Una vi­da fal­sa pa­ra ocul­tar una ma­tan­za his­tó­ri­ca

Gar­cía Ju­liá, uno de los au­to­res de los ase­si­na­tos de los abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas de Ato­cha, se es­con­dió en un ba­rrio de pa­so de Sãu Pau­lo, pla­ga­do de hos­ta­les y ca­me­llos

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - TOM C. AVENDAÑO,

En las ca­lles al es­te de Ba­rra Fun­da, un des­am­pa­ra­do ba­rrio del cen­tro de São Pau­lo, ca­si na­da pros­pe­ra por mu­cho tiem­po. En cuan­to las co­sas le van un po­co bien a un ve­cino o a un ne­go­cio, se mar­cha a otro la­do. A un si­tio que no es­té for­ma­do por ta­lle­res de re­pa­ra­ción, ca­me­llos, dro­ga­dic­tos y res­tau­ran­tes de frei­do­ra. Si, por el con­tra­rio, les va mal, aca­ban con los yon­kis de úl­ti­ma cla­se en Cra­co­lan­dia, a unos ki­ló­me­tros al es­te. El res­to de ve­ci­nos per­ma­ne­ce, la ma­yo­ría de pa­so, lo que ex­pli­ca por qué en es­tas ca­lles hay tan­tos hos­ta­les y pen­sio­nes y has­ta las vi­vien­das se al­qui­lan por días. Uno de esos ve­ci­nos, Ge­na­ro An­to­nio Ma­te­rán, le ha­bía en­con­tra­do una uti­li­dad cla­ve a la na­tu­ra­le­za de es­te ba­rrio: aquí po­dría vi­vir en paz una vi­da de men­ti­ra. Te­nía un nom­bre fal­so, una na­cio­na­li­dad —ve­ne­zo­la­na— que no era la su­ya, una no­via —Ray— que no co­no­cía su ver­da­de­ra iden­ti­dad y un tra­ba­jo con­du­cien­do pa­ra Uber un co­che a nom­bre de ella. To­do es­to es más de lo que los ve­ci­nos le iban a pre­gun­tar.

En reali­dad, Ge­na­ro es es­pa­ñol, se lla­ma Car­los Gar­cía Ju­liá y du­ran­te 41 años ha arras­tra­do a sus es­pal­das uno de los mo­men­tos más ne­gros de la Tran­si­ción es­pa­ño­la. Fue uno de los pis­to­le­ros ul­tra­de­re­chis­tas que, a las 22.30 del 24 de enero de 1977, se plan­tó en un des­pa­cho la­bo­ra­lis­ta del nú­me­ro 55 de la ma­dri­le­ña ca­lle Ato­cha y ase­si­nó a cin­co per­so­nas. En aquel mo­men­to fue di­fí­cil va­lo­rar qué con­se­cuen­cias ten­dría ese aten­ta­do pa­ra un país que aca­ba­ba de en­te­rrar a Fran­co ha­cía po­co más de un año. Po­dría ha­ber si­do la vuel­ta de la vio­len­cia, la des­es­ta­bi­li­za­ción de­fi­ni­ti­va de un pro­ce­so que en aque­lla épo­ca iba ha­cia lo des­co­no­ci­do. Gar­cía Ju­liá vi­vió aque­llas ten­sas re­per­cu­sio­nes in­me­dia­tas has­ta que lo­gró dar­se a la fu­ga.

Y fu­ga­do vi­vió prác­ti­ca­men­te has­ta es­ta se­ma­na, ya con 63 años. El miér­co­les por la ma­ña­na es­ta­ba ce­rran­do la puer­ta me­tá­li­ca de su ca­sa cuan­do se le acer­ca­ron tres hom­bres. Ni le ha­bía da­do tiem­po a ale­jar­se del por­tal re­cién pin­ta­do de ro­jo. “Eran tres po­li­cías de la fe­de­ral, de pai­sano; él ca­si no les con­tes­tó y no pu­so re­sis­ten­cia. Lo subie­ron a un co­che que ha­bía apar­ca­do fren­te a la puer­ta de su ca­sa, y en cuan­to arran­có, le si­guie­ron otros dos co­ches que ha­bía en los ex­tre­mos de la ca­lle”, re­cuer­da Ger­mano, el cor­pu­len­to hom­bre ca­no­so que tie­ne la tien­da de re­pa­ra­cio­nes fren­te al por­tal de Gar­cía Ju­liá.

En ese mo­men­to se aca­bó to­do. Los años ba­jo iden­ti­da­des fal­sas. Guar­dar­le el se­cre­to de su ver­da­de­ra iden­ti­dad a su no­via. “Lo he des­cu­bier­to to­do por el in­for­ma­ti­vo y por In­ter­net. To­do ha cam­bia­do de un día pa­ra otro. Se ha vuel­to una per­so­na to­tal­men­te ex­tra­ña”, le con­ta­ba Ray a la agen­cia EFE. “No te­nía ni idea de qué es­ta­ba pa­san­do”. Pa­ra ella, Ge­na­ro era un hom­bre re­traí­do, pe­ro tam­bién un aman­te de los ani­ma­les y de los ni­ños.

Fue el fin tam­bién de su gran pe­ri­plo de más de dos dé­ca­das y por va­rios paí­ses. Car­los Gar­cía Ju­liá fue de­te­ni­do tras un mes a la fu­ga, en 1977, y con­de­na­do en 1980 a 193 años de pri­sión. En 1991, to­do em­pe­zó a cam­biar. Con­si­guió la li­ber­tad con­di­cio­nal. En 1994 con­ven­ció a un juez pa­ra que le die­se un per­mi­so pa­ra ir a Amé­ri­ca La­ti­na, si­guien­do una opor­tu­ni­dad la­bo­ral. Una vez allí, en di­ciem­bre, se sal­tó un re­que­ri­mien­to for­mal y se le de­cla­ró des­apa­re­ci­do. Vol­vió a re­apa­re­cer cuan­do se le de­tu­vo, en Bo­li­via, por un de­li­to re­la­cio­na­do con el nar­co­trá­fi­co. Lo­gró dar­se a la fu­ga an­tes de que Es­pa­ña tra­mi­ta­se la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción.

No se su­po de él des­de en­ton­ces. Via­jó con iden­ti­da­des fal­sas a Chi­le, Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la: a ve­ces in­clu­so en avión. En 2001 en­tró a pie en Bra­sil por la fron­te­ra del nor­des­te, en Pa­ca­raí­ma, una ciu­dad del Es­ta­do de Ro­raí­ma. En 2009 se re­gis­tró co­mo ex­tran­je­ro con el nom­bre con el que se que­da­ría: Ge­na­ro. De­be­ría ha­ber­lo re­no­va­do en 2011; al no ha­cer­lo des­per­tó las sos­pe­chas de las au­to­ri­da­des. Años des­pués, la Po­li­cía Na­cio­nal, la In­ter­pol y la Po­li­cía Fe­de­ral bra­si­le­ña es­ta­ban coope­ran­do en la in­ves­ti­ga­ción. El miér­co­les, ocu­rrió lo inevi­ta­ble en el por­tal ro­jo de Ba­rra Fun­da. Na­da pros­pe­ra por mu­cho tiem­po allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.