La gra­ti­tud del enemi­go

El País (Andalucía) - - MUNDIAL 2018 DEPORTES - JUAN VILLORO

En­tre las tur­bu­len­cias de Ru­sia 2018 des­ta­ca al­go que no ocu­rrió: Griez­mann se ne­gó a fes­te­jar su gol an­te Uru­guay. Es­ta seña de res­pe­to sue­le ocu­rrir cuan­do un fut­bo­lis­ta le ano­ta al equi­po en el que mi­li­tó an­tes y así re­co­no­ce a la afi­ción que una vez gri­tó su nom­bre y a la di­rec­ti­va que le pa­gó su Ma­se­ra­ti. Lo in­só­li­to es que su­ce­da en un Mun­dial, don­de los le­gio­na­rios ta­tua­dos en va­rias pa­trias tie­nen la ilu­sión de per­te­ne­cer a un país.

El ti­ro de Griez­mann lle­va­ba po­ten­cia, pe­ro iba a las ma­nos del ex­pe­ri­men­ta­do Mus­le­ra; sin em­bar­go, al to­car la pe­lo­ta, el guar­da­me­ta reac­cio­nó co­mo si los plás­ti­cos de Adi­das fue­ran ra­diac­ti­vos y el ba­lón aca­bó en la por­te­ría. El de­lan­te­ro fran­cés no mos­tró su ha­bi­tual son­ri­sa de ni­ño en una feria. Pa­re­cía ha­ber leí­do la his­to­ria más tris­te de Onet­ti.

Su reac­ción pu­do atri­buir­se al pun­do­nor pro­fe­sio­nal: des­de­ña­ba un gol per­mi­ti­do por un error del por­te­ro. Otra po­si­bi­li­dad era más ex­tra­ña, pe­ro ya sa­be­mos que los orí­ge­nes de los hé­roes son con­fu­sos: Griez­mann ha­bía si­do uru­gua­yo. La au­tén­ti­ca ex­pli­ca­ción re­sul­tó aún más sor­pren­den­te. En una ac­ti­vi­dad don­de se com­pi­te sin mi­ra­mien­tos, un fut­bo­lis­ta hon­ra­ba a sus ad­ver­sa­rios.

Los afi­cio­na­dos de na­cio­nes per­de­do­ras so­le­mos te­ner un se­gun­do país pa­ra que nues­tras emo­cio­nes lle­guen le­jos. Des­de 1970, cuan­do el Brasil de Pe­lé se co­ro­nó en el Es­ta­dio Az­te­ca, nues­tra se­lec­ción sus­ti­tu­ta ha­bía si­do la ver­dea­ma­re­la. Los fin­gi­dos es­ter­to­res de Ney­mar en Ru­sia li­qui­da­ron nues­tro de­seo de ser fal­sos bra­si­le­ños.

Lo ra­ro es que un ju­ga­dor ten­ga una se­gun­da se­lec­ción. Cuan­do Griez­mann lle­gó a la Real So­cie­dad a los 18 años se vio arro­pa­do por uru­gua­yos: el en­tre­na­dor Mar­tín La­sar­te, y los ju­ga­do­res Car­los Bueno y Die­go Ifrán. Se acos­tum­bró al ma­te, los asa­dos, las lar­gas con­ver­sa­cio­nes so­bre un pai­si­to que no co­no­cía. En el Atlé­ti­co de Ma­drid le ocu­rrió lo mis­mo con el Ce­bo­lla Ro­drí­guez, Jo­sé Ma­ría Gi­mé­nez y su com­pa­dre, Die­go Go­dín, de­fen­sa de leal bra­vu­ra que ha sa­li­do del cam­po sin tres y de la Co­pa del Mun­do sin una tar­je­ta ama­ri­lla.

Cuen­ta Eduar­do Ga­leano que des­pués del Ma­ra­ca­na­zo, Ob­du­lio Va­re­la, ca­pi­tán de Uru­guay, pa­seó por las ca­lles de Río pa­ra con­vi­vir con los de­rro­ta­dos. Be­bió con gen­te que llo­ra­ba y abra­zó a las víc­ti­mas sin que ellas su­pie­ran que el con­sue­lo ve­nía de su ver­du­go. La es­ce­na ha lle­ga­do a no­so­tros co­mo una le­yen­da si­mi­lar a la de Bar­bo­sa, el por­te­ro que per­mi­tió la caí­da en Ma­ra­ca­ná y su­pues­ta­men­te con­vir­tió los pos­tes de la por­te­ría fa­tal en le­ña pa­ra un asa­do.

El tiem­po en­cuen­tra for­mas pe­cu­lia­res de pa­gar deu­das. 68 años des­pués de la ges­ta de Va­re­la, el ca­pi­tán de Uru­guay era Go­dín. Griez­mann no pu­do ser su enemi­go. Des­pués de ano­tar, ba­jó la vis­ta, co­mo si el ár­bi­tro hu­bie­ra or­de­na­do que la ju­ga­da fue­ra re­vi­sa­da por el VAR.

De­bía ser re­vi­sa­da por no­so­tros: el fút­bol exis­te pa­ra te­ner de­re­cho a la ale­gría, pe­ro es tan ra­ro que va­le más si un ju­ga­dor su­pri­me su ale­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.