“Es di­fí­cil ver a una se­lec­ción co­mo Es­pa­ña”

El País (Andalucía) - - DEPORTES - LO­REN­ZO CALONGE, Ma­drid

So­lo dos ju­ga­do­res en la historia del balonmano es­pa­ñol, Da­vid Ba­rru­fet y Jo­ta Hom­bra­dos, tienen más in­ter­na­cio­na­li­da­des (246) que Raúl En­tre­rríos (Gijón, 1981), pe­ro nin­guno de los 17 in­te­gran­tes de la se­lec­ción que arran­ca es­te vier­nes el Cam­peo­na­to del Mun­do an­te Bah­réin (20.30, Teledeporte) le su­pera en pal­ma­rés. Un oro y un bron­ce mun­dial; oro, pla­ta y bron­ce eu­ro­peos; y un bron­ce olím­pi­co. Al ca­pi­tán no le gus­ta le­van­tar la voz, pe­ro eso no le im­pi­de te­ner las co­sas cla­ras. Tam­bién su fu­tu­ro.

Pre­gun­ta. Han ga­na­do dos ve­ces el Mun­dial y son vi­gen­tes cam­peo­nes de Eu­ro­pa. ¿Me­re­cen más re­co­no­ci­mien­to?

Res­pues­ta. Lu­cha­mos por te­ner más aten­ción me­diá­ti­ca por­que en Es­pa­ña es­tá to­do cen­tra­do en el úni­co de­por­te, que ya sa­be­mos cuál es. No­so­tros so­lo po­de­mos ha­cer una co­sa: com­pe­tir bien. No creo que ha­ya que­jas de nues­tro com­pro­mi­so. Cuan­do te­ne­mos éxi­tos, ob­te­ne­mos un re­co­no­ci­mien­to, pe­ro se apa­ga en­se­gui­da. La gen­te ol­vi­da que ha­ce me­nos de un año fui­mos cam­peo­nes de Eu­ro­pa. Es tris­te.

P. ¿El balonmano pue­de ha­cer más pa­ra cap­tar la aten­ción?

R. Sí, de­be­mos cons­truir un de­por­te más pro­fe­sio­nal, so­bre to­do, en la com­pe­ti­ción do­més­ti­ca. An­tes nues­tra li­ga era la me­jor del mun­do, pe­ro des­pués vino la cri­sis. Te­ne­mos que vol­car­nos en mo­de­los de even­to que atrai­gan a más pú­bli­co.

P. El cam­peón del Mun­dial se cla­si­fi­ca pa­ra los Jue­gos, de los que se que­da­ron fue­ra en 2016. ¿Les ob­se­sio­na To­kio 2020?

R. Siem­pre ha si­do una ob­se­sión. Tras no ir a Río, la fuer­za por cla­si­fi­car­se es ma­yor.

P. El sor­teo les co­lo­có en es­te Mun­dial en la par­te más com­pli­ca­da del cua­dro.

R. Es uno de los más abier­tos. Ju­ga­mos en dos paí­ses [Ale­ma­nia y Di­na­mar­ca] que son cla­ros as­pi­ran­tes al tí­tu­lo, al­go que lo com­pli­ca. El ca­mino a ni­vel de gru­po, con Croa­cia, Ma­ce­do­nia e Is­lan­dia, y la po­si­ble se­gun­da fa­se es exi­gen­te.

P. So­bre el pa­pel, se en­fren­ta­rán a Fran­cia en la se­gun­da ron­da. ¿Ali­via que no es­té Ka­ra­ba­tic?

R. Es ex­tra­ño ver­la sin él, pe­ro hay que res­pe­tar­la. Es­tá ha­cien­do una tran­si­ción del blo­que que ha con­se­gui­do va­rios cam­peo­na­tos, al­go que no es sen­ci­llo.

P. Us­ted es el úni­co su­per­vi­vien­te del oro mun­dial de 2005. ¿Se pa­re­ce aquel equipo a es­te?

R. Hay mu­chas si­mi­li­tu­des en la for­ma de ver el balonmano. Siem­pre he­mos des­ta­ca­do por un gran juego co­lec­ti­vo, y tan­to en­ton­ces co­mo aho­ra es nues­tro pun­to fuer­te. Hay muy bue­nos ju­ga­do­res, pe­ro el es­ti­lo es di­fí­cil ver­lo en otras se­lec­cio­nes.

