“Fue tal vez una uto­pía la nues­tra”

De la Gue­rra Ci­vil al No­bel de Juan Ra­món Ji­mé­nez, las car­tas de Al­ber­to Ji­mé­nez Fraud, fun­da­dor de la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes, re­tra­tan la edad de pla­ta de la cul­tu­ra es­pa­ño­la

El País (Andalucía) - - CULTURA - JAVIER RODRIGUEZ MARCOS,

Pron­to ha­rá 30 años. El 9 de di­ciem­bre de 1988 Jaime Gil de Bied­ma le­yó sus poe­mas en la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes de Ma­drid. Ce­rró la ve­la­da con un tex­to ti­tu­la­do We­lling­ton Pla­ce que pre­sen­tó con es­tas pa­la­bras: “Aho­ra pue­do leer sin llo­rar el ho­me­na­je a don Al­ber­to y Natalia”. Su in­ten­ción ha­bía si­do abrir la lec­tu­ra con ese tex­to. La emo­ción se lo ha­bía im­pe­di­do. Es­ta­ba en­fer­mo de si­da. Mu­rió 13 me­ses des­pués. Gil de Bied­ma ha­bía ti­tu­la­do sus cuar­ti­llas con la di­rec­ción de la ca­sa de Ox­ford en la que ha­bía co­no­ci­do al his­tó­ri­co di­rec­tor de la Re­si­den­cia, Al­ber­to Ji­mé­nez Fraud, y a su es­po­sa, Natalia Cos­sío. Tras aban­do­nar Ma­drid en 1936, la pa­re­ja vi­vía exi­lia­da en Reino Uni­do.

De Gi­ner de los Ríos a Gil de Bied­ma y de Juan Ra­món Ji­mé­nez a Se­ve­ro Ochoa, es im­po­si­ble es­cri­bir la his­to­ria de la cul­tu­ra es­pa­ño­la del si­glo XX sin en­con­tra­se con Ji­mé­nez Fraud. De ello dan tes­ti­mo­nio las 1.800 car­tas que cru­zó con 200 co­rres­pon­sa­les en­tre 1905 y 1964. Se­lec­cio­na­das por Ja­mes Va­len­der, José García-Ve­las­co, Tatiana Aguilar-Álvarez Bay y Tril­ce Arro­yo y coedi­ta­das por la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes y la Fun­da­ción Uni­ca­ja —Fraud era ma­la­gue­ño—, las 3.000 mi­si­vas ocu­pan tres vo­lú­me­nes que ma­ña­na se pre­sen­tan en la pro­pia Colina de los Cho­pos.

Des­de que en 1910 re­ci­bie­ra el en­car­go de la Jun­ta de Am­plia­ción de Es­tu­dios de mon­tar un “pe­que­ño co­le­gio uni­ver­si­ta­rio” tan cer­ca de los pos­tu­la­dos de aus­te­ri­dad, to­le­ran­cia y cos­mo­po­li­tis­mo de la Ins­ti­tu­ción Libre de En­se­ñan­za co­mo le­jos de la que­ve­des­ca “tra­di­ción sór­di­da de las ca­sas de hués­pe­des”, la vi­da de Al­ber­to Ji­mé­nez Fraud (1883-1964) que­dó mar­ca­da por esa mi­sión. “Di­cen que soy una ma­dre-abe­ja que no pue­de vi­vir sin la pre­sión del en­jam­bre y, en efec­to, así es”, lle­ga­rá a de­cir. Pa­ra ha­cer­se una com­po­si­ción de la ri­que­za de aquel en­jam­bre bas­te re­cor­dar que en sus sa­lo­nes di­ser­ta­ron Al­bert Eins­tein, Ma­rie Cu­rie o Le Cor­bu­sier y que en­tre sus inquilinos es­tu­vie­ron Bu­ñuel, Lor­ca y Da­lí.

