Exó­ti­co Trump

El País (Andalucía) - - OPINIÓN - MÁRIAM MAR­TÍ­NEZ-BASCUÑÁN

Las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses han si­do fes­te­ja­das, en­tre otras co­sas, por la in­ten­si­fi­ca­ción de la di­ver­si­dad en el po­der po­lí­ti­co. El his­tó­ri­co nú­me­ro de can­di­da­tas con­si­guió im­pac­tar en los re­sul­ta­dos: dos con­gre­sis­tas in­dí­ge­nas, dos mu­sul­ma­nas, la aún vein­tea­ñe­ra Oca­sio-Cor­tez y un go­ber­na­dor abier­ta­men­te ho­mo­se­xual son al­gu­nos de los ejem­plos que di­bu­jan es­ta nue­va ima­gen, más he­te­ro­gé­nea, de lo pú­bli­co. Se tra­ta de un hi­to de­mo­crá­ti­co, pues la afir­ma­ción y ce­le­bra­ción de la di­fe­ren­cia con­tras­ta con una tra­di­ción re­pu­bli­ca­na don­de lo pú­bli­co se de­fi­ne des­de la igual­dad ma­len­ten­di­da co­mo ho­mo­ge­nei­dad, y des­de un Es­ta­do que cons­tru­ye su uni­ver­sal im­par­cia­li­dad con me­ca­nis­mos de asi­mi­la­ción que mu­chas ve­ces es­tig­ma­ti­za­ron la di­fe­ren­cia.

La con­quis­ta de la igual­dad for­mal de to­das las per­so­nas fue, des­de lue­go, un lo­gro re­vo­lu­cio­na­rio. ¿Su re­ver­so? Que ese ideal se cons­tru­ye­se so­bre la vir­tud y res­pe­ta­bi­li­dad mas­cu­li­nas, ex­clu­yen­do im­plí­ci­ta­men­te a quie­nes no se iden­ti­fi­ca­ban con al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de esa su­pues­ta iden­ti­dad uni­ver­sal. Ra­zón, fuer­za, blan­cu­ra y una for­ma de amar que no lla­ma­se la aten­ción so­bre su par­ti­cu­la­ri­dad eran los atri­bu­tos del ciu­da­dano que de­li­be­ra­ba en el ám­bi­to pú­bli­co, del es­ta­dis­ta o el bu­ró­cra­ta que acu­día a los clu­bes a dis­cu­tir de po­lí­ti­ca con sus pa­res y que, lle­ga­do el mo­men­to, de­fen­de­ría con su vi­da la na­ción, si fue­ra ne­ce­sa­rio.

En Na­cio­na­lis­mo y se­xua­li­dad, Geor­ge Mos­se ex­pli­ca có­mo el amor a la na­ción den­tro de ese Es­ta­do uni­ver­sa­lis­ta e im­par­cial se cons­tru­ye so­bre el es­que­ma del co­lor, la ra­za y el gé­ne­ro; es­to es, so­bre una po­lí­ti­ca de la iden­ti­dad don­de ha­bi­ta el sen­ti­do pro­fun­do del ser de un su­je­to que di­ri­mía el in­te­rés ge­ne­ral sin en­ten­der que so­lo re­pre­sen­ta­ba el in­te­rés de unos po­cos. Qui­zás el des­va­ne­ci­mien­to de esa idea ho­mo­gé­nea de na­ción ha­ya ter­mi­na­do por su­bli­mar­se en la ca­ri­ca­tu­ra de un hom­bre­ci­llo anaranjado que se di­ce guar­dián de las esen­cias iden­ti­ta­rias de aque­llos que con­si­de­ra ver­da­de­ra­men­te pue­blo. Ho­mo­se­xua­les, ne­gros, la­ti­nos, mu­sul­ma­nes y mu­je­res si­guen re­sul­tan­do al­go exó­ti­co a esa idea de na­ción blan­ca de Trump que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ne­ce­si­ta de los ex­clui­dos pa­ra po­der re­afir­mar­se co­mo pue­blo.

Qui­zás es­ta nue­va ex­pe­rien­cia de lo pú­bli­co que va abrién­do­se ca­mino en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se con­si­ga in­te­rro­gar a Trump so­bre su pro­pia iden­ti­dad. Al fin y al ca­bo, el sen­ti­do de nues­tro yo se ba­sa en una ma­ne­ra ac­ti­va de mi­rar: por eso con­vi­vir con los di­fe­ren­tes nos ha­ce to­mar con­cien­cia del lu­gar tan re­la­ti­vo que ocu­pa­mos en el mun­do. Tal vez al en­fren­tar­se a esa ima­gen más co­lo­ris­ta de lo pú­bli­co se dé cuen­ta de que lo ver­da­de­ra­men­te exó­ti­co de la na­ción en la que vi­ve es él.

DIEGO MIR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.