Fo­co de con­ta­gio de la pes­te por­ci­na afri­ca­na

El País (Andalucía) - - SOCIEDAD -

“Si la pes­te por­ci­na afri­ca­na (PPA) lle­ga­ra a Es­pa­ña, se­ría dra­má­ti­co por­que so­mos una po­ten­cia mun­dial”, acla­ra Jau­me Ber­nis, res­pon­sa­ble del sec­tor por­cino de la Coor­di­na­do­ra de Or­ga­ni­za­cio­nes de de los ac­ci­den­tes de trá­fi­co cau­sa­dos por ani­ma­les Com. Va­len­cia­na

Mur­cia Ba­lea­res 0 Agri­cul­to­res y Ga­na­de­ros (COAG). La en­fer­me­dad se ha pro­pa­ga­do a sie­te paí­ses de la UE. “El úl­ti­mo fo­co se pro­du­jo en Bél­gi­ca y los da­tos apun­tan a que se de­be en un 90% a los ja­ba­líes”. Ad­vier­te a los ca­za­do­res de que en ca­so de lo­ca­li­zar un ejem­plar muer­to avi­sen al Se­pro­na, por si es­tu­vie­ra in­fec­ta­do. La Co­mi­sión Eu­ro­pea ve­tó el mo­vi­mien­to de ja­ba­líes vi­vos en­tre paí­ses pa­ra pre­ve­nir la ex­ten­sión de la pes­te. ca­za­do­res en fun­ción de sus in­tere­ses”, ad­vier­te.

En su opinión, el es­fuer­zo cinegético cau­sa el efec­to con­tra­rio al bus­ca­do y re­dun­da en la pro­li­fe­ra­ción de ja­ba­líes, por­que se aca­ba prin­ci­pal­men­te con adul­tos y ma­chos, mien­tras que la po­bla­ción fér­til de hem­bras y la ju­ve­nil se man­tie­ne. “Ade­más, se si­guen sol­tan­do ja­ba­líes de gran­ja pa­ra que los ca­za­do­res ten­gan más pie­zas. No sé si eso es lu­char con­tra la su­pues­ta so­bre­po­bla­ción”, aña­de. Her­nán­dez cul­pa del con­flic­to que se es­tá pro­du­cien­do a la in­va­sión del há­bi­tat del ja­ba­lí, tan­to por la ex­pan­sión de los cul­ti­vos co­mo de los de­sa­rro­llos ur­ba­nís­ti­cos. “Se obli­ga al ja­ba­lí a in­va­dir zo­nas hu­ma­ni­za­das”, sos­tie­ne.

Una si­tua­ción que se re­pro­du­ce des­de ha­ce años en la zo­na no­roes­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Va­rios pue­blos (Las Ro­zas, To­rre­lo­do­nes o Ma­ja­dahon­da) se han uni­do pa­ra re­cla­mar al Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co que les ayu­de. Un por­ta­voz de la Con­se­je­ría de Me­dio Am­bien­te y Or­de­na­ción del Te­rri­to­rio ex­pli­ca que “en te­rreno ur­bano la com­pe­ten­cia re­cae en los Ayun­ta­mien­tos”. Aun­que pa­ra ca­zar­los o cap­tu­rar­los de­ben pe­dir per­mi­so a la con­se­je­ría. Has­ta oc­tu­bre, el Eje­cu­ti­vo ma­dri­le­ño ha con­ce­di­do 286 per­mi­sos. Ja­vier Ga­ve­la, ve­te­ri­na­rio del Ayun­ta­mien­to de Las Ro­zas, pue­blo pio­ne­ro en co­men­zar a apli­car me­di­das en 2004, pi­de un plan glo­bal “por­que no es un te­ma lo­cal”.

En Ca­ta­lu­ña, el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra ha com­pro­ba­do la exis­ten­cia de una po­bla­ción na­ci­da en con­di­cio­nes ur­ba­nas o pe­riur­ba­nas, y que no se asus­ta de la pre­sen­cia de per­so­nas o co­ches. Es­tos se ali­men­tan de re­si­duos que en­cuen­tran en la ba­su­ra o que se les ofre­ce y des­can­san en rin­co­nes ajar­di­na­dos o so­la­res aban­do­na­dos. Los ejem­pla­res cap­tu­ra­dos en zo­nas pe­riur­ba­nas, aun­que jó­ve­nes, tie­nen un pe­so que les per­mi­te com­por­tar­se co­mo adul­tos, y por tan­to criar an­tes de tiem­po. En cam­bio, los ca­za­dos en el bos­que sue­len ser ejem­pla­res con un pe­so in­fe­rior.

Mien­tras se en­cuen­tra la solución, los mu­ni­ci­pios ad­vier­ten de que no se de­jen ba­su­ras a su al­can­ce o se cie­rren las puer­tas de las va­llas ci­ne­gé­ti­cas, que les im­pi­den lle­gar a lu­ga­res ha­bi­ta­dos.

704 427 60

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.