Ci­fras que in­dig­nan, pa­la­bras que ofen­den

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - / MARIOLA URREA

No es la com­bi­na­ción ga­na­do­ra de un jue­go de azar: 52, 54, 55, 60, 49, 51, 47. No. Son mu­je­res y es­tán muer­tas. Mu­je­res que des­de 2012 has­ta 2018 han si­do ase­si­na­das por sus pa­re­jas. Las ma­ta­ron por­que eran mu­je­res. Las ma­ta­ron por­que creían que eran su­yas. Ha­bla­mos, por tan­to, de vio­len­cia ma­chis­ta. Re­sul­ta sor­pren­den­te que las ci­fras ver­gon­zan­tes que, año tras año, con­ta­bi­li­zan ca­da una de esas muer­tes no sean su­fi­cien­te­men­te elo­cuen­tes co­mo pa­ra dar nom­bre a una reali­dad. Ima­gino que los es­tán­da­res de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to no per­mi­ten in­vi­tar a quie­nes se so­li­vian­tan por es­to de la vio­len­cia de gé­ne­ro a con­tar. Cuan­do con­te­mos 52, 54, 55, 60, 49, 51 o 47 hom­bres ase­si­na­dos en los úl­ti­mos años a ma­nos de sus mu­je­res ha­brá ra­zo­nes pa­ra ad­je­ti­var la vio­len­cia co­mo in­tra­fa­mi­liar. Mien­tras tan­to, tra­te­mos a lo que no es igual de for­ma dis­tin­ta. No per­da­mos ener­gía en de­ba­tes su­pe­ra­dos y orien­te­mos nues­tras ener­gías en lo­grar que los po­de­res pú­bli­cos in­vier­tan más re­cur­sos en lu­char con­tra la vio­len­cia que se prac­ti­ca con­tra las mu­je­res por el me­ro he­cho de ser­lo.

Em­po­de­rar, so­ro­ri­dad, pa­triar­ca­do… Se­gu­ro que nues­tro lec­tor ha oí­do, leí­do o, in­clu­so, uti­li­za­do es­tas pa­la­bras. Cuan­do las usa­mos, con­tri­bui­mos a vi­sua­li­zar una reali­dad de de­sigual­dad que di­fí­cil­men­te re­sul­ta ya sos­te­ni­ble. Tam­bién sir­ven pa­ra po­si­cio­nar­nos in­du­bi­ta­da­men­te so­bre la con­ve­nien­cia de afron­tar un cam­bio en la so­cie­dad que de­ben li­de­rar las mu­je­res, con el apo­yo de otras mu­je­res. No son, por tan­to, pa­la­bras neu­tras. De ahí que nos preo­cu­pe la hos­ti­li­dad que la so­la men­ción de es­tas pa­la­bras des­pier­tan en­tre al­gu­nos hom­bres (y tam­bién mu­je­res). La mis­ma aver­sión que sus­ci­ta, en al­gu­nos co­lec­ti­vos, una reivin­di­ca­ción aser­ti­va del dis­cur­so fe­mi­nis­ta. Por al­gu­na ra­zón que val­dría la pe­na ana­li­zar, la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res to­da­vía no es con­si­de­ra­da un eje ver­te­bra­dor de la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca del sis­te­ma, sino más bien una ten­den­cia que quie­nes no la com­par­ten tra­ba­jan pa­ra dis­cu­tir­la y re­em­pla­zar­la de la agen­da po­lí­ti­ca.

Si da­mos por vá­li­do to­do lo ex­pues­to, no es­ta­ría de­más obli­gar­nos a res­pon­der, al me­nos, a las si­guien­tes dos pre­gun­tas. La pri­me­ra: si las ci­fras no mo­les­tan lo su­fi­cien­te pa­ra im­pe­dir, por sí mis­mas, que se re­abra un de­ba­te co­mo el que pro­po­nen quie­nes nie­gan que sea ma­chis­ta la ex­pre­sión más ab­yec­ta de vio­len­cia con­tra la mu­jer, ¿con qué ar­gu­men­tos blin­da­mos el con­sen­so en torno a la vio­len­cia de gé­ne­ro? La se­gun­da: si las pa­la­bras pro­pias de la cau­sa fe­mi­nis­ta ofen­den tan­to que su so­la men­ción des­vin­cu­la a mu­chos hom­bres de cual­quier sim­pa­tía ha­cia el im­pe­ra­ti­vo de la igual­dad, ¿có­mo en­san­cha­mos los apo­yos con­tra cual­quier ex­pre­sión de de­sigual­dad con­tra la mu­jer? No sé us­te­des, pe­ro yo ten­go cla­ro que la res­pues­ta no pue­de ar­ti­cu­lar­se ig­no­ran­do las ci­fras que in­dig­nan, ni des­pre­cian­do las pa­la­bras que, en sí mis­mas, tan­to reivin­di­can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.