To­rra ‘vs’ Mos­sos

El ha de­ja­do in­de­fen­sa a su po­li­cía au­to­nó­mi­ca an­te los CDR

El País (Andalucía) - - OPINIÓN -

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, ha pro­ta­go­ni­za­do un nue­vo in­ci­den­te ins­ti­tu­cio­nal a cuen­ta de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca de Ca­ta­lu­ña, a raíz de una in­ter­ven­ción pa­ra im­pe­dir que los au­to­de­no­mi­na­dos Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca se en­fren­ta­ran con ma­ni­fes­tan­tes del par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta Vox, quie­nes pa­ra­dó­ji­ca­men­te pre­ten­dían mos­trar su apo­yo a una Cons­ti­tu­ción al­gu­nos de cu­yos va­lo­res des­pre­cian. Co­mo en otras oca­sio­nes, el pre­si­dent To­rra ha to­ma­do par­ti­do por los CDR an­tes que por las fuer­zas po­li­cia­les a sus ór­de­nes, re­cla­man­do del con­se­je­ro de In­te­rior, Mi­quel Buch, la san­ción de los agen­tes que im­pi­die­ron los dis­tur­bios cum­plien­do las ór­de­nes de sus su­pe­rio­res je­rár­qui­cos, has­ta lle­gar al man­do po­lí­ti­co.

Con es­ta de­ci­sión, el pre­si­dent To­rra no so­lo ha vuel­to a rom­per las re­la­cio­nes que im­pe­ran en la ca­de­na de man­do de un cuer­po ar­ma­do en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, sino que, ade­más, ha se­gui­do des­pre­cian­do la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca a la que se atie­nen los lí­de­res que úni­ca­men­te son tri­bu­ta­rios de las ur­nas, sin el aña­di­do de nin­gún de­sig­nio me­siá­ni­co ni la vo­lun­tad de nin­gún cau­di­llo. Si el pre­si­dent To­rra es­ti­ma que los Mos­sos no ac­tua­ron co­mo de­bían pa­ra ga­ran­ti­zar el or­den pú­bli­co, su obli­ga­ción es ce­sar al con­se­je­ro Buch, no exi­gir­le mi­se­ra­ble ven­gan­za so­bre quie­nes es­tán obli­ga­dos por deon­to­lo­gía pro­fe­sio­nal y com­pro­mi­so ciu­da­dano a po­ner en ries­go su in­te­gri­dad. De­sau­to­ri­zar­los co­mo ha he­cho To­rra, y co­mo ha to­le­ra­do el con­se­je­ro Buch al no di­mi­tir an­te los re­que­ri­mien­tos del je­fe del Eje­cu­ti­vo del que for­ma par­te, es de­jar a los agen­tes in­de­fen­sos an­te unas ban­das de dis­ci­pli­na pa­ra­mi­li­tar que, pro­cla­man­do de­fen­der una re­pú­bli­ca que no exis­te, in­ten­tan ame­dren­tar a cual­quie­ra que des­mien­ta su qui­me­ra de una Ca­ta­lu­ña mo­no­lí­ti­ca, sean ciu­da­da­nos de cual­quier con­vic­ción o miem­bros de las fuer­zas po­li­cia­les.

Las exi­gen­cias de ven­gan­za del pre­si­dent To­rra con­tra los Mos­sos arro­jan du­das so­bre el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo en ma­te­ria de or­den pú­bli­co que per­si­guen las fuer­zas po­lí­ti­cas que par­ti­ci­pan en el Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán. En su mano es­ta­ba no ha­ber au­to­ri­za­do la con­cen­tra­ción de un par­ti­do co­mo Vox si, a su cri­te­rio, aca­rrea­ba un gra­ve ries­go de dis­tur­bios. Si la au­to­ri­za­ron, y si, ade­más, aho­ra pre­ten­den ven­gar­se de los mos­sos que im­pi­die­ron que ese ries­go se ma­te­ria­li­za­ra, la mons­truo­sa po­si­bi­li­dad de que la Ge­ne­ra­li­tat y su pre­si­den­te es­tén con­sin­tien­do un en­fren­ta­mien­to ci­vil se con­vier­te en al­go más que una sos­pe­cha. Cuan­do el pre­si­dent, su con­se­je­ro de In­te­rior, ade­más de la con­se­je­ra Ar­ta­di, cen­su­ran a los mos­sos que im­pi­die­ron que dos for­ma­cio­nes ex­tre­mis­tas lle­ga­ran a las ma­nos, ¿es­tán que­rien­do de­cir que ellos son par­ti­da­rios de que hu­bie­ran lle­ga­do? ¿Se­rá esa tam­bién la ac­ti­tud que adop­ten an­te las mo­vi­li­za­cio­nes que han anun­cia­do los mis­mos ex­tre­mis­tas pa­ra el día 21, coin­ci­dien­do con un Con­se­jo de Mi­nis­tros en Bar­ce­lo­na?

