Má­la­ga, en­tre la ciu­dad cul­tu­ral y el par­que te­má­ti­co

La apues­ta por la ofer­ta mu­seís­ti­ca se ve ava­la­da por el éxi­to tu­rís­ti­co, pe­ro las vo­ces crí­ti­cas ha­blan de es­pe­cu­la­ción y de arrin­co­na­mien­to de la crea­ción lo­cal El al­cal­de ase­gu­ra que se ha lo­gra­do una mar­ca in­cues­tio­na­ble El prin­ci­pal fo­co de re­sis­tenc

El País (Andalucía) - - CULTURA - ÁN­GE­LES GARCÍA,

Es domingo, 7 de oc­tu­bre, y a me­dia ma­ña­na en las sa­las del Cen­tre Pom­pi­dou de Má­la­ga no hay más de una do­ce­na de per­so­nas pa­sean­do an­te una co­lec­ción per­ma­nen­te re­ple­ta de gran­des nom­bres: Ro­bert De­lau­nay, Pie­rre Huyg­he, Vas­sily Kan­dinsky, Antonio Sau­ra... Es­ce­nas muy pa­re­ci­das se re­pi­ten un par de ho­ras más tar­de en el Carmen Thys­sen y, dos días des­pués, en el Mu­seo Ru­so. Al­go más con­cu­rri­do sue­le es­tar, sin em­bra­go, el CAC, Cen­tro de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Má­la­ga, aun­que na­da que ver con el Mu­seo Picasso, inau­gu­ra­do en 2003 y au­tén­ti­ca jo­ya de la corona, en torno a la cual ha ido cre­cien­do una ofer­ta que hoy su­ma 40 cen­tros ex­po­si­ti­vos. La apues­ta del Ayun­ta­mien­to que di­ri­ge des­de el año 2000 Fran­cis­co de la To­rre (PP) ha si­do con­ver­tir Má­la­ga (600.000 ha­bi­tan­tes) en una mar­ca cul­tu­ral, al­go que él pien­sa que se ha con­se­gui­do, aun­que mu­chas vo­ces lo­ca­les lo cues­tio­nan.

La apues­ta se ha­ce evi­den­te en unos pre­su­pues­tos de 32 mi­llo­nes de eu­ros des­ti­na­dos a mu­seos: de ellos, 7,8 mi­llo­nes pa­ra la agen­cia pú­bli­ca que agru­pa el Mu­seo Ca­sa Na­tal de Picasso, el Mu­seo Ru­so y el Cen­tre Pom­pi­dou; 3,35 mi­llo­nes pa­ra el CAC; y 2,1 mi­llo­nes pa­ra el Carmen Thys­sen. Pa­ra el Ayun­ta­mien­to, ese es­fuer­zo se ve re­com­pen­sa­do en las ci­fras del tu­ris­mo y la hos­te­le­ría: la ciu­dad ba­tió ré­cords en 2017 con más de 1,3 mi­llo­nes de via­je­ros, más de 2,4 mi­llo­nes de per­noc­ta­cio­nes y un por­cen­ta­je de ocu­pa­ción del 79%. El 75% de los tu­ris­tas di­cen que la prin­ci­pal mo­ti­va­ción de su vi­si­ta es la ofer­ta cul­tu­ral, ase­gu­ra el Con­sis­to­rio.

Sin em­bar­go, es­ta apues­ta mu­seís­ti­ca de re­lum­brón a ba­se de gran­des fir­mas es­tá sien­do muy cues­tio­na­da por vo­ces del mun­do de la cul­tu­ra y ve­ci­nos de la pro­pia ciu­dad que han vis­to co­mo el au­men­to del tu­ris­mo ha su­pues­to que el pre­cio de la vi­vien­da se mul­ti­pli­que en aras del “to­do por Picasso”. Tam­po­co creen que el alar­de de cons­truc­cio­nes mu­seís­ti­cas ha­ya be­ne­fi­cia­do el con­su­mo de cul­tu­ra.

Si ar­tis­tas co­mo Ro­ge­lio Ló­pez Cuen­ca han op­ta­do por aban­do­nar la ciu­dad —él lo hi­zo ha­ce una dé­ca­da as­fi­xia­do por una fie­bre mu­seís­ti­ca que, en su opi­nión, ha re­di­se­ña­do Má­la­ga pa­ra el tu­ris­mo de cru­ce­ro o de des­pe­di­das de sol­te­ro—, uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de re­sis­ten­cia que se man­tie­nen en sus ca­lles es La Ca­sa In­vi­si­ble, un cen­tro al­ter­na­ti­vo si­tua­do en las pro­xi­mi­da­des de la pla­za Carmen Thys­sen.

Oku­pa­do en 2007, la ofer­ta de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y so­cia­les de to­do ti­po han ido pa­re­jas des­de en­ton­ces a una ten­sa re­la­ción con el pro­pie­ta­rio del in­mue­ble: el Ayun­ta­mien­to. “Es­te pro­yec­to sur­gió co­mo res­pues­ta a la ex­clu­sión de to­dos aque­llos que se que­da­ron sin lu­gar en el que crear. En­tre unas 40 per­so­nas, vin­cu­la­das de al­gu­na ma­ne­ra al 15-M, mon­ta­mos la Unión de Crea­do­res In­vi­si­bles y oku­pa­mos es­te es­pa­cio”, ex­pli­ca Kike Es­pa­ña (Má­la­ga, 1988), ar­qui­tec­to y ac­ti­vis­ta, por­ta­voz de La In­vi­si­ble. “No que­da­ba ni una ren­di­ja por la que po­der res­pi­rar con otros ai­res”, aña­de. El es­pa­cio ha con­ta­do con el apo­yo ac­ti­vo de per­so­na­li­da­des co­mo el dra­ma­tur­go Da­rio Fo, la es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta Nao­mi Klein, el ci­neas­ta Fernando León de Ara­noa, los mú­si­cos Ki­ko Ve­neno y Nacho Ve­gas o el di­rec­tor del Mu­seo Rei­na So­fía Ma­nuel Bor­ja-Vi­llel.

