La ‘Ndrang­he­ta es hoy la ma­fia más po­de­ro­sa de Ita­lia

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL -

en la ma­fia. Y la ima­gen del nue­vo je­fe es­po­sa­do po­co des­pués de su elec­ción fue un gol­pe bru­tal pa­ra la Co­sa Nos­tra. “Hoy es­tán mu­cho más de­bi­li­ta­dos. El apa­ra­to mi­li­tar es frá­gil, pe­ro ade­más la re­gla es ha­cer el me­nor rui­do po­si­ble”, se­ña­la un ve­te­rano po­li­cía de la Squa­dra Mo­bi­le de Pa­ler­mo por te­lé­fono. “Hay que es­tar aten­tos, se es­tán mo­vien­do co­sas”, ma­ti­za.

Las ca­lles de Pa­ler­mo vi­ven un nue­vo fe­nó­meno. La vie­ja guar­dia ma­fio­sa, en­car­ce­la­da en los no­ven­ta tras la in­fi­ni­dad de crí­me­nes or­de­na­dos por Rii­na, em­pie­za a sa­lir de la cár­cel gra­cias a una nue­va nor­ma que les per­mi­te li­qui­dar la con­de­na tras 30 años. Co­rren tam­bién por la ciu­dad al­gu­nas de las fa­mi­lias de EE UU que re­gre­sa­ron a Si­ci­lia, mi­llo­na­rios gra­cias a sus gran­des ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les. La elec­ción del tío Set­ti­mo, co­mo le lla­ma­ban en Pa­ler­mo, fue un in­ten­to de la Co­sa Nos­tra de pa­ci­fi­car los ama­gos de re­be­lión de los jó­ve­nes, en­ri­que­ci­dos con las apues­tas por In­ter­net y la ven­ta de dro­ga, y el de­seo de los vie­jos de re­cu­pe­rar el po­der. So­lo eso ex­pli­ca la elec­ción de un jo­ye­ro de Pa­ler­mo de 80 años, con un co­no­ci­mien­to es­ca­so de la or­ga­ni­za­ción, se­ña­lan los ex­per­tos. Más que un ca­po de ca­pos, co­mo po­dría ser Mat­teo Mes­si­na De­na­ro, hui­do de la justicia ha­ce 26 años, iba a ser un por­ta­voz de las dis­tin­tas fa­mi­lias.

Mi­neo, se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes, te­nía el encargo de re­fun­dar la or­ga­ni­za­ción vol­vien­do a la tra­di­ción. De he­cho, en el su­ma­rio del ca­so se ex­pli­ca có­mo los ca­pos se be­sa­ban en la bo­ca co­mo an­ti­gua­men­te. En una de las es­cu­chas La pre­sión po­li­cial y ju­di­cial so­bre la Co­sa Nos­tra tras los aten­ta­dos con­tra los jue­ces Fal­co­ne y Bor­se­llino be­ne­fi­ció a su ho­mó­lo­ga ca­la­bre­sa. La ‘Ndrang­he­ta, has­ta fi­na­les de los ochen­ta una or­ga­ni­za­ción a la som­bra de la ma­fia si­ci­lia­na, edi­fi­có un im­pe­rio em­pre­sa­rial que le per­mi­te fac­tu­rar hoy al­re­de­dor de 43.000 mi­llo­nes de eu­ros, una gran par­te de ellos pro­ce­den­tes del trá­fi­co de co­caí­na. La

La vie­ja guar­dia, re­cién sa­li­da de la cár­cel, in­ten­ta ga­nar po­der

‘Ndrang­he­ta, de he­cho, tie­ne el mo­no­po­lio en Eu­ro­pa en la dis­tri­bu­ción al por ma­yor y la Co­sa Nos­tra es uno de sus clien­tes, se­gún se­ña­lan fis­ca­les ex­per­tos en la ma­te­ria co­mo Ni­co­la Grat­te­ri. Ade­más, la ma­fia ca­la­bre­sa en­ten­dió rá­pi­da­men­te que el rui­do de las ba­las per­ju­di­ca a los ne­go­cios y en los úl­ti­mos años es una de las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que me­nos ha ase­si­na­do.

