El in­só­li­to Griez­mann

In­flui­do por Si­meo­ne, en las úl­ti­mas dé­ca­das no se re­cuer­da a una estrella que co­rra tan­to ha­cia atrás e in­sis­ta tan­to en la ne­ce­si­dad de de­fen­der co­mo el fran­cés

El País (Andalucía) - - MUNDIAL 2018 DEPORTES - LA­DIS­LAO J. MOÑINO,

Lo in­só­li­to de An­toi­ne Griez­mann no re­si­de en su evo­lu­ción ha­cia un ju­ga­dor más com­ple­to des­de el pun­to de vis­ta ofen­si­vo. Des­pués de ha­ber na­ci­do ex­tre­mo, en­tró en la com­ple­ja es­tir­pe de los ju­ga­do­res que son ca­pa­ces de in­ter­pre­tar el jue­go des­de la con­cep­ción del es­pa­cio­tiem­po. Su ati­pi­ci­dad tam­po­co res­pon­de a sus acre­di­ta­das do­tes de go­lea­dor pun­tual. La ex­clu­si­vi­dad del yo fut­bo­lís­ti­co de Griez­mann es­tá en que no se re­cuer­da en las úl­ti­mas dé­ca­das a una fi­gu­ra mun­dial que pon­de­re tan­to en sus dis­cur­sos la ne­ce­si­dad de de­fen­der y tra­ba­jar pa­ra el co­lec­ti­vo co­mo pie­dra fi­lo­so­fal del éxi­to. Qui­zá des­de Al­fre­do Di Sté­fano, del que de­cían que re­ga­ba los cam­pos con san­gre en vez de con su­dor, no se ha co­no­ci­do a un ju­ga­dor ofen­si­vo tan im­pli­ca­do en el jue­go de­fen­si­vo.

En la mo­der­ni­dad, fren­te al he­do­nis­mo si­len­cio­so de Mes­si, el his­trió­ni­co de Cris­tiano Ro­nal­do o el vir­gue­ro y lú­di­co de Ney­mar, Griez­mann opo­ne el su­fri­mien­to del es­fuer­zo. No hay una ve­det­te en el ac­tual pa­no­ra­ma del fút­bol mun­dial a la que se vea co­rrer tan­to ha­cia atrás, o arras­trar el tra­se­ro pa­ra lim­piar­le el ba­lón a un con­tra­rio.

Las vías que Griez­mann ima­gi­na pa­ra de­rro­tar a Croa­cia en la fi­nal del Mun­dial de ma­ña­na, no prio­ri­zan el ata­que. Las lí­neas maes­tras y las cla­ves de la fi­nal que pa­san por su ca­be­za apun­tan más a la por­te­ría de Llo­ris que a la de Su­ba­sic. “La de­fen­sa es lo más im­por­tan­te, por­que sa­be­mos que arri­ba po­de­mos mar­car la di­fe­ren­cia en cual­quier mo­men­to, ya sea Ky­lian [Mbap­pé] con su des­bor­de y su ve­lo­ci­dad, Oli­vier [Gi­roud] en un cen­tro que re­ma­te o yo en una pe­que­ña lo­cu­ra de esas que pa­san ca­da cier­to tiem­po”.

En la con­cep­ción fa­bril con la que Griez­mann in­ter­pre­ta el jue­go, ha si­do de­ci­si­va la in­fluen­cia que so­bre él ha ejer­ci­do Die­go Pa­blo Si­meo­ne, pa­ra el que en un equi­po exis­te ta­lla­je del mono de tra­ba­jo pa­ra to­dos sus com­po­nen­tes. “Ten­go la suer­te de tra­ba­jar con el me­jor en­tre­na­dor en lo de­fen­si­vo, veo co­sas so­bre el te­rreno, tra­to de de­cir­las, de en­se­ñar­les a mis com­pa­ñe­ros. Ten­go esa suer­te de ju­gar con el Cho­lo, así que doy con­se­jos y tru­cos pa­ra reor­de­nar­nos de­fen­si­va­men­te”, ad­mi­te Griez­mann. En el par­ti­do con Ar­gen­ti­na de cuar­tos de fi­nal, con 4-2 en el mar­ca­dor Lu­cas se lle­vó una re­pri­men­da de Griez­mann cuan­do in­ten­ta­ba su­bir al ata­que.

La vi­sión prag­má­ti­ca que tie­ne la estrella fran­ce­sa le lle­va a re­ba­tir a los crí­ti­cos con el jue­go y el es­ti­lo de su se­lec­ción. Sus as­pa­vien­tos re­cha­zan­do las pre­gun­tas que le re­cor­da­ban las crí­ti­cas de Cour­tois y Ha­zard al tér­mino de la se­mi­fi­nal de San Petersburgo de­ri­va­ron en una res­pues­ta ple­na de iro­nía y sar­cas­mo: “Cour­tois fue cam­peón de Li­ga en el Atlé­ti­co de Ma­drid, aho­ra jue­ga en el Chel­sea, que creo que jue­ga co­mo el Bar­ce­lo­na. No me im­por­ta có­mo ju­ga­mos o có­mo ga­ne­mos. Yo lo que quie­ro es la estrella de cam­peón del mun­do, lo de­más no me im­por­ta. Tam­po­co el Ba­lón de Oro”.

lo pri­me­ro. Sin un gru­po, no pue­des ha­cer na­da”, ad­vir­tió an­tes de re­cal­car que tam­po­co le agra­da mu­cho que le di­gan “Gri­zou” pa­ra em­pa­ren­tar­le con el di­mi­nu­ti­vo de Zi­da­ne, Zi­zou: “Pre­fie­ro Gri­zie”. Pre­gun­ta­do por qué ha­ce pa­ra com­ba­tir la pre­sión an­tes de la fi­nal, con­tó que sus ru­ti­nas son las ha­bi­tua­les: “Jue­go al Fort­ni­te en la Play to­do el día, be­bo ma­te, dis­fru­to del fút­bol...”.

