El pre­si­den­te que apos­tó por la paz y la cul­tu­ra

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - Héc­tor Abad Faciolince

HÉC­TOR ABAD FACIOLINCE eli­sa­rio Be­tan­cur de­jó de ser pre­si­den­te de Co­lom­bia ha­ce 32 años, con 63. Aca­ba de mo­rir a los 95, per­fec­ta­men­te lú­ci­do, al me­nos has­ta la úl­ti­ma vez que lo vi, ha­ce me­nos de un mes, cuan­do hi­zo un dis­cur­so cá­li­do y eru­di­to en la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Bo­go­tá. Ha­bló de gra­má­ti­ca cas­te­lla­na y di­ser­tó so­bre va­rios fi­ló­so­fos grie­gos. Ver­lo era siem­pre un de­lei­te y un apren­di­za­je. Se­guía le­yen­do a los más jó­ve­nes es­cri­to­res del país y, a mo­do de bro­ma, di­jo que le gus­ta­ba apren­der siem­pre al­go nue­vo, co­mo a Só­cra­tes, que a la es­pe­ra de to­mar­se la ci­cu­ta qui­so apren­der a to­car una pie­za pa­ra flau­ta. Al ha­cer­lo ad­mi­tió que es­ta­ba ci­tan­do un en­sa­yo de Ita­lo Cal­vino.

Cuan­do la ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos lo eli­gió pre­si­den­te, en 1982, yo no co­no­cía a Be­li­sa­rio, ni vo­té por él. Aun­que es­ta­ba do­ta­do de una sim­pa­tía arra­sa­do­ra y mos­tra­ba un áni­mo sin­ce­ro de que­rer ha­cer la paz con las gue­rri­llas co­lom­bia­nas, él era del par­ti­do con­ser­va­dor, y en una fa­mi­lia de li­be­ra­les co­mo la mía los vo­tos se di­vi­die­ron en­tre Al­fon­so Ló­pez Mi­chel­sen y Luis Car­los Ga­lán (un di­si­den­te del li­be­ra­lis­mo que se­ría ase­si­na­do años des­pués). El me­nos con­ser­va­dor de los con­ser­va­do­res, Be­tan­cur, lle­gó a la pre­si­den­cia gra­cias a la di­vi­sión de los li­be­ra­les. Su pa­so por la pre­si­den­cia fue muy di­fí­cil, en es­pe­cial por dos tra­ge­dias na­tu­ra­les (el te­rre­mo­to de Po­pa­yán y la ca­tás­tro­fe de Ar­me­ro tras la erup­ción del Ne­va­do del Ruiz) y una tra­ge­dia po­lí­ti­ca: la to­ma vio­len­ta, por te­rro­ris­tas del M-19, del Pa­la­cio de Justicia y su sal­va­je re­to­ma, por par­te del Ejér­ci­to (con muer­te de ca­si to­da la cú­pu­la ju­di­cial del país, des­de el mis­mo pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma), usan­do tan­ques y ca­ño­nes de gue­rra a dis­cre­ción.

Ha­ce más de diez años, cuan­do ya me ha­bía he­cho ami­go del ex­pre­si­den­te Be­tan­cur, tu­ve la opor­tu­ni­dad de dis­cu­tir con él al­go que ha­bía es­cri­to pa­ra pre­sen­tar un li­bro, El pa­la­cio sin más­ca­ras, de Ger­mán Cas­tro Cay­ce­do, so­bre los muer­tos y los de­sa­pa­re­ci­dos del Pa­la­cio de Justicia:

“Por su­pues­to que tam­bién sa­lie­ron mu­chas per­so­nas vi­vas del Pa­la­cio de Justicia. 96 mu­rie­ron, in­clu­yen­do más de vein­te gue­rri­lle­ros, y en­tre dos­cien­tas y tres­cien­tas

BBe­li­sa­rio Be­tan­cur, ex­pre­si­den­te de Co­lom­bia, en 2004 en Bil­bao.

se sal­va­ron. Pe­ro lo más gra­ve es que en­tre al­gu­nas de las per­so­nas que sa­lie­ron con vi­da —su­pues­ta­men­te sal­va­das— tam­bién hu­bo tor­tu­ra­dos, ve­ja­dos, re­ma­ta­dos con ti­ros de gra­cia y de­sa­pa­re­ci­dos, en­tre ellos un ma­gis­tra­do. Fue­ra de la re­to­ma san­grien­ta, sin nin­gu­na mi­se­ri­cor­dia por los rehenes que cla­ma­ban por un ce­se al fue­go, ya fue­ra del Pa­la­cio tam­bién ocu­rrie­ron ac­tos in­hu­ma­nos, al prin­ci­pio en el Mu­seo del Flo­re­ro, y des­pués en va­rias guar­ni­cio­nes mi­li­ta­res.

