Por for­tu­na, los ju­ga­do­res no hi­cie­ron bur­la a los hin­chas y es­tos no ti­ra­ron pie­dras al avión. En el ai­re so­mos ejem­pla­res

El equi­po de los Ba­rros Sche­lot­to cuen­ta con un ban­qui­llo de lu­jo

El País (Andalucía) - - DEPORTES -

in­cer­ti­dum­bre en los cen­tra­les has­ta que se afian­za­ron Iz­quier­doz y Ma­ga­llán, más fir­mes en el jue­go aé­reo que vir­tuo­sos pa­ra sa­car el ba­lón, en la Bom­bo­ne­ra se les vio so­fo­ca­dos an­te la pre­sen­cia su­do­ro­sa de Wanchope.

Es di­fí­cil que Bo­ca pos­ter­gue su 4-3-3. El tri­vo­te que for­man Ñán­dez, Ba­rrios y Pa­blo Pé­rez es prác­ti­ca­men­te in­to­ca­ble. Eso sí, más múscu­lo que fút­bol, na­da que chi­rríe en la Bom­bo­ne­ra. So­lo el ca­pi­tán Pa­blo Pé­rez se ani­ma a rom­per lí­neas. Pe­ro en el úl­ti­mo clá­si­co se mos­tró muy im­pre­ci­so en el úl­ti­mo pa­se.

La fuer­za de Bo­ca, sin em­bar­go, es­tá en el ata­que. Ba­rros Sche­lot­to re­cu­pe­ra pa­ra la fi­nal del Ma­drid a su chi­co fran­qui­cia, Pa­vón (se le­sio­nó en la ida), mien­tras que no mue­ve del ata­que al ver­ti­gi­no­so co­lom­biano Vi­lla y a Wanchope Ábi­la, un tan­que

El club xe­nei­ze re­cu­pe­ra a Pa­vón, que se le­sio­nó en el duelo de ida

pa­ra fi­jar a los cen­tra­les. “Si no­so­tros ata­ca­mos, sa­be­mos que ha­ce­mos un gol”, sub­ra­yó Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to.

El téc­ni­co de Bo­ca se re­afir­ma en el po­der de sus ata­can­tes. En ca­so de du­das, man­da bus­car­los con cen­tros o con ba­lo­nes fron­ta­les, sal­tán­do­se to­das las lí­neas que ha­ga fal­ta. Es su re­ce­ta pa­ra con­tra­rres­tar la pau­sa que im­po­ne Ri­ver en la me­du­lar.

La car­ne y los ju­ga­do­res (a es­tas al­tu­ras, tér­mi­nos re­dun­dan­tes) son pro­duc­tos ar­gen­ti­nos de ex­por­ta­ción. Es­ta se­ma­na, dos ga­na­de­rías en­te­ras via­ja­ron 10.000 ki­ló­me­tros pa­ra ju­gar el par­ti­do de más al­to ni­vel sim­bó­li­co de Ar­gen­ti­na y de máxima re­per­cu­sión en Su­da­mé­ri­ca. Por for­tu­na, nin­gún ju­ga­dor le hi­zo bur­la a los hin­chas y los hin­chas no les ti­ra­ron pie­dras al avión. En el ai­re so­mos ejem­pla­res. Los ju­ga­do­res, des­con­cer­ta­dos, re­sig­na­dos y se­gu­ra­men­te obli­ga­dos, no di­je­ron una so­la pa­la­bra an­te el ro­bo a su pro­pia gen­te del es­pec­tácu­lo más so­ña­do, del jue­go más ama­do en el país más fut­bo­li­za­do. Me­jor así. Por­que si al­go le vie­ne so­bran­do a es­ta gran Fi­nal, son pa­la­bras. Em­pe­zan­do por las mías, que ha­ce ape­nas dos se­ma­nas le re­pro­cha­ban a los es­pa­ño­les la su­pe­rio­ri­dad mo­ral con que mi­ra­ban el gran Clá­si­co ar­gen­tino. Hoy, el Ber­na­béu lo re­co­ge del sue­lo pa­ra de­mos­trar que la su­pe­rio­ri­dad no es so­lo mo­ral. So­lo se me ocu­rre dar las gra­cias.

“Pi - pi - pi”: al­go pa­sa en el Ber­na­béu. El Ber­na­béu, que vio tan­tas co­sas, se en­con­tra­rá con un pai­sa­je nue­vo. El blan­co que le re­sul­ta tan fa­mi­liar sal­pi­ca­do de ro­jo, los co­lo­res de Sue­cia ha­blan­do lun­far­do, un fol­clo­re con un mo­vi­mien­to inusual que des­con­cer­ta­rá a las pie­dras, unos can­tos in­ge­nio­sos lan­za­dos co­mo ra­yos con­tra el enemi­go. ¿Se­rá así? Por­que, ca­da vez que es­ta­mos an­te un cam­bio, es en la mis­ma di­rec­ción. La ópe­ra de los po­bres que siem­pre fue el fút­bol es arre­ba­ta­da por ri­cos que trans­for­man los ri­tua­les. El es­ta­dio es­ta­rá hoy in­va­di­do por cu­rio­sos, tu­ris­tas del fút­bol que que­rrán saber có­mo es un Ri­ver-Bo­ca y que ni si­quie­ra sa­brán a quién ani­mar. Unos y otros, por su ma­si­va pre­sen­cia, con­ver­ti­rán el par­ti­do en al­go ex­tra­va­gan­te que no sé ima­gi­nar.

In­ven­ta­rio de la dig­ni­dad. Pe­ro ilu­mi­na el par­ti­do con tus me­jo­res lu­ces, Ber­na­béu, que el fút­bol ar­gen­tino es, tam­bién, la fu­ria com­pe­ti­ti­va de tu que­ri­do Di Sté­fano; la pa­sión ar­tís­ti­ca de Ma­ra­do­na; la ge­nial ca­pa­ci­dad de sín­te­sis del des­pia­da­do Mes­si. Más allá aún, el país de los ju­go­sos re­la­tos de Os­val­do So­riano; del hu­mor que ras­pa las en­tra­ñas del fút­bol del Ne­gro Fon­ta­na­rro­sa; del ma­tri­mo­nio por amor en­tre rock, tan­go y fút­bol que re­pre­sen­ta mi ad­mi­ra­do An­drés Ca­la­ma­ro... Que­da al­go au­tén­ti­co en el fút­bol ar­gen­tino que cre­ce co­mo una en­re­da­de­ra en las con­ver­sa­cio­nes de bar, en los par­ti­di­tos de cual­quier po­tre­ro, en el men­sa­je que los ve­te­ra­nos de­ja­mos a los jó­ve­nes. Cul­tu­ra po­pu­lar de­ni­gra­da por una de­ca­den­cia co­rro­si­va que po­ne en pe­li­gro la ale­gría de sen­tir­nos al­guien en el jue­go glo­bal por ex­ce­len­cia: el fút­bol. Cual­quier día y lu­gar es bueno pa­ra ir re­cu­pe­ran­do ese le­ga­do cul­tu­ral. Hoy, en el San­tia­go Ber­na­béu, sin ir más le­jos, pa­ra que es­ta far­sa ter­mi­ne guar­dan­do las apa­rien­cias.

Des­de la iz­quier­da, Ar­ma­ni, An­dra­da, Pon­zio, Pa­blo Pé­rez, Prat­to y Ábi­la. Aba­jo, Jor­ge Val­dano, con Ar­gen­ti­na.

/ EFE / REU­TERS / GETTY / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.