Ron­ca­glio­lo op­ta por hua­cha­fo, co­mo se lla­ma en Pe­rú a un hor­te­ra ri­co

Caparrós re­fle­xio­na so­bre el va­lor es­pe­cial de ser y es­tar en Ar­gen­ti­na

El País (Andalucía) - - CULTURA -

de la se­mán­ti­ca de ese pe­rio­do que se ha da­do en lla­mar Re­vo­lu­ción. En su acep­ción ori­gi­nal, alu­día a los Es­ta­dos Uni­dos y ope­ra­ba más o me­nos co­mo eu­fe­mis­mo. La fra­se ‘se fue pa la yu­ma’, sig­ni­fi­ca que el via­je­ro en cues­tión (gu­sano) ha con­se­gui­do huir de Cu­ba ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, ya sea de bal­se­ro o en vue­lo re­gu­lar. El tér­mino no tar­dó en ex­ten­der­se a to­dos los nor­te­ame­ri­ca­nos. En cier­ta épo­ca ha­cer al­go yu­má­ti­co sig­ni­fi­ca­ba es­tar en­ro­lla­do, ser cool. Lue­go el vo­ca­blo se ha en­ri­que­ci­do con un cam­po de sig­ni­fi­ca­dos más am­plio: un yu­ma aho­ra es to­do ex­tran­je­ro. Te­ner un as­pec­to yu­ma sig­ni­fi­ca ir bien ves­ti­do. E in­clu­so a los cu­ba­nos del exi­lio que vi­si­tan la is­la de vez en cuan­do, se les em­pie­za a con­si­de­rar más o me­nos yu­mas”. “Eli­jo hua­cha­fo. En mu­chos dia­lec­tos de la len­gua es­pa­ño­la exis­te un vo­ca­blo pa­ra re­fe­rir­se al que pre­ten­de pa­re­cer de cla­se al­ta, pe­ro ca­re­ce de buen gus­to. En Es­pa­ña se le lla­ma hor­te­ra. Y en el Pe­rú se usa es­ta pa­la­bra. En al­gún lu­gar leí que se for­jó en el si­glo XIX, cuan­do los in­gle­ses ex­plo­ta­ban el guano y el cau­cho, in­dus­trias que ge­ne­ra­ron mu­chos nue­vos ri­cos. A es­tos ti­pos con ín­fu­las y po­ca cla­se, los in­gle­ses los lla­ma­ban Whi­te­cha­pel, co­mo el ba­rrio de las pros­ti­tu­tas de Lon­dres. Si la his­to­ria es cier­ta, la pro­pia pa­la­bra es una hua­cha­fe­ría, un es­fuer­zo mal he­cho por imi­tar a los in­gle­ses con di­ne­ro. Y si es así, re­sul­ta una pa­la­bra in­dis­pen­sa­ble pa­ra ex­pli­car nues­tra cul­tu­ra del mes­ti­za­je, no siem­pre muy so­brio”.

FER­NAN­DO VI­CEN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.