Lo ocu­rri­do con el po­der ci­vil tam­po­co es me­nos alar­man­te. Las Fuer­zas Mi­li­ta­res no se to­ma­ron so­la­men­te el Pa­la­cio de Justicia, sino que se to­ma­ron tam­bién el Pa­la­cio de Na­ri­ño (la ca­sa pre­si­den­cial), de­jan­do al pre­si­den­te mu­chas ve­ces ais­la­do de la si­tua­ción, ca­si co­mo un rehén más, sin ac­ce­so a las per­so­nas que que­rían ha­blar con él, sin que le obe­de­cie­ran a ca­ba­li­dad las po­cas ór­de­nes que al­can­zó a im­par­tir, dán­do­le in­for­ma­cio­nes par­cia­les que ha­bla­ban de la sal­va­ción de los rehenes cuan­do en reali­dad no se es­ta­ba ha­cien­do na­da o ca­si na­da por

No pu­do re­sol­ver sin vio­len­cia la to­ma te­rro­ris­ta del Pa­la­cio de Justicia y su re­to­ma

pro­te­ger­los, con tal de re­sol­ver rá­pi­da­men­te la ba­ta­lla.

Siem­pre he sen­ti­do res­pe­to por el pre­si­den­te Be­tan­cur. Sé que de él nun­ca sal­dría la or­den de tor­tu­rar, re­ma­tar o des­apa­re­cer a na­die. Pe­ro co­me­tió un pe­ca­do de omi­sión, o al me­nos de ca­rác­ter: de­jó en las ma­nos de los mi­li­ta­res la re­so­lu­ción de un pro­ble­ma que pu­do ha­ber te­ni­do un desen­la­ce muy dis­tin­to por la vía del diá­lo­go ci­vil. Y si no del diá­lo­go, por la vía del can­san­cio. No ha­bía se­me­jan­te pri­sa pa­ra en­trar con tan­ques, dis­pa­rar, ca­ño­near. No ha­blo de la clau­di­ca­ción del de­re­cho ni del so­me­ti­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro sí del diá­lo­go in­te­li­gen­te con los te­rro­ris­tas, de­jan­do tiem­po al can­san­cio na­tu­ral, que po­dría ha­ber lle­va­do a un desen­la­ce me­nos trá­gi­co en tér­mi­nos de vi­das hu­ma­nas. Que­da la im­pre­sión de que es­to era lo que me­nos que­rían los mi­li­ta­res, te­me­ro­sos de que el M-19 pu­die­ra sa­car así fue­ra una sa­li­da no di­ga­mos dig­na, sino in­clu­so in­dig­na del Pa­la­cio. No los que­rían ren­di­dos, los que­rían muer­tos. Y, to­do hay que de­cir­lo, tam­po­co los gue­rri­lle­ros se que­rían ren­dir: pre­fe­rían ha­cer­se ma­tar”.

La con­ver­sa­ción so­bre es­te asun­to fue ten­sa y di­fí­cil. El ex­pre­si­den­te, so­bre es­to, no que­ría ha­blar, in­clu­so a pe­sar de que su es­po­sa, Da­li­ta Na­va­rro, lo ani­ma­ba a con­tar to­do abier­ta­men­te. Se li­mi­tó a de­cir, co­mo en un ac­to cris­tiano de con­tri­ción (Be­tan­cur era un ca­tó­li­co muy de­vo­to, e in­clu­so al­to con­se­je­ro de asun­tos éti­cos en el Va­ti­cano), que él per­so­nal­men­te de­bía asu­mir to­da la res­pon­sa­bi­li­dad, sin des­car­gar­la so­bre na­die más. ¿Cuán­ta cul­pa per­so­nal le ca­bía? Yo creo sin­ce­ra­men­te que muy po­ca, co­mo no sea la ya se­ña­la­da so­bre la fal­ta, no de ac­ción sino de omi­sión. No es im­po­si­ble que él ha­ya de­ja­do al­gún es­cri­to pós­tu­mo al res­pec­to.

