“Hay ni­ños que su­fren re­tro­ce­sos”

El País (Andalucía) - - SOCIEDAD -

La psi­có­lo­ga in­fan­til ho­lan­de­sa Coks Feens­tra, au­to­ra de El gran li­bro de los ge­me­los, tra­ba­ja des­de ha­ce dos dé­ca­das en Va­len­cia con ni­ños na­ci­dos de par­tos múl­ti­ples. Cree que no hay una re­gla ge­ne­ral pe­ro aler­ta de que se­pa­rar­los en la es­cue­la a una edad tem­pra­na “es da­ñino y se ba­sa en mi­tos”. “Los es­tu­dios de­mues­tran que los ni­ños lo pa­san mal y yo veo en mi con­sul­ta que mu­chos su­fren re­tro­ce­sos, an­sie­dad, re­trai­mien­to y peo­res re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos”, sos­tie­ne la psi­có­lo­ga. Ella re­co­mien­da la se­pa­ra­ción a par­tir de los cua­tro años “so­lo en el ca­so de que uno sea muy do­mi­nan­te y arras­tre al otro”. Y pi­de va­lo­rar de nue­vo la si­tua­ción a par­tir de los seis.

La es­pe­cia­lis­ta alu­de a las in­ves­ti­ga­cio­nes de Nancy Se­gal, psi­có­lo­ga evo­lu­ti­va y ge­ne­tis­ta del com­por­ta­mien­to de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia, que ex­pli­ca que los ni­ños de par­tos múl­ti­ples sue­len bus­car­se con la mi­ra­da en cla­se pa­ra sen­tir­se se­gu­ros. Y ci­ta otro es­tu­dio de 2014 de Lynn M. Gor­don, pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia (North­rid­ge), que re­ve­la que el 71% de di­rec­to­res de cen­tros es­ta­ba a fa­vor de la se­pa­ra­ción fren­te al 62% de los pa­dres, que pre­fe­ría te­ner a sus ge­me­los en una mis­ma cla­se. El 27% de los di­rec­to­res re­co­no­cía que im­po­nía es­ta me­di­da con­tra la vo­lun­tad de las fa­mi­lias. un 62% de los ca­sos fren­te al 38%, aun­que en un 30% se de­ba a que en los cen­tros so­lo hay una cla­se por cur­so. El in­for­me aña­de que los co­le­gios ga­lle­gos tie­nen en cuen­ta a los pro­ge­ni­to­res en un 36% de los ca­sos.

En 2017, un juez de Ba­da­joz dic­tó una sen­ten­cia en la que se obli­ga­ba a un co­le­gio ex­tre­me­ño, que in­sis­tía en se­pa­rar­los, a es­co­la­ri­zar jun­tos a unos me­lli­zos. Dio la ra­zón a la fa­mi­lia ba­sán­do­se en un in­for­me de un psi­có­lo­go, una psi­co­pe­da­go­ga y una tra­ba­ja­do­ra so­cial.

Re­so­lu­ción pio­ne­ra

La sen­ten­cia re­co­ge que un cen­tro “no pue­de se­pa­rar a unos me­lli­zos so­lo por ser­lo”. La re­so­lu­ción, pio­ne­ra en Es­pa­ña, de­ja­ba cla­ro que los co­le­gios “de­ben ser fle­xi­bles”. Ese mis­mo año, la Co­mu­ni­dad de Ma­drid fue la pri­me­ra en dar li­ber­tad de elec­ción a los pro­ge­ni­to­res. Re­mi­tió una ins­truc­ción a los co­le­gios en la que los ins­ta­ba a es­cu­char y aten­der el cri­te­rio de las fa­mi­lias, aun­que ma­ti­za­ba que su opi­nión no era vin­cu­lan­te. Sin em­bar­go, es­ta di­rec­triz, re­co­gi­da tam­bién por es­cri­to en las ins­truc­cio­nes de co­mien­zo de cur­so, se to­pó con la au­to­no­mía or­ga­ni­za­ti­va de los cen­tros y mu­chos de ellos ape­la­ron a sus nor­mas in­ter­nas pa­ra in­cum­plir­la. Es­te cur­so, la con­se­je­ría ma­dri­le­ña ha reite­ra­do su re­co­men­da­ción, pe­ro con ma­yor con­tun­den­cia, al eli­mi­nar la fra­se de que la opi­nión de los pa­dres no es vin­cu­lan­te.

Me­rit­xell Pa­lou, te­ra­peu­ta y ma­dre de me­lli­zas im­pul­so­ra del mo­vi­mien­to Múl­ti­ples Jun­tos en la Es­cue­la, ase­gu­ra que re­ci­be nu­me­ro­sas que­jas de la vul­ne­ra­ción de esa ins­truc­ción y ape­la a la apro­ba­ción de una nor­ma­ti­va ge­ne­ral pa­ra evi­tar es­tas si­tua­cio­nes y agra­vios com­pa­ra­ti­vos. En su pá­gi­na de Fa­ce­book, Pa­lou in­clu­ye tes­ti­mo­nios de pro­ge­ni­to­res que si­guen lu­chan­do pa­ra que se ten­ga en cuen­ta su op­ción de no se­pa­rar a sus hi­jos.

Joan Ga­me­ro, vo­cal de Pe­da­go­gía del Col.le­gi de Pe­da­gogs de Ca­ta­lun­ya y di­rec­tor en la es­cue­la L’Oreig de Pa­lle­jà, apues­ta por los ma­ti­ces: “Ni to­do es blanco ni to­do es ne­gro”. Ga­me­ro se ba­sa en su ex­pe­rien­cia per­so­nal (12 cur­sos co­mo di­rec­tor y 20 co­mo do­cen­te) en su cen­tro, don­de los múl­ti­ples no tie­nen más op­ción que com­par­tir au­la por­que hay una so­la lí­nea de In­fan­til. Así, se­ña­la que “no les per­ju­di­ca en ab­so­lu­to”, si bien con­si­de­ra que tam­po­co tie­ne por qué ser ne­ga­ti­vo se­pa­rar­los de cla­se si les va bien, “aun­que no así de co­le­gio”.

Bas­ta, sos­tie­ne Ga­me­ro, con “es­cu­char a los pa­dres” que de­ben “ejer­cer su li­ber­tad de elec­ción”. En su opi­nión, “tie­ne to­do el sen­ti­do” que los her­ma­nos com­par­tan cla­se, “sal­vo en la ado­les­cen­cia, en don­de sí ne­ce­si­tan re­for­zar su pro­pia iden­ti­dad”. “¿Por qué se­pa­rar­los cin­co ho­ras si el res­to del día es­tán bien jun­tos?”. Y en el ca­so de que sur­jan pro­ble­mas cuan­do com­par­ten au­la “ten­drá que in­ter­ve­nir el de­par­ta­men­to de psi­co­pe­da­go­gía del cen­tro, por­que se­rá un sín­to­ma de que al­go no va bien”, afir­ma. La edu­ca­ción, sos­tie­ne Ga­me­ro, “es una ba­lan­za en la que lo con­cep­tual y lo emo­cio­nal de­ben es­tar al 50%”.

/ ÓS­CAR CO­RRAL

Li­dia Feal, fo­to­gra­fia­da tras la si­lue­ta de sus hi­jas ge­me­las en una ima­gen de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.