Pe­ter Ca­me­ron no­ve­la la in­fe­li­ci­dad

‘Un fin de se­ma­na’, un fe­roz dra­ma so­bre la ines­ta­bi­li­dad en la pa­re­ja edi­ta­do en 1994, se tra­du­ce aho­ra al es­pa­ñol

El País (Andalucía) - - CULTURA - LAU­RA FER­NÁN­DEZ,

Exis­te una ra­zón por la que Pe­ter Ca­me­ron es­cri­be co­mo si to­ma­se ca­da día el té a las cin­co, pe­se a ser de Nue­va Jer­sey. De pe­que­ño pa­só dos años en Lon­dres, en la cla­se de co­le­gio que no de­ja­ba de or­ga­ni­zar re­pre­sen­ta­cio­nes de obras es­cri­tas por los alum­nos, y se de­pri­mió te­rri­ble­men­te al vol­ver a ca­sa. De­bía te­ner unos 12 años cuan­do re­gre­só. Cre­yó ha­ber vi­vi­do una es­pe­cie de sue­ño irre­cu­pe­ra­ble —“fue­ron los años más fe­li­ces de mi vi­da”, re­cuer­da— has­ta que en la Uni­ver­si­dad, en una cla­se de Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa, se to­pó con una no­ve­la de Pe­ne­lo­pe Mor­ti­mer. “Fue co­mo re­cu­pe­rar el pa­raí­so per­di­do”, di­ce. De Mor­ti­mer pa­só a Eli­za­beth Tay­lor, a Bar­ba­ra Pym, a Ste­lla Gib­bons, y al res­to de di­ver­ti­dí­si­mas, áci­das y pro­fun­da­men­te bri­tish, au­to­ras en bo­ga de mi­tad del si­glo pa­sa­do. Y en­ton­ces de­ci­dió que se­ría es­cri­tor.

Des­de que de­bu­tó en 1986 con una co­lec­ción de re­la­tos, De un mo­do u otro, no ha de­ja­do de pro­fun­di­zar en per­so­na­jes que con­vi­ven con la in­fe­li­ci­dad y se ha con­ver­ti­do en un ex­per­to en mas­cu­li­ni­da­des no ex­plo­ra­das. “Lo que ocu­rría con los au­to­res de esa épo­ca es que se cen­tra­ban en la ac­ción. A la ho­ra de des­cri­bir per­so­na­jes mas­cu­li­nos, los des­cri­bían por lo que ha­cían, y te­nien­do aún muy pre­sen­te la idea del ma­cho. To­dos se­guían los pa­sos de He­ming­way”, ase­gu­ra. Es no­viem­bre y es­tá sen­ta­do a una me­sa en un ho­tel bar­ce­lo­nés, be­bien­do ca­fé. Si fue­ra uno de los per­so­na­jes de su úl­ti­mo li­bro, el sin­té­ti­co y fe­roz Un fin de se­ma­na (Li­bros del Asteroide) —que se edi­ta por pri­me­ra vez en es­pa­ñol—, se­ría John, el ma­ri­do tí­mi­do y ama­ble de la tem­pes­tuo­sa Ma­rian. “¡Exac­to! Se­ría John, sí se­ñor. No me gus­ta na­da lla­mar la aten­ción, pre­fie­ro el pa­pel de ob­ser­va­dor”, con­fie­sa.

En tan­to que ob­ser­va­dor, dis­fru­ta “mu­chí­si­mo” crean­do per­so­na­jes y, pues­to que sus no­ve­las son pie­zas de cá­ma­ra en las que la tra­ma pa­sa por las re­la­cio­nes que se es­ta­ble­cen en­tre ellos, ne­ce­si­ta co­no­cer­los bien. Por eso, di­ce, ca­da vez tar­da más en es­cri­bir sus no­ve­las. “Sien­to que ne­ce­si­to con­vi­vir con ellos pa­ra co­no­cer­los me­jor y pa­ra que, co­mo las per­so­nas a me­di­da que las co­no­ces, se vuel­van más com­ple­jos; so­lo así me pa­re­ce que la no­ve­la va­le la pe­na”, ar­gu­men­ta. Pen­se­mos en Un fin de se­ma­na, li­bro que, aun­que aca­ba de pu­bli­car­se, no tie­ne na­da de nue­vo: se edi­tó ori­gi­nal­men­te en 1994. Ly­le, el crí­ti­co de ar­te que pien­sa pa­sar un fin de se­ma­na en ca­sa de Ma­rian y John, una idí­li­ca vi­lla jun­to a un río le­jos de Nue­va York, aca­ba de co­no­cer a Ro­bert, un jo­ven­cí­si­mo pin­tor. Ha­ce un año de la muer­te de Tony, el hom­bre con el que Ly­le pa­só 10 años, y Ly­le aún no ha vuel­to a ser el mis­mo. Tam­po­co lo son Ma­rian y John. Tony era her­mano de John.

“Cuan­do per­de­mos a al­guien, cam­bia­mos. He­mos si­do una per­so­na mien­tras ese al­guien es­ta­ba vi­vo y aho­ra so­mos otra. Ly­le se es­tá pre­gun­ta­do quién es sin Tony. El epi­cen­tro de la no­ve­la no es tan­to el duelo co­mo lo que que­da de no­so­tros des­pués de él”, ase­gu­ra Ca­me­ron. An­dan to­dos su­mi­dos en una in­fe­li­ci­dad con ten­den­cia a pa­sar inad­ver­ti­da y dis­cu­ten so­bre to­do ti­po de co­sas. “Ha si­do al­go pre­ten­di­do. En es­ta no­ve­la me ape­te­cía que los per­so­na­jes dis­cu­tie­sen mu­cho, y que lo hi­cie­sen so­bre co­sas se­rias”.

Ca­me­ron es la cla­se de es­cri­tor que que­rría po­der mu­dar­se a cual­quie­ra de sus li­bros. En par­te, ad­mi­te, es­cri­bió Un fin de se­ma­na pa­ra evi­tar te­ner que pen­sar en el ve­rano ca­lu­ro­so que es­ta­ba vi­vien­do en Nue­va York. “De re­pen­te me ape­te­ció es­tar en una ca­sa en el cam­po y me pu­se a es­cri­bir”, di­ce.

“Me ape­te­cía con­tar una his­to­ria de amor de­sigual. Lo que ocu­rre cuan­do tu aman­te es tan jo­ven que ni si­quie­ra sa­be si lo que sien­te es amor, y lo que sien­tes tú, sien­do mu­cho ma­yor, por él, que se re­su­me en el mie­do a per­der­lo”, di­ce. La no­ve­la ha­bla, en reali­dad, de la amis­tad en­tre dos pa­re­jas de­sigua­les.

En cual­quier ca­so, ¿si­gue le­yen­do a ve­ne­ra­bles y di­ver­ti­das da­mas de me­dia­dos del si­glo XX? “¡Cla­ro! Si­go bus­can­do en li­bre­rías de se­gun­da mano a au­to­ras que aún no co­noz­co, ¡me en­can­ta ir des­cu­brién­do­las! Mu­chas tu­vie­ron éxi­to en su mo­men­to, pe­ro lue­go se ol­vi­da­ron y dar con cual­quie­ra de sus li­bros hoy es lo más pa­re­ci­do a dar con un te­so­ro”, con­tes­ta.

/ JUAN BAR­BO­SA

Pe­ter Ca­me­ron, en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.