“Aque­lla fu­rio­sa les­bia­na”

La es­cri­to­ra his­pa­na Mercedes de Acos­ta fue una de las mu­je­res más in­dó­mi­tas de la so­cie­dad neo­yor­qui­na del si­glo XX. Un li­bro re­cu­pe­ra su voz poé­ti­ca

El País (Andalucía) - - CULTURA -

abue­lo pa­terno fue un es­pa­ñol que se es­ta­ble­ció en la pro­vin­cia de Ma­tan­zas y su fa­mi­lia ma­ter­na es­ta­ba en­tron­ca­da con la no­ble­za es­pa­ño­la. “A mi tie­rra / Tie­rra de Es­pa­ña. Tie­rra tris­te y trá­gi­ca. / Lu­gar de co­ra­zo­nes cá­li­dos, ca­be­llos y ojos os­cu­ros”, es­cri­bió.

Mercedes era la hi­ja me­nor de ocho her­ma­nos. Su ma­dre, Mi­cae­la Her­nán­dez de Al­ba y de Al­ba, que­ría un va­rón y no so­lo tra­tó a la pe­que­ña co­mo a un chi­co, sino que la lla­mó du­ran­te sus pri­me­ros años Mercedes Ra­fael, por lo que has­ta los 7 años se cre­yó ni­ño. La fas­ci­na­ción por su ex­cén­tri­ca y aris­to­crá­ti­ca ma­dre mar­có to­da su vi­da. Co­mo re­cuer­da el pró­lo­go del li­bro, su pre­ma­tu­ro “ale­ja­mien­to de las con­ven­cio­nes fe­me­ni­nas” le hi­zo pro­cla­mar des­de muy jo­ven la am­bi­güe­dad de su iden­ti­dad se­xual: “¿Quién de no­so­tros per­te­ne­ce a un so­lo se­xo? Yo, a ve­ces, me sien­to an­dró­gi­na”, afir­ma­ba.

“Se atre­vió a vi­vir su vi­da po­nien­do en sol­fa in­nu­me­ra­bles con­ven­cio­nes so­cia­les”, cuen­ta Barquet. La­ti­na y fe­mi­nis­ta —“en 1919 era ya una in­quie­ta ac­ti­vis­ta en los mo­vi­mien­tos por los de­re­chos de la mu­jer y, en­tre ellos, el de­re­cho al vo­to”, se lee en el li­bro— pe­se a la se­gu­ri­dad que ex­hi­bía en pú­bli­co, fue una mu­jer aco­sa­da por la desa­zón. A pe­sar de ser abier­ta­men­te les­bia­na, en­tre 1920 y 1935 es­tu­vo ca­sa­da con el pin­tor Abram Poo­le, tam­bién ho­mo­se­xual. El te­mor a ser “in­sa­cia­ble” sur­ge en al­gu­nos de sus poe­mas más exis­ten­cia­les. “Creo que to­do es­ta­do de in­sa­cia­bi­li­dad por cual­quier mo­ti­vo —y ella con­fie­sa te­ner­lo— pue­de ser, en sí mis­mo, una for­ma de au­to­tor­tu­ra”, sos­tie­ne Barquet, que acha­ca a su re­la­ción con Gar­bo los al­ti­ba­jos emo­cio­na­les de la poe­ti­sa. “Mercedes pier­de el con­trol de su vi­da y se ha­ce ex­tre­ma­da­men­te de­pen­dien­te de una Gar­bo ca­pri­cho­sa y con, al pa­re­cer, otra agen­da de vi­da en la que Mercedes no era la prio­ri­dad. En mi opinión, su re­la­ción con la Gar­bo pu­so al des­cu­bier­to otra for­ma de fla­ge­la­ción en ella que tal vez ya exis­tía an­tes, sin que le fue­ra en­ton­ces tan per­ju­di­cial, y que po­dría­mos ca­li­fi­car de ob­se­sión por fi­gu­rar, lo cual es tam­bién un te­ma con­tem­po­rá­neo a ser ana­li­za­do”.

Cuan­do la es­cri­to­ra fa­lle­ció, Ce­cil Bea­ton, otro per­so­na­je fas­ci­nan­te pe­ro aco­sa­do por sus com­ple­jos de cla­se y vi­pe­rino sin re­me­dio, es­cri­bió: “No sien­to pe­na por la muer­te de Mercedes de Acos­ta. Mi úni­ca pe­na es que ha­ya vi­vi­do in­sa­tis­fe­cha. En su ju­ven­tud ha­cía ga­la de gus­to y ori­gi­na­li­dad. Era una de las más re­bel­des y des­ca­ra­das les­bia­nas que co­no­cí. Es un ali­vio que su lar­go hun­di­mien­to en la in­fe­li­ci­dad ha­ya lle­ga­do al fin”.

Por­ta­das de dos de los li­bros esen­cia­les de la poe­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.