Nue­va de­nun­cia con­tra un cu­ra al que la Igle­sia apar­tó por abu­sos

Ra­mos Gor­dón co­me­tió su­pues­ta­men­te los he­chos a co­mien­zos de los años ochen­ta

El País (Andalucía) - - SOCIEDAD - JU­LIO NÚ­ÑEZ,

Una nue­va víc­ti­ma ha de­nun­cia­do al sa­cer­do­te Jo­sé Ma­nuel Ra­mos Gor­dón por abu­sos se­xua­les en­tre 1979 y 1985, cuan­do te­nía en­tre 11 y 16 años. Los he­chos ocu­rrie­ron en el co­le­gio za­mo­rano Juan XXIII de Pue­bla de Sa­na­bria, de no­che, en el mo­men­to en el que los ni­ños dor­mían. La acu­sa­ción lle­gó a tra­vés de una car­ta cer­ti­fi­ca­da el pa­sa­do jue­ves a Jo­sé An­to­nio Me­nén­dez, obis­po de Astorga y pre­si­den­te de la co­mi­sión an­ti­pe­de­ras­tia de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la. La dió­ce­sis to­da­vía no ha he­cho de­cla­ra­cio­nes.

El sa­cer­do­te acu­sa­do, Jo­sé Ma­nuel Ra­mos Gor­dón, ya ha si­do juz­ga­do ca­nó­ni­ca­men­te en dos oca­sio­nes en­tre 2015 y 2017. Una por abu­sar de al me­nos tres me­no­res en el se­mi­na­rio de La Ba­ñe­za (León) en­tre 1989 y 1990 y otra por los mis­mos he­chos con­tra un ni­ño en ese mis­mo co­le­gio, el Juan XXIII, a co­mien­zos de los años ochen­ta. En am­bas oca­sio­nes fue de­cla­ra­do cul­pa­ble.

El nue­vo de­nun­cian­te, quien vi­ve en el ex­tran­je­ro y que quie­re per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to, ha ex­pli­ca­do a EL PAÍS que en ju­lio de 2017 en­vió una pri­me­ra car­ta al obis­po cuan­do co­no­ció los ca­sos de pe­de­ras­tia de Ra­mos Gor­dón en la pren­sa, pe­ro afir­ma que na­die del obis­pa­do se pu­so en con­tac­to con él, aun­que re­co­no­ce que en­vió la mi­si­va sin cer­ti­fi­car. Va­rios ex­se­mi­na­ris­tas de La Ba­ñe­za han co­mu­ni­ca­do a es­te pe­rió­di­co que tie­nen cons­tan­cia de más víc­ti­mas de Ra­mos Gor­dón en­tre los años 1987 y 1990.

Si­len­cia­do

El pri­mer ca­so con­tra el sa­cer­do­te, que se sal­dó con una con­de­na de un año de ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les, fue si­len­cia­do a la opi­nión pú­bli­ca por Jo­sé An­to­nio Me­nén­dez, que per­mi­tió que la pa­rro­quia don­de es­ta­ba ofi­cian­do en aquel mo­men­to, en Tá­ba­ra (Zamora) le hi­cie­ra un ho­me­na­je an­tes de ser apar­ta­do de sus fun­cio­nes.

Aque­llo lle­vó a Ja­vier, la pri­me­ra víc­ti­ma que de­nun­ció los abu­sos, a acu­dir a los me­dios. Y esa no­ti­cia mo­ti­vó a un exa­lumno del co­le­gio Juan XXIII a acu­sar a Ra­mos Gor­dón por los mis­mos de­li­tos. Fue en­ton­ces cuan­do el Va­ti­cano man­dó re­abrir el ca­so y el abu­sa­dor fue con­de­na­do a ser apar­ta­do de la dió­ce­sis de Astorga du­ran­te 10 años. El pe­de­ras­ta co­men­zó a cum­plir esa con­de­na al co­mien­zo de es­te año.

La Con­gre­ga­ción de la Doc­tri­na de Fe ha ne­ga­do a Ja­vier, la pri­me­ra víc­ti­ma en de­nun­ciar, la sen­ten­cia y el ex­pe­dien­te del pro­ce­so que so­li­ci­tó a fi­na­les del año pa­sa­do. Ja­vier ase­gu­ra que en esos expedientes “apa­re­cen mu­chos en­cu­bri­do­res”. Se­gún él, “tie­nen mu­cho que ocul­tar y es evi­den­te que no tie­nen in­ten­ción de cam­biar. La cum­bre de Ro­ma del pró­xi­mo fe­bre­ro va a ser un la­va­do de ca­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.