Re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal

El País (Andalucía) - - OPINIÓN -

La po­bla­ción es­pa­ño­la avan­za ha­cia el en­ve­je­ci­mien­to de ma­ne­ra cla­ra y ese mis­mo fe­nó­meno se re­pro­du­ce en es­ta­men­tos de la so­cie­dad. La Uni­ver­si­dad no es aje­na a esa ten­den­cia, co­mo de­mues­tra la ele­va­da con­cen­tra­ción de do­cen­tes al bor­de de la ju­bi­la­ción. Si na­da lo re­me­dia, en ape­nas sie­te años (en­tre 2016 y 2023) ha­brán aban­do­na­do las au­las 16.200 pro­fe­so­res, el 16,7% de la plan­ti­lla de los cam­pus pú­bli­cos. Del mer­ca­do la­bo­ral sal­drán en ese pe­rio­do la mi­tad de los ca­te­drá­ti­cos, ge­ne­ran­do un desafío de enor­mes pro­por­cio­nes pa­ra el sis­te­ma, que per­de­rá un claus­tro ex­pe­ri­men­ta­do sin ha­ber ga­ran­ti­za­do el im­pres­cin­di­ble re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal.

Du­ran­te los peo­res años de la cri­sis, la edu­ca­ción pa­de­ció se­ve­ros re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios. Amor­ti­zar pla­zas fue una ma­ne­ra fá­cil y efec­ti­va de re­du­cir el cos­te de la en­se­ñan­za. Ade­más de un em­peo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y sa­la­ria­les, los ajus­tes provocaron un co­lap­so en las plan­ti­llas al im­po­ner fé­rreas ta­sas de re­po­si­ción de ma­ne­ra que en los peo­res mo­men­tos so­lo se per­mi­tió re­le­var a uno de ca­da diez pro­fe­so­res ju­bi­la­dos. Pe­se a que es­ta me­di­da se ha ido fle­xi­bi­li­zan­do, el pro­ble­ma de fon­do per­sis­te. Y es es­pe­cial­men­te agu­do en ca­rre­ras co­mo la de Me­di­ci­na. De­ca­nos de va­rias fa­cul­ta­des cal­cu­lan que en la pró­xi­ma dé­ca­da se ju­bi­la­rá ca­si la mi­tad del pro­fe­so­ra­do per­ma­nen­te (ca­te­drá­ti­cos, pro­fe­so­res ti­tu­la­dos y con­tra­ta­dos doc­to­res) sin que se vis­lum­bre a cor­to pla­zo un re­le­vo, so­bre to­do en las áreas clí­ni­cas.

Re­cu­pe­rar la di­men­sión óp­ti­ma de las plan­ti­llas exi­ge que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes do­ten de fi­nan­cia­ción su­fi­cien­te a los cam­pus a fin de di­se­ñar los me­ca­nis­mos ade­cua­dos pa­ra cu­brir las nue­vas pla­zas. Los con­cur­sos de opo­si­ción son el me­jor mé­to­do pa­ra abor­dar es­te pro­ce­so, siem­pre y cuan­do sean trans­pa­ren­tes y ri­gu­ro­sos. Por ello con­vie­ne no re­pe­tir erro­res del pa­sa­do, cuan­do los pro­fe­so­res no nu­me­ra­rios se con­vir­tie­ron de gol­pe en fun­cio­na­rios tras su­pe­rar unas prue­bas de ido­nei­dad po­co es­tric­tas y con una ex­ce­si­va do­sis de dis­cre­cio­na­li­dad.

Re­pro­du­cir ese es­que­ma so­lo con­tri­bui­ría a em­peo­rar la frá­gil si­tua­ción la­bo­ral por la que atra­vie­sa el pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio. La nue­va ley en la que tra­ba­ja el Go­bierno de­be­ría pro­po­ner so­lu­cio­nes pa­ra equi­li­brar y es­ta­bi­li­zar las plan­ti­llas con me­di­das en­fo­ca­das a in­cen­ti­var la mo­vi­li­dad den­tro de los cam­pus es­pa­ño­les y re­cu­pe­rar el ta­len­to ex­tran­je­ro. En de­fi­ni­ti­va, pla­ni­fi­car or­de­na­da­men­te la tran­si­ción en­tre las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías de per­so­nal do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor sin de­jar­se arras­trar por uno de los gran­des ma­les de la Uni­ver­si­dad: la en­do­ga­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.