El es­cán­da­lo chi­leno es­ti­mu­la la lle­ga­da de de­nun­cias

El País (Andalucía) - - SOCIEDAD -

El prin­ci­pal pro­ble­ma, se­gún sue­len con­tem­plar ex­per­tos va­ti­ca­nos co­mo Hans Zoll­ner —que tam­bién ha se­ña­la­do que el epis­co­pa­do es­pa­ñol pue­de ha­cer más—, es la fal­ta de for­ma­ción y de men­ta­li­dad en la lu­cha con­tra los abu­sos. De­ma­sia­dos ca­sos han si­do si­len­cia­dos du­ran­te años, in­clu­so por los obis­pos, que han im­pe­di­do que lle­ga­sen a Ro­ma ale­gan­do que no ha­bía una de­nun­cia, pa­ra así evi­tar el es­cán­da­lo. Sin em­bar­go, ese ar­gu­men­to no se acep­ta­ría, pues la me­ra apa­ri­ción en pren­sa de una no­ti­cia, fi­gu­ra le­gal co­no­ci­da co­mo no­ti­tia cri­mi­nis —co­mo es­tá lle­van­do a ca­bo es­te pe­rió­di­co en las úl­ti­mas se­ma­nas— es con­si­de­ra­do por la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra una in­ves­ti­ga­ción.

Las gran­des in­ves­ti­ga­cio­nes ini­cia­das por el Va­ti­cano, es­pe­cial­men­te el ca­so de Chi­le, don­de los obis­pos re­nun­cia­ron en pleno tras de­mos­trar­se el es­cán­da­lo de los múl­ti­ples abu­sos del

sa­cer­do­te Fernando Ka­ra­di­ma y la ocul­ta­ción sis­te­má­ti­ca del obis­po Juan Ba­rros, han es­ti­mu­la­do el au­men­to de las de­nun­cias en el úl­ti­mo año. La trans­pa­ren­cia en los da­tos bri­lla por su au­sen­cia. Pe­ro si el año pa­sa­do lle­ga­ron 410 de­nun­cias al Va­ti­cano por De­lic­ta Gra­vio­ria —la gran ma­yo­ría se de­mues­tran cier­tas—, es­te año se al­can­za­ría una ci­fra cer­ca­na al do­ble. No se­ría un ré­cord his­tó­ri­co, pe­ro sí el má­xi­mo en la úl­ti­ma dé­ca­da. No es que ha­yan au­men­ta­do los ca­sos, sino que la ejem­plar re­so­lu­ción de es­cán­da­los co­mo el de Chi­le han in­cre­men­ta­do la con­fian­za de las víc­ti­mas en el sis­te­ma pu­ni­ti­vo a la ho­ra de de­nun­ciar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.