El pre­si­dent To­rra de­no­mi­na mo­men­tum a la crea­ción de un ni­vel de cris­pa­ción que re­sul­te in­so­por­ta­ble pa­ra los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña, de ma­ne­ra que se re­sig­nen a la im­po­si­ción del pro­gra­ma de in­de­pen­den­cia que per­si­gue la Ge­ne­ra­li­tat. El in­ten­to de al­can­zar ese mo­men­tum por la vía de ges­tos en los que la pre­ten­di­da so­lem­ni­dad es in­se­pa­ra­ble del ri­dícu­lo, co­mo ayu­nar en rue­da pa­ra so­li­da­ri­zar­se con los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas en huel­ga de ham­bre, es una co­sa. Otra dis­tin­ta es ha­cer­lo ven­gán­do­se de los mos­sos que han im­pe­di­do un epi­so­dio de en­fren­ta­mien­to ci­vil en Ca­ta­lu­ña. En un ca­so, To­rra y quie­nes le si­guen en sus ex­tra­va­gan­cias so­lo pue­den con­ci­tar ver­güen­za aje­na; en el otro, la más enér­gi­ca con­de­na.

Al sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­pa­ñol le es­tán re­ven­tan­do las cos­tu­ras. En los úl­ti­mos diez años, la pre­sión asis­ten­cial no ha de­ja­do de cre­cer mien­tras los re­cor­tes pro­vo­ca­dos por la cri­sis han re­du­ci­do las plan­ti­llas. La ma­yor lon­ge­vi­dad de la po­bla­ción es­pa­ño­la ha­ce que ca­da vez ha­ya más en­fer­mos cró­ni­cos con múl­ti­ples pa­to­lo­gías que con­tro­lar. Es­ta pre­sión asis­ten­cial re­cae en pri­mer lu­gar so­bre la aten­ción pri­ma­ria, cu­yos fa­cul­ta­ti­vos se en­cuen­tran des­bor­da­dos. Cua­tro de ca­da diez mé­di­cos de fa­mi­lia tie­nen asig­na­dos cu­pos de en­tre 1.500 y 2.000 per­so­nas, lo que su­po­ne aten­der una me­dia de 44 en­fer­mos dia­rios. Si los re­cor­tes no han te­ni­do has­ta aho­ra una ma­yor re­per­cu­sión social es gra­cias al so­bre­es­fuer­zo de los pro­fe­sio­na­les, que no por ca­sua­li­dad apa­re­cen en­tre los me­jor va­lo­ra­dos en las en­cues­tas del CIS. Pe­ro la ca­li­dad asis­ten­cial no pue­de apo­yar­se in­de­fi­ni­da­men­te so­bre el vo­lun­ta­ris­mo del per­so­nal sa­ni­ta­rio.

Los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria de Ca­ta­lu­ña y An­da­lu­cía han en­ca­be­za­do las mo­vi­li­za­cio­nes pa­ra que se re­vier­tan los re­cor­tes y aho­ra se les aca­ban de su­mar los pe­dia­tras, que ade­más de su­frir una gran so­bre­car­ga ni si­quie­ra pue­den cu­brir las ne­ce­si­da­des que de­be aten­der el sis­te­ma pú­bli­co. So­lo el 75% de las pla­zas de pe­dia­tría es­tán cu­bier­tas en es­tos mo­men­tos por un es­pe­cia­lis­ta. Tras cua­tro días de huel­ga, los mé­di­cos ca­ta­la­nes lo­gra­ron el com­pro­mi­so de que se con­tra­ta­rán 250 nue­vos mé­di­cos pa­ra re­du­cir de 1.800 a 1.300 el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes asig­na­dos a ca­da fa­cul­ta­ti­vo, ade­más de co­brar ho­ras ex­tra cuan­do so­bre­pa­sen la jor­na­da la­bo­ral. Tam­bién los de An­da­lu­cía han lo­gra­do el com­pro­mi­so de que se con­tra­ta­rán has­ta 1.700 mé­di­cos más en un año.

Pe­ro es­tas me­jo­ras son in­su­fi­cien­tes y, so­bre to­do, par­cia­les. Es pre­ci­so ase­gu­rar que to­do el te­rri­to­rio es­pa­ñol que­de cu­bier­to por plan­ti­llas su­fi­cien­tes, lo que exi­gi­rá un au­men­to del pre­su­pues­to des­ti­na­do a sa­ni­dad. En 2009, el gas­to sa­ni­ta­rio es­pa­ñol re­pre­sen­ta­ba el 6,5% del PIB y aho­ra ape­nas lle­ga al 5,8%. Los 1.500 eu­ros por ha­bi­tan­te que Es­pa­ña des­ti­na a la sa­ni­dad vie­ne a ser la mi­tad de lo que gas­tan paí­ses co­mo Alemania, Fran­cia o Reino Uni­do. La con­ge­la­ción de plan­ti­llas y la re­duc­ción de pre­su­pues­tos du­ran­te los años de la cri­sis no so­lo ha afec­ta­do al tiem­po de aten­ción que los mé­di­cos pue­den de­di­car a ca­da pa­cien­te, sino que tam­bién ha pro­vo­ca­do un au­men­to de las lis­tas de es­pe­ra pa­ra ser aten­di­dos por el es­pe­cia­lis­ta y una im­por­tan­te des­ca­pi­ta­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca de los hos­pi­ta­les. La re­sis­ten­cia del sis­te­ma es­tá lle­gan­do al lí­mi­te. Es ur­gen­te re­ver­tir los re­cor­tes an­tes de que la ca­li­dad asis­ten­cial se vea com­pro­me­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.