Ser gay y aca­bar en Ru­sia en me­dio de la ho­mo­fo­bia

El País (Andalucía) - - SOCIEDAD - MA­RÍA R. SAHUQUILLO,

Era no­che ce­rra­da cuan­do se pre­sen­ta­ron en su ca­sa. Con pa­los y a gri­tos. Bus­cán­do­le. Le sa­ca­ron de la ca­ma a pu­ñe­ta­zos. Eran cin­co. To­dos va­ro­nes. Cla­ma­ron que iban a por el “pu­to ma­ri­cón”. Na­die de su fa­mi­lia, en la ciu­dad ni­ge­ria­na de Ki­ri Ka­sa­ma, sa­bía has­ta ese mo­men­to que Mi­chael es gay. En Ni­ge­ria, las re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les son un de­li­to que se pa­ga con has­ta 14 años de cár­cel o in­clu­so con la pe­na de muer­te en dos de sus Es­ta­dos. Ade­más, los gais, les­bia­nas, bi­se­xua­les y tran­se­xua­les su­fren el re­cha­zo, la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia.

Mi­chael, de 36 años, lo­gró es­ca­par del pi­so en el que vi­vía con sus pa­dres y sus dos her­ma­nos. Con el mie­do en el cuer­po, se escondió du­ran­te ho­ras. “Cuan­do vol­ví al día si­guien­te, mi pa­dre me di­jo que no po­día en­trar. Que me ma­ta­ría”, se la­men­ta, atu­sán­do­se el ca­be­llo ba­jo el go­rro de la­na. De Ki­ri Ka­sa­ma (unos 250.000 ha­bi­tan­tes) via­jó a La­gos, don­de un con­tac­to le ayu­dó a com­prar un bi­lle­te pa­ra sa­lir del país. Iría a Ru­sia don­de, gra­cias al Mun­dial de Fút­bol, po­día en­trar sin vi­sa­do y so­lo con el lla­ma­do ID de Fan, que uti­li­za­ron mu­chos afi­cio­na­dos.

Di­ce que cuan­do es­ca­pó de Ni­ge­ria no sa­bía que es­ta­ba hu­yen­do ha­cia uno de los paí­ses más ho­mó­fo­bos. Ru­sia es­tá en el top 5 de los lu­ga­res me­nos se­gu­ros de Eu­ro­pa pa­ra las per­so­nas LGTBIQ, se­gún el ín­di­ce de la ONG es­pe­cia­li­za­da ILGA; no cri­mi­na­li­za le­gal­men­te las re­la­cio­nes en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, pe­ro son un enor­me ta­bú so­cial. Y las or­ga­ni­za­cio­nes de­fen­so­ras de los de­re­chos ci­vi­les de­nun­cian ata­ques y per­se­cu­ción. “Pe­ro cuan­do tie­nes que ele­gir en­tre la cár­cel y la muer­te o la dis­cri­mi­na­ción… es­co­ges lo se­gun­do”, afir­ma Mi­chael. Ha pe­di­do asi­lo en Ru­sia por su orien­ta­ción se­xual, un pun­to re­co­gi­do en las con­ven­cio­nes so­bre re­fu­gia­dos de la ONU. Y co­mo él lo ha he­cho al me­nos una trein­te­na de hom­bres pro­ce­den­tes de paí­ses de Áfri­ca o es­ta­dos ára­bes don­de la ho­mo­se­xua­li­dad es un de­li­to —se cri­mi­na­li­za en al me­nos 72 lu­ga­res to­da­vía—. Pe­ro con las puer­tas de la UE ca­si ce­rra­das tras la cri­sis mi­gra­to­ria de 2015, bus­can otras op­cio­nes. En su ca­so sur­gió la op­ción de Ru­sia. No hay re­gis­tro ofi­cial, pe­ro or­ga­ni­za­cio­nes es­pe­cia­li­za­das di­cen que al­gu­nos en­tra­ron, co­mo Mi­chael o con vi­sa­dos de es­tu­dian­te o tu­ris­ta.

Las au­to­ri­da­des ru­sas no han acep­ta­do nin­gu­na de las pe­ti­cio­nes por orien­ta­ción se­xual, afir­ma An­ton Ryz­hov, abo­ga­do de la ONG Sti­mul (es­pe­cia­li­za­da en asis­ten­cia le­gal a per­so­nas LGTBIQ des­de 2015), que lle­va va­rios re­cur­sos. Ha ini­cia­do, ade­más, pro­ce­di­mien­tos con­tra la Ad­mi­nis­tra­ción por exi­gir “evi­den­cias” de la orien­ta­ción se­xual de los so­li­ci­tan­tes de asi­lo.

Ru­sia no es el úni­co país que pi­de esas prue­bas, que el Con­se­jo de Eu­ro­pa con­si­de­ra ile­gal. Sti­mul lle­va al me­nos nue­ve ca­sos si­mi­la­res al de Mi­chael, de Ca­me­rún, Af­ga­nis­tán, Pa­les­ti­na o Su­dán. En Ru­sia, un 37% de los ciu­da­da­nos cree que la ho­mo­se­xua­li­dad es una en­fer­me­dad que se pue­de tra­tar y un 18% cree que de­be­ría per­se­guir­se le­gal­men­te, se­gún un son­deo del Cen­tro Le­va­da. So­lo un 5% de los ciu­da­da­nos es­tá a fa­vor del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción Pew Re­search. Mi­chael, que eli­ge un nom­bre fic­ti­cio por se­gu­ri­dad, so­lo quie­re un lu­gar se­gu­ro: “Don­de no me en­car­ce­len o me ma­ten, don­de pue­da ser yo mis­mo sin te­ner mie­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.