Ver­di y los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’

El País (Andalucía) - - CULTURA - PA­BLO L. RO­DRÍ­GUEZ

SI­MON BOCCANEGRA

Mú­si­ca de Giu­sep­pe Ver­di. Re­par­to: Lu­do­vic Té­zier, Mi­ka Ka­res, Ma­ria Agres­ta. Or­ques­ta y Co­ro de la Ópe­ra Na­cio­nal de Pa­rís. Di­rec­ción mu­si­cal: Fa­bio Lui­si. Di­rec­ción de es­ce­na: Ca­lix­to Bieito. Ópe­ra de la Bas­ti­lla, has­ta el 13 de di­ciem­bre

“Irrum­pe la mul­ti­tud”, mar­ca la di­das­ca­lia. Un co­ro en­fer­vo­re­ci­do ro­dea a un man­da­ta­rio du­ran­te una reu­nión con sus con­se­je­ros. Y cla­ma: “¡Ven­gan­za! ¡Que co­rra la san­gre del ase­sino!”. Su­ce­dió an­te­ayer en Pa­rís. Pe­ro esa mul­ti­tud no ves­tía cha­le­cos ama­ri­llos, sino ro­pa de ca­lle. Y el man­da­ta­rio no era Em­ma­nuel Ma­cron, sino la ver­sión ac­tua­li­za­da de un dux ge­no­vés en apu­ros políticos. A ve­ces, la ópe­ra y la reali­dad van de la mano. Ese fue el mo­men­to más im­pre­sio­nan­te de la fun­ción Si­mon Boccanegra, de Ver­di, el vier­nes en la Ópe­ra de la Bas­ti­lla. Un fi­nal de ac­to con la mis­ma ten­sión dra­má­ti­ca que se res­pi­ra­ba por las ca­lles de la ca­pi­tal fran­ce­sa, ate­mo­ri­za­da an­te los vio­len­tos al­ter­ca­dos anun­cia­dos por los lla­ma­dos cha­le­cos ama­ri­llos.

Qui­zá no ha­ya una ópe­ra de Ver­di más apro­pia­da que Si­mon Boccanegra pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la ac­tual desafec­ción po­lí­ti­ca. La obra re­na­ció, en 1881, tras una com­ple­ta re­vi­sión del li­bre­to y con un ter­cio de mú­si­ca nue­va, don­de con­vi­ven plan­tea­mien­tos mu­si­ca­les tem­pra­nos y tar­díos con una com­ple­ja tra­ma. Ver­di fa­vo­re­ció el co­lo­ri­do ins­tru­men­tal y la con­ci­sión vo­cal, pe­ro aña­dió un po­so de de­sen­can­to po­lí­ti­co, tras la uni­fi­ca­ción ita­lia­na. Lo es­cu­cha­mos al fi­nal del pri­mer ac­to, don­de el pro­ta­go­nis­ta in­vo­ca la paz ci­tan­do a Pe­trar­ca.

El ba­rí­tono Lu­do­vic Té­zier fue el triun­fa­dor de la no­che, con un re­tra­to fas­ci­nan­te de Si­mon Boccanegra. Des­de el jo­ven cor­sa­rio has­ta el ma­du­ro es­ta­dis­ta, el fran­cés lu­ció esa ideal com­bi­na­ción de au­to­ri­dad y ex­pre­si­vi­dad vo­cal que con­vir­tió “Ple­be! Pa­tri­zi!... Po­po­lo”, en el vér­ti­ce de su ac­tua­ción. Era su pri­me­ra en­car­na­ción es­cé­ni­ca del per­so­na­je, pe­ro ya es uno de sus prin­ci­pa­les in­tér­pre­tes.

Ca­lix­to Bieito con­vier­te Si­mon Boccanegra en un in­ten­so y con­vin­cen­te psi­co­dra­ma. La es­ce­no­gra­fía dis­po­ne la gi­gan­tes­ca es­truc­tu­ra de un bar­co, que re­pre­sen­ta la ca­be­za del pro­ta­go­nis­ta. Y asis­ti­mos a su de­gra­da­ción por el ejer­ci­cio del po­der con in­nu­me­ra­bles mo­vi­mien­tos gi­ra­to­rios sa­zo­na­dos por ví­deos que pro­yec­tan su sub­cons­cien­te. Hay fi­gu­ran­tes in­ne­ce­sa­rios, una té­tri­ca ilu­mi­na­ción, pe­ro tam­bién una só­li­da di­rec­ción de ac­to­res, que ahon­da en el le­ga­do de Boccanegra co­mo pa­ci­fi­ca­dor.

La di­rec­ción mu­si­cal de Fa­bio Lui­si con­ju­gó con re­fi­na­mien­to las su­ti­le­zas or­ques­ta­les y dra­ma­túr­gi­cas de es­ta com­ple­ja par­ti­tu­ra de Ver­di. Con ex­qui­si­tas alea­cio­nes de cuer­da, ma­de­ra y me­tal, y sin ex­ce­sos bom­bás­ti­cos, de­fi­nió ca­da plano so­no­ro de la ópe­ra con una pre­ci­sión dra­má­ti­ca. Sen­sa­cio­nal fue el ren­di­mien­to de la Or­ques­ta de la Ópe­ra Na­cio­nal de Pa­rís, pe­ro tam­bién el del Co­ro, que so­nó ín­ti­mo a la par que dra­má­ti­co.

El res­to del re­par­to vo­cal fue im­por­tan­te. Ma­ria Agres­ta fue una me­lan­có­li­ca Ame­lia. El Fies­co de Mi­ka Ka­res lu­ció más po­de­río vo­cal que dra­má­ti­co. Fran­ces­co De­mu­ro, co­mo Ga­brie­le, im­pu­so su bello tono, al­go ten­so en los agu­dos. Ni­co­la Alai­mo fue un con­vin­cen­te Pao­lo, que mu­rió de­go­lla­do por el Pie­tro de Mik­hail Ti­mos­hen­ko. Ese fue uno de los po­cos de­ta­lles de vio­len­cia in­ne­ce­sa­ria en una pro­duc­ción ca­si re­don­da, que po­drá ver­se ma­ña­na, lu­nes, siem­pre que lo per­mi­tan los cha­le­cos ama­ri­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.