To­do sal­drá bien

No hay na­da más pa­re­ci­do a un me­lo­dra­ma que una fa­mi­lia real

El País (Andalucía) - - GENTE - BO­RIS IZA­GUI­RRE

Hay oca­sio­nes en que la vi­da te re­ga­la una sor­pre­sa. El pa­sa­do sá­ba­do en Lon­dres en­tré en una tien­da de Paul Smith, el di­se­ña­dor inglés que se ha he­cho fa­mo­so con su le­ma “clá­si­cos pe­ro con un twist”. Bus­ca­ba un tra­je con twist y co­lor, y un ca­ba­lle­ro es­pi­ga­do, sim­pá­ti­co a más no po­der, pe­lín hippy, nos dio la bien­ve­ni­da con un “pa­sen y vean”, co­mo si fue­ra el domador de un cir­co o el pro­pie­ta­rio de un ga­bi­ne­te de cu­rio­si­da­des. Ro­pa, mue­bles y ce­rá­mi­cas con­vi­ven en su tien­da de Al­be­mar­le Street. Era él, Paul Smith. Me re­cor­dó a Ele­na Be­na­rroch que tam­bién atien­de en su tien­da con idén­ti­co sa­voir fai­re. Smith vino ha­cia mí y un en­car­ga­do le in­for­mó de que el tra­je que bus­ca­ba no es­ta­ba en esa tien­da. En­ton­ces me lle­vó ha­cia su se­lec­ción de tra­jes, en co­lo­res arro­gan­tes, se fi­jó en el verde, y me di­jo: “Es­te co­lor es muy tú”. Y yo apro­ve­che el in­ter­cam­bio. “No, Paul. Es muy tú”. Él rió, ha­bía­mos he­cho con­tac­to. “Si te di­go la ver­dad”, con­ti­nuó Paul Smith, “es­toy he­cho un lío, ya no re­cuer­do cuál es el co­lor que he es­co­gi­do co­mo re­fe­ren­cia pa­ra el año pró­xi­mo”, sol­tó.

La vi­da es per­fec­ta en mo­men­tos así. Por eso, ima­gino que to­do va a sa­lir­le bien a Cris­tiano Ro­nal­do en la Ju­ven­tus. Y que tam­bién le irá bien a Flo­ren­tino aho­ra que se ha ali­via­do e ini­cia su pro­yec­to Lo­pe­te­gui. De­be de ser por­que han sur­gi­do an­te nues­tras re­ti­nas a la vez, pe­ro Lo­pe­te­gui y Pa­blo Ca­sa­do pa­re­cen hom­bres en la en­cru­ci­ja­da de to­mar el ca­mino que cam­bia­rá su vi­da. O de apro­ve­char el asue­to del ve­rano pa­ra re­fres­car­se, lo ne­ce­si­tan. Cris­tiano de­be­ría in­vi­tar­los a su sun­tuo­sa vi­lla grie­ga, don­de es­tá to­do el tiem­po ju­gan­do al vó­ley-pla­ya con un es­cue­to ba­ña­dor blan­co que es co­mo la res­pues­ta si­glo XXI al de Ur­su­la An­dress sa­lien­do del mar en la pe­lí­cu­la Dr. No.

Re­cor­dan­do esa imagen de la ac­triz sue­ca pien­so en la redacción de la re­vis­ta Fo­to­gra­mas en Bar­ce­lo­na. Se ha pu­bli­ca­do que la em­pre­sa edi­to­ra de la re­vis­ta la obli­ga a tras­la­dar­se a Ma­drid de­jan­do atrás dé­ca­das de his­to­ria. Me ape­na por­que la me­di­da afec­ta a per­so­nas que no desean mu­dar­se a Ma­drid. Y tam­bién me preo­cu­pa por el archivo de la re­vis­ta, Co­rin­na Sayn-Witt­gens­tein.

que po­dría dis­per­sar­se. En una oca­sión la re­vis­ta Va­nity Fair me en­car­gó una en­tre­vis­ta a So­fia Lo­ren, y Eli­sen­da Na­dal, la di­rec­to­ra eter­na de Fo­to­gra­mas, tu­vo un gran ges­to. Pe­se a que se tra­ta­ba de una re­vis­ta de la com­pe­ten­cia, me su­gi­rió que re­vi­sa­ra en el archivo to­do so­bre So­fia Lo­ren. “Son mu­chas car­pe­tas pe­ro al mi­rar las fo­tos se­gu­ro que se te ocu­rre al­go que pre­gun­tar­le”. Bin­go, sus­tra­je imá­ge­nes de gran­des pei­na­dos, ga­fas y gran­des de­cla­ra­cio­nes de Lo­ren y cuan­do se las en­se­ñé en Ro­ma du­ran­te la en­tre­vis­ta, ella mis­ma me pre­gun­tó: “To­do es­to, ¿no se­rá de Fo­to­gra­mas?” En es­te es­pí­ri­tu de buen ro­llo ve­ra­nie­go pien­so que to­do tam­bién sal­drá bien pa­ra el archivo y la mu­dan­za.

Vi­vi­mos tiem­pos de mu­dan­zas. To­do se es­tá mo­vien­do, Meg­han Mar­kle le es­tá pi­san­do los ta­lo­nes a Ka­te Midd­le­ton en una li­bre com­pe­ten­cia que nos trae­rá mu­chas ale­grías. Y ayu­da­ra a di­ge­rir las con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das a la prin­ce­sa Co­rin­na, que aho­ra más que ami­ga en­tra­ña­ble es un pe­li­gro real. Siem­pre sos­pe­ché que un día Co­rin­na de­ja­ría de mos­trar dien­tes y en­se­ña­ría uñas de tes­ta­fe­rro. Re­cuer­do cuan­do la co­no­cí en una fies­ta en Mia­mi du­ran­te Art Ba­sel. Es­plén­di­da, gua­pa, de mi edad y la de la in­fan­ta Cris­ti­na, me di­jo que pa­ra ella la con­fian­za era lo más im­por­tan­te en la vi­da: “Es lo pri­me­ro que otor­gas. Y lo pri­me­ro que pier­des”.

Ga­nar y per­der. Que es en lo que an­dan Ka­te y Meg­han, las nue­vas lady Di y Sa­rah Fer­gu­son pe­ro en tiem­pos del Bre­xit. Mien­tras Ka­te vis­te so­lo fir­mas in­gle­sas, con esa au­to­su­fi­cien­cia tan de Pa­qui­ta Sa­las y que los bri­tá­ni­cos tra­tan de sos­te­ner des­de siem­pre, Meg­han ha­ce ga­la de di­se­ña­do­res clá­si­co­rros ame­ri­ca­nos co­mo Ralph Lau­ren pa­ra acen­tuar su ori­gen. Ha si­do ma­ra­vi­llo­so ver­la ga­nar ese due­lo de na­cio­na­lis­mos en dos oca­sio­nes y con dos co­lo­res. Ama­ri­llo y verde ka­ki. Aun­que los tra­jes que pro­po­ne tie­nen un fuer­te olor a naf­ta­li­na y una cla­rí­si­ma in­fluen­cia Di­nas­tía, la se­rie que tri­tu­ró me­lo­dra­ma y gla­mour en los años ochen­ta. No hay na­da más pa­re­ci­do a una se­rie me­lo­dra­má­ti­ca de pri­me ti­me que una fa­mi­lia real reuni­da. Con o sin Co­rin­na.

/ REUTERS

La du­que­sa y el du­que de Sus­sex, en Lon­dres el pa­sa­do día 5.

/ JP YIM (GETTY)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.