Por úl­ti­mo re­fle­xio­nó so­bre su país: “Tie­nes que es­tar or­gu­llo­so de ser fran­cés. Cuan­do es­tás en Fran­cia, co­mes bien, es un país her­mo­so, tie­nes una gran se­lec­ción de fút­bol, tie­nes que es­tar or­gu­llo­so. Vi­mos las fo­tos, los ví­deos (del jú­bi­lo tras la se­mi­fi­nal). Mi pue­blo, Ma­con, fue una lo­cu­ra cuan­do nos cla­si­fi­ca­mos pa­ra la fi­nal”.

La pre­dis­po­si­ción de Griez­mann a las la­bo­res de za­pa han ge­ne­ra­do un efec­to do­mi­nó en­tre sus com­pa­ñe­ros de ata­que. “No tu­ve que ha­cer de­ma­sia­do es­fuer­zo en con­ven­cer a mis com­pa­ñe­ros de equi­po a la ho­ra del sa­cri­fi­cio. Si Mbap­pé y Gi­roud me ven en nues­tra área de­fen­si­va, ellos mis­mos se pre­gun­tan si él lo ha­ce por qué no voy a ha­cer­lo yo. No­so­tros mis­mos nos di­ji­mos que te­nía­mos que ser un blo­que só­li­do, di­fí­cil de su­pe­rar y, po­co a po­co, he­mos me­jo­ra­do, ca­da vez he­mos si­do más di­fí­ci­les de su­pe­rar, eso es lo bo­ni­to”.

El es­ti­lo del Atlé­ti­co

Los pa­ra­le­lis­mos en­tre la Fran­cia de Des­champs y el Atlé­ti­co de Si­meo­ne son pal­ma­rios. En ese con­tex­to, Griez­mann se sien­te muy có­mo­do. “Es el es­ti­lo de jue­go que ten­go en el club”, afir­ma a la vez que es­ta­ble­ce un ne­xo de unión en­tre su se­lec­cio­na­dor y su en­tre­na­dor de club. “Si­meo­ne no duer­me por el fút­bol, es un en­tre­na­dor que lo vi­ve en to­do mo­men­to. Es di­fe­ren­te de Des­champs en eso, pe­ro am­bos quie­ren lo mis­mo, ga­nar, y sa­ben có­mo ha­cer­lo, qué tác­ti­cas usar en el cam­po”.

El es­ti­lo y la desen­vol­tu­ra de Griez­mann pa­ra in­ter­pre­tar ese fút­bol que na­ce des­de la so­li­dez de­fen­si­va y la ges­tión de las ven­ta­jas en el mar­ca­dor ha re­for­za­do su li­de­raz­go en­tre los in­ter­na­cio­na­les fran­ce­ses. El bri­llo con la pe­lo­ta de Griez­mann ha apa­re­ci­do cuan­do Fran­cia se ha pues­to por de­lan­te en el mar­ca­dor. En­ton­ces, su fi­gu­ra se ele­va en la me­dia­pun­ta y en el cen­tro del cam­po pa­ra ma­ne­jar los tiem­pos del par­ti­do. Él se ofre­ce con la mis­ma cons­tan­cia con la que sus com­pa­ñe­ros lo bus­can pa­ra que go­bier­ne y duer­ma los par­ti­dos.

Pri­me­ro Ar­gen­ti­na y des­pués los uru­gua­yos y des­pués los bel­gas, asis­tie­ron a la mu­le­ta tem­pla­do­ra de Griez­mann. “Pue­do en­ten­der el jue­go por mí mis­mo y lle­var el par­ti­do al lu­gar que más nos con­ven­ga, ace­le­rar o des­ace­le­rar cuan­do es ne­ce­sa­rio”. La ex­pre­sión “lle­var el par­ti­do al lu­gar que más nos con­ven­ga”, es un clá­si­co de las in­ter­ven­cio­nes de Si­meo­ne. Tam­bién for­ma par­te de los có­di­gos ro­ji­blan­cos la pa­la­bra gue­rri­lle­ro: “Creo que el gru­po es nues­tra gran for­ta­le­za, el po­der lu­char el uno por el otro. Te­ne­mos 23 gue­rre­ros, lo ve­mos en ca­da par­ti­do, in­clu­so aque­llos que jue­gan me­nos sal­tan des­de el ban­qui­llo cuan­do hay un gol. Es el es­ta­do de áni­mo de una fa­mi­lia que na­ció y de­be ter­mi­nar con la con­quis­ta del Mun­dial. Vi­vi­mos tan bien que po­de­mos pa­sar ho­ras y ho­ras jun­tos. A ve­ces, se nos ha­ce tar­de ha­blan­do por la no­che, pe­ro eso es lo que nos ha­ce pe­lear el uno con el otro en el te­rreno. Ha­ce­mos el es­fuer­zo de ha­cer que el otro se sien­ta or­gu­llo­so de no­so­tros”.

La ver­sión más jo­vial de Griez­mann emer­gió cuan­do fue pre­gun­ta­do por su la­bor go­lea­do­ra en es­te cam­peo­na­to: “Co­mo per­di­mos la Eu­ro­co­pa sien­do yo el má­xi­mo go­lea­dor, pen­sé que si mar­co me­nos go­les po­dre­mos ga­nar el Mun­dial”.

/ SER­GEI ILNITSKY (EFE)

An­toi­ne Griez­mann in­ten­ta de­te­ner un re­ma­te ejer­cien­do de por­te­ro, ayer en el en­tre­na­mien­to de Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.