¡Gra­cias, je­fa!

El País (Andalucía) - - OPINIÓN -

Que­da­rá la pre­si­den­cia de Em­ma­nuel Ma­cron co­mo una ilu­sión epi­só­di­ca y va­na? Así lo in­ter­pre­tan quie­nes ja­lean la re­vuel­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos. Su vic­to­ria so­bre Ma­ri­ne Le Pen no fue cier­ta­men­te el fi­nal de la olea­da po­pu­lis­ta, sino una me­ra pau­sa. Tam­po­co el in­mi­nen­te fra­ca­so del Bre­xit o el ovi­llo ju­di­cial en el que se es­tá en­re­dan­do Trump lle­va­rán a la de­rro­ta y al de­cli­ve de la nue­va fie­bre an­ti­po­lí­ti­ca. Bol­so­na­ro en Bra­sil o Vox en Es­pa­ña se en­car­gan de de­mos­trar­lo.

No es una cri­sis, es una épo­ca. En la que bri­lla, a pe­sar de to­do, un ex­tra­ño nú­cleo du­ro de re­sis­ten­cia an­ti­po­pu­lis­ta, pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor y eu­ro­peís­ta. Lo for­ma el par­ti­do con­ser­va­dor ale­mán, la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU), di­ri­gi­do has­ta ayer por An­ge­la Mer­kel, de don­de han sa­li­do los tres gran­des can­ci­lle­res de la Alemania ac­tual: Kon­rad Ade­nauer, que pre­si­dió la fun­da­ción; Hel­mut Kohl, que con­si­guió la uni­fi­ca­ción, y la pro­pia Mer­kel, con­ver­ti­da, gra­cias a las cri­sis que se le han amon­to­na­do, en la au­tén­ti­ca je­fa de Eu­ro­pa y, gra­cias a la elec­ción de Trump, en la ver­da­de­ra lí­der del mun­do li­bre.

En la Alemania de hoy to­do son coa­li­cio­nes y ma­ti­ces, con­tra­pe­sos y equi­li­brios de po­der, co­mo co­rres­pon­de a una bue­na de­mo­cra­cia. La CDU fun­cio­na en coa­li­ción con una for­ma­ción her­ma­na, pe­ro re­gio­nal, to­tal­men­te

Con An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer co­mo su­ce­so­ra, An­ge­la Mer­kel ase­gu­ra la es­ta­bi­li­dad y re­con­for­ta a Ma­cron y al eu­ro­peís­mo

in­de­pen­dien­te y más con­ser­va­do­ra, co­mo es la CSU de Ba­vie­ra. El Gobierno, que Mer­kel pre­si­de des­de 2005, tam­bién es aho­ra de coa­li­ción con los so­cial­de­mó­cra­tas. Y la de­mos­tra­ción de la ca­pa­ci­dad de la CDU pa­ra man­te­ner­se co­mo an­cla ale­ma­na y eu­ro­pea es la elec­ción que aca­ba de ha­cer, por ape­nas 35 vo­tos, de la nue­va pre­si­den­ta del par­ti­do, An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer (AKK), la can­di­da­ta de Mer­kel, en vez de cual­quie­ra de los otros dos can­di­da­tos, dos hom­bres, am­bos más in­cli­na­dos a la de­re­cha, jus­to en el mo­men­to en que su­fre el ase­dio y el dre­na­je elec­to­ral des­de la ex­tre­ma de­re­cha xe­nó­fo­ba y des­de los cen­tris­tas y mo­de­ra­dos Ver­des.

Con AKK, can­di­da­ta de la es­ta­bi­li­dad, hay Mer­kel pa­ra ra­to to­da­vía. No es se­gu­ro que lle­gue has­ta 2021, co­mo se pro­po­ne, pe­ro al me­nos no ha­brá aco­so y de­rri­bo, co­mo se pre­veía en ca­so con­tra­rio. Lo agra­de­ce­rán el de­bi­li­ta­do Ma­cron, el so­cio fran­cés pa­ra im­pul­sar la cons­truc­ción eu­ro­pea, y to­dos los eu­ro­peís­tas.

A pe­sar de las po­lí­ti­cas de ri­gor, Mer­kel es lo me­jor que nos ha pa­sa­do a los eu­ro­peos en los úl­ti­mos años. Co­mo los mi­li­tan­tes de la CDU en la con­ven­ción de Ham­bur­go, hay que le­van­tar car­te­les don­de di­ga Dan­ke che­fin, ¡Gra­cias, je­fa!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.