do­res. Ha­bía ru­mo­res des­de ha­ce se­ma­nas pe­ro aún así el anun­cio ha si­do im­pac­tan­te. Ha­ce so­lo cua­tro me­ses, coin­ci­dien­do con el 24 cum­plea­ños de Bie­ber, su no­via era Se­le­na Go­mez, con la que se ha­bía re­con­ci­lia­do a fi­na­les de 2017. Sin em­bar­go, la se­gun­da opor­tu­ni­dad que se ha da­do con la so­bri­na de Alec Bald­win, de 21 años, y con la que ya es­tu­vo en 2016 ha si­do definitiva. En so­lo seis se­ma­nas se han com­pro­me­ti­do. Du­ran­te su pri­mer no­viaz­go, ella de­cla­ró que es­tar con al­guien co­mo él era “muy du­ro”. Hoy, Jus­tin Bie­ber se de­cla­ra mu­cho más tran­qui­lo, pe­ro lo cier­to es que el re­vue­lo ha vuel­to a acom­pa­ñar­le en es­te anun­cio. Al­go inevi­ta­ble en una estrella tan mar­ca­da por los es­cán­da­los co­mo por el éxi­to.

Bie­ber es­tá en­tu­sias­ma­do con su fu­tu­ro ma­tri­mo­nio. Es­tos días se ha sa­bi­do que él mis­mo ha di­se­ña­do el ani­llo de com­pro­mi­so que ya ha si­do fo­to­gra­fia­do en la mano de Hai­ley Bald­win. Am­bos se han es­ca­pa­do unos días a Nue­va York, ciu­dad don­de re­si­de Se­le­na Go­mez.

El año pa­sa­do el ar­tis­ta ca­na­dien­se pro­ta­go­ni­zó su úl­ti­ma gran po­lé­mi­ca. Can­ce­ló de gol­pe los úl­ti­mos 14 con­cier­tos de su gi­ra Pur­po­se. Tras ha­cer­lo pu­bli­có una car­ta en la que con­fe­sa­ba que “la amar­gu­ra, los ce­los y el mie­do” ha­bían con­du­ci­do su vi­da. Anun­cia­ba un pa­rón, pa­ra te­ner “una ca­rre­ra du­ra­de­ra, y tam­bién un co­ra­zón y un al­ma que sean es­ta­bles por­que eso sig­ni­fi­ca­rá que po­dré ser el hom­bre que as­pi­ro a ser, el ma­ri­do que al­gún día se­ré y el pa­dre que me gus­ta­ría ser”. Con es­tas pa­la­bras con­fir­ma­ba que la prio­ri­dad pa­sa­ba a ser su vi­da per­so­nal y que el ma­tri­mo­nio y for­mar una fa­mi­lia eran sus ob­je­ti­vos.

An­tes trans­cu­rrie­ron sie­te años de una ca­rre­ra me­teó­ri­ca en los que se for­jó una de las ma­yo­res es­tre­llas del pop. Un ído­lo de mi­llo­nes de jó­ve­nes, un icono de la mo­da… y una ce­le­bri­dad tan odia­da co­mo ado­ra­da. El mun­do ha si­do tes­ti­go de su pa­so de la ado­les­cen­cia a la edad adul­ta, ya que al­can­zó el éxi­to con so­lo 15 años, y tam­bién de ca­da uno de sus erro­res. No so­lo ha ig­no­ra­do y ha he­cho des­plan­tes pú­bli­cos a sus fans, las be­lie­bers. Tam­bién ha lim­pia­do el sue­lo con la ban­de­ra ar­gen­ti­na e in­clu­so ha con­ta­do chis­tes ra­cis­tas en las re­des. El si­guien­te pa­so fue­ron las es­pan­ta­das y can­ce­la­cio­nes. Se mar­chó en mi­tad de una en­tre­vis­ta ra­dio­fó­ni­ca en Los 40 en oc­tu­bre de 2015, y en mi­tad de un con­cier­to en Os­lo. Por úl­ti­mo, lle­gó la vio­len­cia. Un in­ci­den­te en un res­tau­ran­te, pu­ñe­ta­zo a su chófer y a un fan que in­ten­ta­ba fo­to­gra­fiar­le, y una con­de­na por agre­sión y con­duc­ción te­me­ra­ria. “No es­pe­ro que me en­tien­dan, pe­ro quie­ro que la gen­te ten­ga la opor­tu­ni­dad de co­no­cer de dón­de ven­go”, de­cía la car­ta en la que anun­cia­ba que se to­ma­ba un des­can­so.

Los es­cán­da­los no han in­flui­do en su éxi­to, ca­da vez ma­yor, con unas crí­ti­cas que han acla­ma­do su úl­ti­mo dis­co y su trans­for­ma­ción en un ar­tis­ta pa-

/ GTRES

Jus­tin Bie­ber, es­ta se­ma­na en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.