Pe­ro la su­per­vi­ven­cia de La Ca­sa In­vi­si­ble es­tá siem­pre pen­dien­te de un hi­lo. Con el pro­yec­to de reha­bi­li­ta­ción con­clui­do y los ava­les pa­ra el cré­di­to con­se­gui­dos, vi­ven ex­pec­tan­tes a la es­pe­ra de ver qué ocu­rre con su ex­pe­dien­te mu­ni­ci­pal de des­alo­jo. “Los usua­rios de la Ca­sa In­vi­si­ble son oku­pas y la de­ci­sión so­bre su fu­tu­ro no es­tá to­ma­da. Pe­ro la in­vi­ta­ción que hi­cie­ron pa­ra ha­blar a ex­pre­sos de los Gra­po o ex­hi­bir una hor­ca con la ban­de­ra de Es­pa­ña no ayu­dan”, se­ña­la el al­cal­de.

Kike Es­pa­ña, por su par­te, in­sis­te: “Má­la­ga ne­ce­si­ta es­pa­cios al­ter­na­ti­vos pa­ra sus ar­tis­tas. ¿Dón­de ex­pon­dría Picasso si fue­ra un jo­ven des­co­no­ci­do?”. Lo cier­to es que ese jo­ven Picasso des­co­no­ci­do ten­dría pocas op­cio­nes. En es­tos días cie­rra, des­pués de 34 años de vi­da, Car­tel, la pe­núl­ti­ma ga­le­ría de ar­te que so­bre­vi­vía en la ciu­dad. Lo ha­ce con una exposición de­di­ca­da a Diego San­tos (Má­la­ga, 1953), un co­no­ci­do ar­tis­ta ma­la­gue­ño que re­co­no­ce que la pro­li­fe­ra­ción de mu­seos no ha ale­gra­do el mer­ca­do del ar­te lo­cal. Ma­nuel Or­te­ga Ar­tea­ga, pro­pie­ta­rio de Car­tel, ex­pli­ca que los años de cri­sis ha he­cho el ne­go­cio in­sos­te­ni­ble y que el 21% del IVA so­bre ca­da pie­za ven­di­da ha si­do la pun­ti­lla. No cree, en to­do ca­so, que la eclo­sión de mu­seos ha­ya per­ju­di­ca­do ni be­ne­fi­cia­do a los ga­le­ris­tas. “La ma­yor par­te de las vi­si­tas lle­gan en cru­ce­ro. Ba­jan, vi­si­tan al­guno y vuelta al bar­co. Lo de­más no les in­tere­sa”.

Pa­ra el al­cal­de De la To­rre, la au­sen­cia de ga­le­rías no tie­ne por qué ser un dra­ma pa­ra los ar­tis­tas nue­vos o emer­gen­tes. “El CAC com­pra pa­ra su co­lec­ción per­ma­nen­te y ex­po­ne a nom­bres no tan co­no­ci­dos que lue­go son re­que­ri­dos en es­pa­cios in­ter­na­cio­na­les. Le pongo por ejem­plo a José Luis Pu­che o Javier Calleja”.

En el CAC, su di­rec­tor des­de 2003, Fernando Fran­cés, aña­de so­bre su apues­ta por in­cluir a crea­do­res lo­ca­les: “De las 170 que he­mos pro­gra­ma­do, 35 han si­do pa­ra ar­tis­tas de pro­xi­mi­dad”. Y que de las 400 pie­zas de la co­lec­ción per­ma­nen­te, “150 es­tán fir­ma­das por ar­tis­tas del en­torno”. Pen­dien­te de co­no­cer las con­di­cio­nes del con­cur­so que le per­mi­ti­rían re­no­var el car­go, acla­ra que dis­po­ne de 150.000 eu­ros anua­les pa­ra com­pras que rea­li­za, en el 99% de los ca­sos, a ga­le­ris­tas.

Javier Calleja (Má­la­ga, 1971), ar­tis­ta que pu­do mos­trar su obra en el CAC en 2009, opi­na que la mul­ti­pli­ca­ción de mu­seos les be­ne­fi­cia, ya que el au­men­to de tu­ris­mo ha he­cho que dis­fru­ten de in­fra­es­truc­tu­ras de trans­por­tes que otras ciu­da­des no se pue­den per­mi­tir. Tam­bién des­ta­ca que ca­da inau­gu­ra­ción im­por­tan­te lo­gra atraer a Má­la­ga ga­le­ris­tas y ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les. “Los mu­seos y no­so­tros, los ar­tis­tas emer­gen­tes, pue­de que sea­mos mun­dos pa­ra­le­los. Pe­ro pre­fie­ro un par­que te­má­ti­co mu­seís­ti­co a un Dis­ney­land”.

/ GARCÍA-SAN­TOS

Am­bien­te, ayer, a la en­tra­da del Cen­tre Pom­pi­dou de Má­la­ga.

/ A. N. (EFE)

Vla­dí­mir Pu­tin (iz­quier­da), con­de­co­ró el pa­sa­do domingo a De la To­rre por su con­tri­bu­ción a los la­zos cul­tu­ra­les en­tre Ru­sia y Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.