a Fran­ces­co Co­lle­ti, je­fe del man­da­mien­to de Vi­lla­ba­te, pue­de oír­se có­mo le cuen­ta a su chó­fer na­da más sa­lir de la reu­nión la im­pre­sión que le ha pro­du­ci­do. “Se ha he­cho al­go bo­ni­to. Muy se­rio, con bue­na gen­te de to­das par­tes. Ha ha­bi­do un buen dis­cur­so y se ha ha­bla­do de re­glas”. Re­glas pa­ra una nue­va eta­pa que de­bía em­pe­zar tras aquel en­cuen­tro.

En­za Ran­do, abo­ga­da y vi­ce­pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Li­be­ra, que com­ba­te a las ma­fias en Ita­lia, cree que con­vie­ne no sub­es­ti­mar el po­der de la or­ga­ni­za­ción. “Si Mi­neo ha si­do arres­ta­do con esa lec­tu­ra, se­gu­ro que hay una

La po­li­cía ad­vier­te de que man­tie­ne su in­fluen­cia pe­se a la fra­gi­li­dad mi­li­tar

ba­se. Pe­ro no po­de­mos pen­sar que la ma­fia es hoy más dé­bil. El vie­jo po­der mi­li­tar ha da­do pa­so a otras ma­ni­fes­ta­cio­nes de po­der. Las ma­fias no exis­ten por­que dis­pa­ran, sino por­que ha­cen ne­go­cios. Por los pro­ce­sos que he­mos se­gui­do, con­ser­van mu­cha fuer­za por sus la­zos con la po­lí­ti­ca, que les per­mi­te im­bri­car­se en el te­ji­do eco­nó­mi­co y em­pre­sa­rial”.

La ope­ra­ción que ter­mi­nó con el arres­to de Mi­neo, bau­ti­za­da Cu­po­la 2.0, fue es­pe­cial­men­te in­ten­sa en la úl­ti­ma cam­pa­ña elec­to­ral si­ci­lia­na. Ha­ce una se­ma­na, Lui­gi Di Maio tu­vo que sus­pen­der un ac­to elec­to­ral en Cor­leo­ne por­que el can­di­da­to de su par­ti­do (Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas) man­te­nía sos­pe­cho­sas re­la­cio­nes con un so­brino del gran ca­po Ber­nar­do Pro­ven­zano, fa­lle­ci­do en 2016.

En la ca­lle la Co­sa Nos­tra si­gue exis­tien­do. Da­niel Ma­ran­nano pre­si­de Ad­dio Piz­zo, la aso­cia­ción que com­ba­te la ex­tor­sión de la ma­fia a los co­mer­cian­tes, a quie­nes obli­ga a pa­gar un im­pues­to( piz­zo) a cam­bio de pro­tec­ción. “La úl­ti­ma ope­ra­ción de­mues­tra la ca­pa­ci­dad re­ge­ne­ra­ti­va de la Co­sa Nos­tra pe­se a los gol­pes re­ci­bi­dos. Pe­ro los ciu­da­da­nos tie­nen que com­pro­me­ter­se de igual mo­do en es­ta lu­cha. No es ne­ce­sa­rio ser un hé­roe pa­ra opo­ner­se a es­te fe­nó­meno, pe­ro es una ba­ta­lla que so­lo pue­de ga­nar­se con gen­te co­rrien­te com­pro­me­ti­da”.

/ A. FUCARINI (AFP)

Set­ti­mo Mi­neo, ca­po de ca­pos de la Ma­fia si­ci­lia­na, el mar­tes tras ser de­te­ni­do en Pa­ler­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.