Si en las pri­me­ras car­tas se mez­clan la fi­lo­so­fía de la ins­ti­tu­ción con las ne­ce­si­da­des del la­bo­ra­to­rio mé­di­co de Juan Ne­grín —fu­tu­ro pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca— o las fac­tu­ras del car­bón com­par­ti­do con la Re­si­den­cia de se­ño­ri­tas, pron­to la po­lí­ti­ca se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta. De ahí que el epis­to­la­rio de Ji­mé­nez Fraud sea un tes­ti­mo­nio im­pa­ga­ble so­bre la apre­cia­ción que de mu­chos acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos tu­vie­ron sus con­tem­po­rá­neos. Así, en abril de 1917 el di­rec­tor de la Re­si­den­cia pen­sa­ba que Es­pa­ña en­tra­ría en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial “re­la­ti­va­men­te pron­to” mien­tras “in­te­rior­men­te” el país es­ta­ba “a dos de­dos de una re­vo­lu­ción”. No su­ce­dió ni lo uno ni lo otro. Lo que lle­gó fue la neu­tra­li­dad y, un lus­tro más tar­de, la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra.

Des­de su fun­da­ción, la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes fue ob­je­to de in­com­pren­sión por par­te de los ra­di­ca­les de las dos Es­pa­ñas, al­go que lle­gó al pa­ro­xis­mo con la Gue­rra Ci­vil. La “de­re­cha bron­ca” la de­fi­nía co­mo ins­ti­tu­ción de iz­quier­das mien­tras la “iz­quier­da bron­ca” veía en ella un fo­co reac­cio­na­rio. En julio de 1936 se oían de noche los fu­si­la­mien­tos en los al­re­de­do­res. Ca­da ma­ña­na los em­plea­dos des­cri­bían a las víc­ti­mas: un día un “se­ño­ri­to fas­cis­ta”; al si­guien­te, un “po­bre de al­par­ga­tas”. Ji­mé­nez Fraud izó las ban­de­ras bri­tá­ni­ca y es­ta­dou­ni­den­se pa­ra pro­te­ger a los alum­nos ex­tran­je­ros de los cur­sos de ve­rano y a to­dos los que bus­ca­ron re­fu­gio en la ca­sa, en­tre ellos, Or­te­ga y Gas­set y su fa­mi­lia.

Exi­lia­do en In­gla­te­rra, se de­di­có a man­te­ner vi­va la lla­ma de la Re­si­den­cia y de la Ins­ti­tu­ción Libre de En­se­ñan­za. La red de an­ti­guos re­si­den­tes, una ver­da­de­ra diás­po­ra mun­dial, tu­vo efec­tos tras­cen­den­ta­les. En 1950, una alum­na de la ILE ex­pa­tria­da en Sue­cia pre­sen­tó por car­ta a Ji­mé­nez Fraud a otro es­pa­ñol que en Es­to­col­mo tra­ba­ja­ba co­mo pe­rio­dis­ta pe­ro lle­vó a los es­pa­ño­les a su úni­ca po­si­ble al­tu­ra (aun­que pre­pa­ran­do a la vez el pre­do­mi­nio de la ig­no­ran­cia y la ce­rra­zón men­tal). Ése era el pre­cio que ha­bía que pa­gar por ha­cer­se un im­pe­rio. Lo de hoy en Es­pa­ña no lle­va a na­da”. y ase­sor de la Aca­de­mia Sue­ca. Se lla­ma­ban Ma­til­de Gou­lard y Er­nes­to Det­ho­rey. Su in­ten­ción era di­fun­dir las tra­duc­cio­nes in­gle­sas de Juan Ra­món Ji­mé­nez y pu­bli­car en sue­co ar­tícu­los apo­yan­do su can­di­da­tu­ra al No­bel. Fraud se lo hi­zo sa­ber a Ze­no­bia Cam­pru­bí, es­po­sa del poe­ta, al que ha­bía co­no­ci­do en la Re­si­den­cia cuan­do él te­nía allí ha­bi­ta­ción pro­pia. Le­jos de re­cla­mar el ga­lar­dón pa­ra sí mis­mo, res­pon­dió ella, su ma­ri­do ha­bía apo­ya­do “con una no­ta pu­bli­ca­da en Es­pa­ña” la can­di­da­tu­ra de Or­te­ga. “De to­dos mo­dos en­via­re­mos al­go de lo que pue­da in­tere­sar­le al se­ñor Det­ho­rey”. Seis años más tar­de, Juan Ra­món re­ci­bió el pre­mio. Tres días des­pués Ze­no­bia mo­ría de cán­cer.