Pe­ro el pre­si­den­te Be­tan­cur no de­be­ría pa­sar a la his­to­ria co­mo el hom­bre trá­gi­co que no pu­do re­sol­ver sin vio­len­cia la to­ma te­rro­ris­ta del Pa­la­cio de Justicia y su re­to­ma san­grien­ta. No es jus­to li­mi­tar su pre­si­den­cia a es­ta tra­ge­dia, por gra­ve que ha­ya si­do. Él fue tam­bién el pre­si­den­te que con más ar­dor y te­na­ci­dad bus­có la paz tan­to con las FARC co­mo con el mis­mo M-19. In­clu­so lle­gó a fir­mar pa­ra ellos un ce­se al fue­go y una am­nis­tía que les per­mi­tie­ra ne­go­ciar con el Gobierno. A es­to se opu­so du­ra­men­te el Ejér­ci­to y to­da la de­re­cha co­lom­bia­na. “Los enemi­gos aga­za­pa­dos de la paz”, co­mo di­jo uno de sus mi­nis­tros y me­jo­res amigos, Ot­to Mo­ra­les Be­ní­tez. Cuán­tos muer­tos, cuán­tos se­cues­tra­dos y cuán­to su­fri­mien­to nos ha­bría­mos evi­ta­do si se hu­bie­ra fir­ma­do la paz de Be­li­sa­rio en 1984. Hu­bo que es­pe­rar 34 años más pa­ra que ese sue­ño se cum­plie­ra, con Juan Ma­nuel San­tos.

Y fue­ra de lo an­te­rior, sea co­mo pre­si­den­te que co­mo ex­pre­si­den­te, Be­li­sa­rio Be­tan­cur fue el go­ber­nan­te y el po­lí­ti­co que apo­yó con más de­ci­sión (y con re­cur­sos, pri­me­ro del Es­ta­do y lue­go pro­pios) la cul­tu­ra en Co­lom­bia. Fue él quien ideó la Ley del Li­bro, que sa­có a Co­lom­bia del atraso edi­to­rial y a mu­chos es­cri­to­res de la mi­se­ria. Fue el me­ce­nas de músicos, poe­tas, ci­neas­tas, des­de la pia­nis­ta Te­re­si­ta Gó­mez has­ta el poe­ta León de Greiff. Creó el em­brión del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, al for­ta­le­cer co­mo na­die an­tes a Col­cul­tu­ra. Fue edi­tor, di­rec­tor de la Fun­da­ción San­ti­lla­na, miem­bro de la Aca­de­mia Co­lom­bia­na de la Len­gua, y pro­tec­tor de un ma­ra­vi­llo­so pue­blo co­lo­nial: Ba­ri­cha­ra, en el de­par­ta­men­to de Santander. Y fue ade­más un buen pa­dre de fa­mi­lia (le so­bre­vi­ven dos hi­jas y un hi­jo), un ma­ri­do amo­ro­so y el me­jor ami­go de sus amigos, así no es­tu­vié­ra­mos de acuer­do en to­do. Y es­to úl­ti­mo, con to­do el or­gu­llo y con to­do el afec­to que le tu­ve y le ten­go, lo pue­do fir­mar. co­lom­biano.

Fue me­ce­nas de músicos y poe­tas y creó el em­brión del Mi­nis­te­rio del ra­mo

es es­cri­tor ins­ti­tu­cio­nal. “El de­sa­rro­llo de es­tos pro­ce­sos es in­de­pen­dien­te aun­que pa­ra­le­lo a la ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad que ha mo­ti­va­do la sus­pen­sión de es­te vier­nes”, sub­ra­yan fuen­tes ju­di­cia­les. El suel­do men­sual —sin su­mar pres­ta­cio­nes ex­tra— de los mi­nis­tros tan­to de la Su­pre­ma Cor­te co­mo del Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral su­pera los 269.000 pe­sos al mes, más del do­ble del te­cho fi­ja­do.

Las reac­cio­nes al fa­llo en la ban­ca­da de Mo­re­na han os­ci­la­do en­tre la crí­ti­ca y la in­tras­cen­den­cia. "La abu­si­va e ile­gal sus­pen­sión de di­cha ley por par­te de la SCJN no afec­ta en na­da el pro­ce­so de apro­ba­ción de las re­mu­ne­ra­cio­nes pre­su­pues­ta­les", ma­ni­fes­tó en un tuit el dipu­tado Pa­blo Gó­mez, re­dac­tor de la ley.

/ SAN­TOS CIRILO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.