NHS: la des­truc­ción de un mi­to

El País (Andalucía) - - OPINIÓN - / MI­LA­GROS PÉ­REZ OLI­VA

Ha­ce tiem­po que el Na­tio­nal Health Ser­vi­ce (NHS), el ser­vi­cio pú­bli­co de sa­lud con­si­de­ra­do de re­fe­ren­cia en el mun­do, de­jó de ser la jo­ya de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca. Las re­for­mas es­truc­tu­ra­les em­pren­di­das por Mar­ga­ret That­cher lo pu­sie­ron en la picota y aho­ra, tras nue­ve años de aus­te­ri­dad, es­tá al bor­de del co­lap­so. Mien­tras los po­lí­ti­cos bri­tá­ni­cos cha­po­tean en las aguas con­fu­sas del Bre­xit, el NHS se de­te­rio­ra a ve­lo­ci­dad asom­bro­sa. Sus pro­pios da­tos mues­tran que ya no son so­lo las es­pe­ras y aglo­me­ra­cio­nes en ur­gen­cias o la fal­ta de ca­mas pa­ra in­gre­sos. El de­te­rio­ro afec­ta a la aten­ción del cán­cer, cu­ya evo­lu­ción de­pen­de de un diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to tem­pra­nos.

En el úl­ti­mo año, el nú­me­ro de pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos en los que no se cum­plen los pla­zos de diag­nós­ti­co e ini­cio de tra­ta­mien­to fi­ja­dos por el pro­pio NHS se ha in­cre­men­ta­do en un 60%. Más 18.000 pa­cien­tes su­fren ca­da mes de­mo­ras su­pe­rio­res a las que fi­jan las nor­mas in­ter­nas, que son 14 días pa­ra la pri­me­ra vi­si­ta del es­pe­cia­lis­ta y 31 pa­ra ini­ciar el tra­ta­mien­to tras la con­fir­ma­ción del diag­nós­ti­co. En­tre abril y no­viem­bre pa­sa­dos, el nú­me­ro de ca­sos en los que no se cum­plie­ron los pla­zos fue de 124.000, más que en to­do el año an­te­rior.

Con un dé­fi­cit sub­ya­cen­te de 4.300 mi­llo­nes de li­bras, el NHS bri­tá­ni­co su­fre de in­su­fi­cien­cia fi­nan­cie­ra y hu­ma­na. En ju­nio te­nía 107.743 pla­zas sin cu­brir, de las cua­les 41.000 eran de en­fer­me­ría y 11.500 de mé­di­cos. La fal­ta de re­cur­sos in­ci­de en el fun­cio­na­mien­to has­ta el pun­to de que un 14% de las ope­ra­cio­nes pro­gra­ma­das se can­ce­lan en el úl­ti­mo mi­nu­to. En el área de Ox­ford los ges­to­res se han plan­tea­do res­trin­gir la acep­ta­ción de pa­cien­tes pa­ra qui­mio­te­ra­pia por fal­ta de enfermeras.

El Bre­xit pue­de ser la pun­ti­lla. La caí­da pre­vis­ta del PIB re­du­ci­rá los in­gre­sos pú­bli­cos y la nue­va si­tua­ción di­fi­cul­ta­rá la mo­vi­li­dad pro­fe­sio­nal. Ya aho­ra la sa­ni­dad bri­tá­ni­ca se sos­tie­ne en gran par­te por los pro­fe­sio­na­les ex­tran­je­ros, que en al­gu­nos hos­pi­ta­les al­can­zan el 30% de la plan­ti­lla. La re­vis­ta The Lan­cet ad­vir­tió en 2011 en un edi­to­rial so­bre la pe­li­gro­sa de­ri­va en la que po­día en­trar el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud. Si ha­ce 40 años, cuan­do es­ta­ba en su apo­geo e ins­pi­ró la Ley Ge­ne­ral de Sa­ni­dad es­pa­ño­la, al­guien hu­bie­ra su­ge­ri­do que el mí­ti­co NHS iba a en­con­trar­se en es­ta si­tua­ción, na­die lo hu­bie­ra creí­do. ¿Có­mo han po­di­do los bri­tá­ni­cos de­jar que ocu­rrie­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.