Pi­ni­tos an­ti­fran­quis­tas

Pe­ro la la­bor de Al­ber­to Ji­mé­nez Fraud no se li­mi­tó a cui­dar el es­pí­ri­tu del pa­sa­do. Los jó­ve­nes tam­bién en­con­tra­ron un re­fe­ren­te en él. A Gil de Bied­ma, José Án­gel Va­len­te o Julio Ca­ro Ba­ro­ja se les su­mó un an­ti­guo re­si­den­te: Ga­briel Ce­la­ya, el po­pe de la poe­sía so­cial. “Us­ted y la Re­si­den­cia con­vir­tie­ron al Se­ño­ri­to In­ge­nie­ro de San Se­bas­tián en el es­cri­tor que hoy soy”, le es­cri­be en 1959 con­fia­do en que la “lu­cha” con­tra la dic­ta­du­ra da­ría re­sul­ta­dos “muy pron­to”. Me­ses an­tes, el des­creí­do Ca­ro Ba­ro­ja —cu­yas car­tas son una mi­na de hu­mor— ha­bía es­cri­to a Fraud pa­ra con­tar­le có­mo la con­me­mo­ra­ción del vi­gé­si­mo aniversario de la muer­te de Antonio Ma­cha­do ha­bía ele­va­do la mo­ral de los an­ti­fran­quis­tas has­ta el pun­to de ha­cer­les con­fun­dir reali­dad y de­seo res­pec­to al fi­nal del Ré­gi­men: “La ju­ven­tud cua­ren­to­na y aja­mo­na­da a la que per­te­nez­co ‘no lo ve cla­ro’ y desea ocu­par po­si­cio­nes pa­ra el fu­tu­ro. El ho­me­na­je a Ma­cha­do ha si­do un pre­tex­to pa­ra sig­ni­fi­car­se un po­qui­to y des­de Ra­món [Me­nén­dez Pidal] a Dio­ni­sio [Ri­drue­jo], pa­san­do por Pe­dro [Laín] y otros hom­bres, ilus­tres, ca­tó­li­cos y ho­nes­tos han he­cho sus pi­ni­tos”.

Un año más tar­de, el cin­cuen­te­na­rio de la Re­si­den­cia su­pu­so un hi­to pa­ra los que que­da­ban vi­vos. Des­de Hous­ton, Amé­ri­co Cas­tro de­fi­nía la ins­ti­tu­ción co­mo “el in­ten­to más no­ble de crear una mi­no­ría ca­paz de re­gir Es­pa­ña. Fue tal vez una uto­pía la nues­tra”. Y di­ce “nues­tra”, acla­ra, por­que él mis­mo se es­for­zó en con­ci­liar “a los de aba­jo y a los cu­ras”, al du­que de Al­ba y a los ha­bi­tua­les de la Ca­sa del Pue­blo mien­tras bre­ga­ba “pa­ra cons­ti­tuir una Fa­cul­tad de Le­tras, lu­chan­do a la vez con­tra los ren­co­res y ren­ci­llas de Or­te­ga y Ma­no­li­to [García Mo­ren­te]”. Lue­go re­co­no­ce la la­bor de su di­rec­tor: “Tu obra fue or­gá­ni­ca; con­sis­tió en pre­pa­rar sue­lo muy es­ta­ble en el lu­gar justo. Obra he­roi­ca, de ca­lla­da pa­cien­cia. Tu obra no se­rá per­di­da”. A Al­ber­to Ji­mé­nez Fraud le que­da­ban dos años de vi­da y tra­ta­ba de com­ple­tar su ma­gra ju­bi­la­ción via­jan­do por Eu­ro­pa co­mo tra­duc­tor pa­ra or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. “La Re­si­den­cia, ca­da día más cer­ca de mí cuan­to más se ale­ja en el tiem­po”, es­cri­bió. Mu­rió en Gi­ne­bra. En 1986, la obra de su vi­da re­abrió las puer­tas. Ma­ña­na se pre­sen­ta allí su co­rres­pon­den­cia.

/

Juan Ra­món Ji­mé­nez y Al­ber­to Ji­mé­nez Fraud, en Ma­drid ha­cia 1925.

El ma­tri­mo­nio Ji­mé­nez Fraud, en su ca­sa de Ox­ford.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.