Se­re­na Wi­lliams y el fac­tor ab­do­mi­nal

La es­ta­dou­ni­den­se, ci­ta­da con Ker­ber en la fi­nal, ma­ti­za su jue­go por las reite­ra­das ope­ra­cio­nes a las que se so­me­tió tras ser ma­dre

El País (Andalucía) - - DEPORTES - A. CIRIZA,

Pa­ra el te­nis, hoy no es un día cual­quie­ra, des­de lue­go no uno más. Es­to va mu­cho más allá de una fi­nal de Wim­ble­don. Hoy, Se­re­na Wi­lliams (Sa­gi­naw, Es­ta­dos Uni­dos; 36 años) se en­cuen­tra a un so­lo pel­da­ño de cons­ta­tar de­fi­ni­ti­va­men­te la gran as­cen­sión his­tó­ri­ca, de igua­lar los 24 gran­des de la aus­tra­lia­na Mar­ga­ret Court y por lo tan­to con­ver­tir­se en la me­jor te­nis­ta, da igual el gé­ne­ro, de to­dos los tiem­pos.

Si ba­te a la ale­ma­na An­ge­li­que Ker­ber so­bre la hier­ba ya roí­da de La Ca­te­dral (15.00, Mo­vis­tar+ D2), la nor­te­ame­ri­ca­na pon­drá el la­zo a una ca­rre­ra sal­pi­ca­da de to­do ti­po de ma­ti­ces, siem­pre ex­ce­si­va, sin pun­tos me­dios, com­pro­me­ti­da en 2011 cuan­do fue in­ter­ve­ni­da de ur­gen­cia de­bi­do a una em­bo­lia pul­mo­nar y que ha­ce dos años vol­vió a dar otro gi­ro co­per­ni­cano con su em­ba­ra­zo, y la pos­te­rior ma­ter­ni­dad. Te­nía 35 años, HOM­BRES

N. Djo­ko­vic RA­FA NA­DAL

K. An­der­son J. Is­ner

J. Goer­ges S. Wi­lliams

J. Os­ta­pen­ko A. Ker­ber ga­nó el Open de Aus­tra­lia es­tan­do de dos me­ses y aho­ra avis­ta los 37. El más di­fí­cil to­da­vía. In­te­rro­gan­tes, mu­chos in­te­rro­gan­tes en el ai­re.

Inigua­la­ble ex­pe­rien­cia, re­pi­te una y otra vez en al­to Se­re­na, pe­ro en su ca­so mu­cho más trau­má­ti­ca de lo desea­ble, pues­to que el pro­ce­so de dar a luz se com­pli­có so­bre­ma­ne­ra, co­mo re­co­no­cía ha­ce un par de días.

“Ser ma­dre es ge­nial, fan­tás­ti­co, pe­ro tu­ve un par­to com­pli­ca­do. No es nin­gún se­cre­to que tu­ve una re­cu­pe­ra­ción su­per­du­ra. Per­dí la cuen­ta de to­das las ope­ra­cio­nes que tu­ve… Se con­vir­tie­ron en una ru­ti­na. Fue ver­da­de­ra­men­te du­ro”, re­cuer­da la es­ta­dou­ni­den­se, que ese 1 de sep­tiem­bre su­frió otra em­bo­lia que pu­do cos­tar­le la vi­da a ella y a su pri­me­ra hi­ja, Ale­xis Olym­pia Oha­nian. “Hu­bo un tiem­po en el que no po­día ni si­quie­ra ir an­dan­do ha­cia el bu­zón de mi ca­sa… Mu­cha gen­te di­ce: ella de­bía es­tar en la fi­nal aquí, pe­ro pa­ra mí es­to su­po­ne so­bre to­do pla­cer y di­ver­sión, por­que ha­ce me­nos de un año pa­sé por mu­chas co­sas”, am­plió des­pués de ba­tir a Ju­lia Goer­ges en las se­mi­fi­na­les.

Wi­lliams dis­fru­ta de su nue­va vi­da y su nue­va con­di­ción, la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.