Era re­traí­do, ca­lla­do y evi­ta­ba re­la­cio­nar­se

El País (Andalucía) - - ESPAÑA -

Car­los Gar­cía Ju­liá cum­plió por po­co con el tó­pi­co del ase­sino a quien sus ve­ci­nos re­cuer­dan co­mo al­guien que “siem­pre sa­lu­da­ba”. Sa­lu­da­ba pe­ro ge­ne­ral­men­te nun­ca iba a más en sus afec­tos. Es más, sus alle­ga­dos en el ba­rrio le re­cuer­dan co­mo un ti­po más bien ca­lla­do, re­traí­do y que se re­la­cio­na­ba con po­ca gen­te.

El Sal­chi­cha, ge­ren­te del bar de la es­qui­na al que Ju­liá so­lía acu­dir a to­mar cer­ve­za (mar­ca Brah­ma: bra­si­le­ña y ba­ra­ta), y al que al­gu­nos Gar­cía Ju­liá, en los años 70.

sá­ba­dos por la tar­de vi­si­ta­ba pa­ra ho­me­na­jear a su no­via con un pla­to com­bi­na­do, in­clu­so le de­fien­de en su apa­ren­te nor­ma­li­dad. “So­lo te­nía el acen­to, por lo que pen­sa­ba que era ar­gen­tino”. Un ase­sino, pro­ta­go­nis­ta de una ma­tan­za que hi­zo his­to­ria en Es­pa­ña, lle­va­ba a cien­tos y cien­tos de clien­tes por la zo­na. “Co­gía el co­che por la ma­ña­na y lo traía de vuel­ta por la no­che: por eso no aca­bó de ha­cer mu­cha hue­lla en el ba­rrio”, ex­pli­ca Rai­mun­do, pro­pie­ta­rio de una tien­da de ai­res acon­di­cio­na­dos cer­ca­na al por­tal don­de vi­vía Gar­cía Ju­liá. Y apor­ta un po­co de con­tex­to: “El otro día, aquí, prác­ti­ca­men­te pe­ga­do a mi por­tal, un ne­gro de dos me­tros ca­yó muer­to. Lle­va­ba va­rias bol­sas de dro­ga en el es­tó­ma­go, era una mu­la, una re­ven­tó y no pu­do aguan­tar.En es­te ba­rrio, nun­ca mi­ras al se­ñor ma­yor que to­ma cer­ve­za”.

Car­los Gar­cía Ju­liá. Los dos ac­tua­ron con gran san­gre fría y so­bre­pa­sa­ron las ins­truc­cio­nes re­ci­bi­das de es­car­men­tar a Na­va­rro. ¿Pe­ro quién po­día de­jar pa­sar sin ha­cer na­da al Es­ta­do Ma­yor de la ame­na­za co­mu­nis­ta que ora­do­res en­cen­di­dos co­mo Blas Pi­ñar y otros de­nun­cia­ban cons­tan­te­men­te?

Gar­cía Ju­liá des­cu­brió esa no­che que ma­tar no es tan di­fí­cil, si se tie­nen los in­cen­ti­vos, las ar­mas y los re­cur­sos ne­ce­sa­rios. Y él te­nía to­das esas co­sas. So­bre to­do, te­nía el su­fi­cien­te de­seo de dis­pa­rar con­tra co­mu­nis­tas de car­ne y hue­so. Que se se­pa, no ha re­pe­ti­do.

Des­pués de su con­de­na, su es­tan­cia en pri­sión y su fu­ga, su vi­da se con­vir­tió en la de un de­lin­cuen­te de po­ca mon­ta. Al­gu­nas dro­gas, al­gu­na fu­ga más, fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos, y un em­pleo de con­duc­tor asa­la­ria­do en São Pau­lo, co­mo el de los hom­bres a los que que­ría re­pri­mir en Es­pa­ña.

Era so­lo un fascista cual­quie­ra.

/ FER­NAN­DO BIZERRA (EFE)

El pa­si­llo que lle­va has­ta la ca­sa en la que vi­vía Car­los Gar­cía Ju­liá, en Sãu Pau­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.