Irán co­mo ex­cu­sa

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL -

En la pri­ma­ve­ra de 2015 los di­rec­ti­vos del ban­co fran­cés BNP Pa­ri­bas fue­ron mul­ta­dos con 8.900 mi­llo­nes de dó­la­res (más de 7.800 mi­llo­nes de eu­ros al cam­bio ac­tual) por vio­lar el em­bar­go im­pues­to por Was­hing­ton con­tra Irán, Cu­ba y Su­dán. Ha si­do, has­ta la fe­cha, la ma­yor mul­ta im­pues­ta a una em­pre­sa por sal­tar­se el em­bar­go ira­ní. En la lis­ta se in­clu­yen otras en­ti­da­des glo­ba­les co­mo el ale­mán Com­merz­bank, el sui­zo Cre­dit Suis­se o el japonés Bank of Tok­yoMit­su­bis­hi. En nin­guno de esos ca­sos Es­ta­dos Uni­dos ha­bía emi­ti­do una or­den de de­ten­ción in­ter­na­cio­nal con­tra sus di­rec­ti­vos. El ca­so de la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de Hua­wei, Meng Wanz­hou, mar­ca pues, pa­ra em­pe­zar, una ex­cep­ción y ex­hi­be ade­más un ni­vel de agre­si­vi­dad por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se con­tra una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas chi­nas que arro­ja se­rias du­das so­bre el tras­fon­do de la de­ci­sión.

Por­que Meng no es so­lo la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra del gi­gan­te tec­no­ló­gi­co con se­de en Shenz­hen. Es, ade­más, la vi­ce­pre­si­den­ta, hi­ja del fun­da­dor y su po­ten­cial su­ce­so­ra al fren­te de la com­pa­ñía. No es una eje­cu­ti­va cual­quie­ra. Al­gu­nos ana­lis­tas equi­pa­ran su es­ta­tus en­tre la éli­te chi­na al de cual­quie­ra de los hi­jos del pre­si­den­te Do­nald Trump.

El he­cho de que Hua­wei lle­va­ra años ba­jo el punto de mi­ra de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les —es­ta­ba sien­do in­ves­ti­ga­da al me­nos des­de ha­ce ocho años—, de que las agen­cias de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses ha­yan in­ten­ta­do di­sua­dir a los ser­vi­cios se­cre­tos de otros paí­ses del uso de los equi­pos del gi­gan­te chino en sus re­des y de que la com­pa­ñía es­té in­clui­da en la Ini­cia­ti­va Chi­na pues­ta en mar­cha por el De­par­ta­men­to de Justicia pa­ra re­for­zar la se­gu­ri­dad na­cio­nal, no pue­de ana­li­zar­se al mar­gen de la de­ten­ción. El ex­haus­ti­vo se­gui­mien­to al que ha si­do so­me­ti­da Hua­wei ha­ce sos­pe­char que Irán es la ex­cu­sa le­gal que ha en­con­tra­do EE UU pa­ra po­ner un freno al de­sa­rro­llo de Hua­wei —ac­tual lí­der mun­dial en fa­bri­ca­ción de com­po­nen­tes pa­ra el de­sa­rro­llo de las re­des mó­vi­les de quin­ta ge­ne­ra­ción (5G)— y de la pro­pia Chi­na co­mo su prin­ci­pal ri­val tec­no­ló­gi­co a ni­vel mun­dial.

Ese es sin du­da el ob­je­ti­vo de la gue­rra co­mer­cial em­pren­di­da por Trump con­tra el ré­gi­men de Pe­kín. Y que que­da pa­ten­te en el he­cho de que Was­hing­ton, se­gún re­cor­da­ba el Real Ins­ti­tu­to El­cano en un post pu­bli­ca­do es­ta mis­ma se­ma­na, ha­ya pues­to aran­ce­les a al­gu­nos pro­duc­tos que ni si­quie­ra im­por­ta de Chi­na, por ejem­plo en el sec­tor ae­ro­náu­ti­co —im­por­ta com­po­nen­tes, pe­ro no avio­nes—, pa­ra fre­nar el de­sa­rro­llo de la in­dus­tria chi­na. De la que­ma aran­ce­la­ria se han sal­va­do, por el con­tra­rio, pro­duc­tos que afec­tan di­rec­ta­men­te a la línea de flo­ta­ción pro­duc­ti­va de gigantes tec­no­ló­gi­cos es­ta­dou­ni­den­ses co­mo Ap­ple. La de­fen­sa de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca es­ta­dou­ni­den­se es evi­den­te. No en vano, en el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año

El ex­haus­ti­vo se­gui­mien­to so­bre Hua­wei arro­ja du­das en torno al ver­da­de­ro ob­je­ti­vo de la de­ten­ción de Meng

El pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, en una re­cep­ción el vier­nes en Pe­kín. Hua­wei ha su­pe­ra­do a la fir­ma de Si­li­con Va­lley co­mo se­gun­do pro­duc­tor mun­dial de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes.

La su­ma de ini­cia­ti­vas em­pren­di­das por Was­hing­ton con­tra Chi­na y des­de tan­tos fren­tes re­ve­la una es­tra­te­gia lar­ga­men­te es­tu­dia­da, con un al­to gra­do de pre­ci­sión y le­jos de la im­pro­vi­sa­ción de la que ha­ce ga­la el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. Po­dría de­cir­se que for­ma par­te de una es­tra­te­gia na­cio­nal, he­re­da­da de an­te­rio­res

Ad­mi­nis­tra­cio­nes só­lo que más agre­si­va, más pu­bli­ci­ta­da y que se ha con­ver­ti­do en el es­tan­dar­te de lo que es el nue­vo mo­dus ope­ran­di de Es­ta­dos Uni­dos con las san­cio­nes eco­nó­mi­cas.

Por­que las pe­na­li­za­cio­nes co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras siem­pre han for­ma­do par­te de las he­rra­mien­tas uti­li­za­das por Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to de la le­ga­li­dad in­ter­na­cio­nal. La di­fe­ren­cia es que, ba­jo la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción, las san­cio­nes se han con­ver­ti­do en el prin­ci­pal ins­tru­men­to de su po­lí­ti­ca ex­te­rior pa­ra con­se­guir sus pro­pios fi­nes políticos y eco­nó­mi­cos, que in­clu­yen tan­to el freno a la ex­pan­sión tec­no­ló­gi­ca chi­na, el ais­la­mien­to al ré­gi­men ira­ní o la li­be­ra­ción de un pas­tor es­ta­dou­ni­den­se en An­ka­ra. La for­ta­le­za que ofre­ce el dó­lar sir­ve en ban­de­ja a Trump se­me­jan­te ejer­ci­cio de po­de­río glo­bal.

/ F. DUFOUR (REU­TERS)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.