P. ¿Es muy diferente un ves­tua­rio de 2005 a uno ac­tual?

R. Las épo­cas han cam­bia­do. Cuan­do no­so­tros em­pe­zá­ba­mos, te­nías esos ve­te­ra­nos que ve­nían de una épo­ca mu­cho más du­ra a ni­vel in­terno, los vie­jos tiem­pos di­ga­mos así (son­ríe). Aho­ra los jó­ve­nes lle­gan con mu­cho des­par­pa­jo, ad­quie­ren rá­pi­da­men­te pe­so en la Li­ga y eso se tras­la­da a la se­lec­ción. Es cier­to tam­bién que se man­tie­ne una for­ma de fun­cio­nar del co­lec­ti­vo.

P. ¿Qué normas se han ido he­re­dan­do?

R. Pa­ra que un equipo rin­da en la pis­ta tie­ne que ha­cer­lo fue­ra. De­be ha­ber res­pe­to en­tre los com­pa­ñe­ros y acep­tar que el gru­po es­tá por en­ci­ma de to­do. So­mos un ves­tua­rio ejem­plar.

P. ¿Se con­si­de­ra un lí­der más de ges­tos que de pa­la­bras?

R. Hay tiem­po pa­ra to­do. Pe­ro creo que el lí­der de­be fun­cio­nar en to­das las fa­ce­tas. Lo prin­ci­pal es ser un ejem­plo pa­ra los de­más. Yo soy una per­so­na muy tran­qui­la, no me gus­ta que se le­van­te la voz. Mi la­bor es ha­cer ver que to­dos te­ne­mos que cum­plir.

P. ¿Ve di­fe­ren­cias en­tre los ju­ga­do­res de la se­lec­ción que es­tán en el ex­tran­je­ro y los que se han que­da­do en Es­pa­ña?

R. Ló­gi­ca­men­te, ellos tienen un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo. Se van a paí­ses que eran im­pen­sa­bles ha­ce unos años por­que la Li­ga era muy po­ten­te. Pe­ro por suer­te no se no­ta de­ma­sia­do por­que mu­chos es­tán en equi­pos con en­tre­na­do­res es­pa­ño­les, lo que fa­vo­re­ce la adap­ta­ción, y por otro la­do lle­va­mos muy me­ti­da la for­ma de ju­gar. Es di­fí­cil ir­se a un club fue­ra y per­der la esen­cia.

P. La ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros se han mar­cha­do, pe­ro us­ted ha he­cho to­da la ca­rre­ra en Es­pa­ña. ¿Ha si­do una de­ci­sión de­por­ti­va o tam­bién per­so­nal?

R. Prin­ci­pal­men­te de­por­ti­va, pe­ro el as­pec­to per­so­nal tam­bién ha pe­sa­do. No he tenido la ne­ce­si­dad de ir­me por­que es­toy en un club co­mo el Bar­ce­lo­na. Si no, es pro­ba­ble que me hu­bie­ra mar­cha­do al ex­tran­je­ro por­que he tenido po­si­bi­li­da­des.

P. ¿Des­car­ta ya ir­se?

R. Es más di­fí­cil por la edad que ten­go. Mi ca­rre­ra va lle­gan­do a su fin y mis pla­nes son otros. P. ¿Cuá­les?

R. Mi con­tra­to con el Bar­ce­lo­na ter­mi­na en 2020 y la idea es con­ti­nuar vin­cu­la­do al club co­mo téc­ni­co.

P. ¿Le gus­ta­ría ser pri­mer en­tre­na­dor?

R. Me sa­qué el tí­tu­lo en 2007. Tác­ti­ca­men­te soy muy dis­ci­pli­na­do y creo que pue­do apor­tar mu­chas co­sas.

P. ¿El VAR me­jo­ra­ría el balonmano?

R. Es fun­da­men­tal en mu­chas ac­cio­nes, te­ne­mos que evo­lu­cio­nar. Nos han to­ca­do vivir si­tua­cio­nes en las que nos he­mos vis­to per­ju­di­ca­dos, y no pue­des ha­cer na­da.

“Cuan­do em­pe­cé, los ve­te­ra­nos ve­nían de una épo­ca más du­ra a ni­vel in­terno”

“El VAR es cla­ve, en el balonmano te­ne­mos que evo­lu­cio­nar”

/ KI­KE PA­RA

Raúl En­tre­rríos, en las ins­ta­la­cio­nes del Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes an­tes de via­jar al Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.