El Ma­drid se afe­rra a sus ca­de­tes

El Betis su­cum­be an­te Ce­ba­llos y un Real con Re­gui­lón, Val­ver­de, Vinicius, Cris­to y Brahim al fren­te

El País (Andalucía) - - DEPORTES - JO­SÉ SÁMANO

Sin Is­co, pe­ro con Ce­ba­llos y un pu­ña­do de apren­di­ces, el Real Ma­drid se lle­vó a úl­ti­ma ho­ra su duelo con el Betis. Lo hi­zo tras un pri­mer tra­mo en el que no tu­vo ad­ver­sa­rio y con un sus­pi­ro fi­nal tras ver­se en­ca­po­ta­do to­do el se­gun­do tiem­po. Con Is­co de nue­vo arres­ta­do, fue el par­ti­do de Val­ver­de, Re­gui­lón, Vinicius, Cris­to y Brahim. Y, por su­pues­to, de Ce­ba­llos, al que co­rres­pon­dió el brin­dis ga­na­dor de vuel­ta a ca­sa. Co­sas del fút­bol: el Ma­drid no ce­rró el en­cuen­tro cuan­do lo tu­vo a tiro y el Betis se fue a pi­que cuan­do me­jor ha­bía re­ma­do, cuan­do el equi­po ya se ha­bía sa­cu­di­do la mo­do­rra ini­cial. El Ma­drid se im­pu­so cuan­do fue me­jor (an­tes del des­can­so) y tam­bién cuan­do fue peor.

Tan­to mi­mo le con­ce­de el Betis a la pe­lo­ta que, en oca­sio­nes, aca­ba por can­tar­se una na­na a sí mis­mo e in­ter­pre­ta mal su apo­lo­gis­mo del to­que. Le su­ce­dió en el pri­mer ac­to. Tan mo­ro­so con el ba­lón, fal­to de mar­cha, de al­gún roc­ke­ro, de al­gún di­si­den­te que abor­da­ra los es­pa­cios, que pu­sie­ra un po­co de vér­ti­go. A ve­ces, el ca­so bé­ti­co es úni­co: na­die es más in­tré­pi­do que por­te­ro y za­gue­ros. Ocu­rre que tras cir­cu­lar al bor­de del pre­ci­pi­cio pa­ra dar ca­rre­te al jue­go des­de la cueva, re­sul­ta que a par­tir de me­dio cam­po le cues­ta des­ca­mi­sar­se. El equi­po se anes­te­sia y el ad­ver­sa­rio ti­ra con­fe­tis. Lo fes­te­jó el Real Ma­drid, in­fi­ni­ta­men­te más di­rec­to y pi­can­te has­ta el des­can­so.

De en­tra­da, los dos téc­ni­cos al­te­ra­ron su pi­za­rra ha­bi­tual. Se­tién res­tó un cen­tral y su­mó a un vo­lan­te. So­la­ri ac­tuó en di­rec­ción con­tra­ria y or­de­nó una de­fen­sa con tres cen­tra­les y Car­va­jal y Re­gui­lón por las ori­llas. Lo que no can­jeó el técnico ma­dri­dis­ta fue la po­si­ción de Is­co. Lo mis­mo da que no pue­dan pa­sar re­vis­ta Kroos, Asen­sio, Lu­cas Váz­quez y Ba­le. Hoy, Is­co es muy, pe­ro muy su­plen­te.

Con los re­to­ques, has­ta el se­gun­do tiem­po el Betis fue un con­jun­to sin mor­di­da. Tan de fo­gueo que su arie­te, Sa­na­bria, no de­jó ni mi­gas. Tan atí­pi­co pue­de ser el gru­po del sub­ver­si­vo y bi­za­rro Se­tién que Ca­na­les, que nun­ca fue un car­pan­ta del gol, fue quien más pe­li­gró ori­gi­nó. Tan sor­pren­den­te es es­te Betis que na­die es más chis­po­so que Joa­quín, que aún en­ca­ra y pe­da­lea con cam­bios de rit­mo a sus 37 años.

El Ma­drid se sin­tió en pan­tu­flas, en­can­ta­do an­te un ri­val con­tem­pla­ti­vo con la pe­lo­ta que le de­ja­ba ho­ri­zon­tes pa­ra ata­car. Lo com­pro­bó an­tes del cuar­to de ho­ra, cuan­do Car­va­jal lle­gó al área y su dis­pa­ro lo re­cha­zó Bar­tra en di­rec­ción a Modric. El croa­ta ar­mó un zur­da­zo es­tu­pen­do. Al Real le bas­ta­ba con de­fen­der con la mi­ra­da de for­ma gre­ga­ria y abrir gas por las vías de Vinicius o Ben­ze­ma. Una tren­za en­tre am­bos es­tu­vo a pun­to de se­llar­la con éxi­to el bra­si­le­ño, de nue­vo enchufado, ex­plo­si­vo en ca­rre­ra y tam­bién con al­gu­na asis­ten­cia geo­mé­tri­ca. Co­mo la que le pu­so a Val­ver­de, que ses­teó an­te Pau y Ba­rra­gán le ce­rró la per­sia­na. Pa­ra el equi­po lo­cal Key­lor Na­vas era una cum­bre lu­nar. En ba­lon­mano los ár­bi­tros le hu­bie­ran de­cre­ta­do un pa­si­vo tras otro.

Va­lien­te co­mo po­cos, ad­vir­tió Se­tién la mo­mi­fi­ca­ción de los su­yos con el ba­lón y tras el in­ter­me­dio re­apa­re­ció otro Betis. Na­da que ver con su flá­ci­da ver­sión an­te­rior. Los mu­cha­chos de Se­tién se dis­pa­ra­ron, por fin un equi­po au­daz, con re­man­gue y emo­ti­vo. De re­pen­te, el Ma­drid, ya sin Ben­ze­ma, con un de­do frac­tu­ra­do jus­to an­tes del in­ter­va­lo, se vio aco­rra­la­do, sin re­me­dio pa­ra el go­bierno, sin vue­lo pa­ra su iné­di­ta y ca­de­te de­lan­te­ra: Vinicius y Cris­to. Con ellos, Re­gui­lón y Val­ver­de, re­clu­tas no­vi­cios, el con­jun­to de So­la­ri que­dó a mer­ced de un con­tra­rio desata­do, vi­bran­te. So­la­ri rec­ti­fi­có su or­de­nan­za de­fen­si­va y pa­só a una lí­nea de cua­tro, con Na­cho co­mo la­te­ral iz­quier­do. Sin sus­ten­to con la pe­lo­ta ni ali­vios sin ella, el pre­pa­ra­dor ar­gen­tino tam­bién re­cu­rrió a Ce­ba­llos y Brahim, con Is­co en el ban­qui­llo, sin si­quie­ra un pa­pel de te­lo­ne­ro de los te­lo­ne­ros.

Del Betis mo­ro­so a un Betis que se pro­cu­ró el vien­to de co­la y ator­ni­lló al Ma­drid, ya ato­si­ga­do por Joa­quín y Te­llo, otro ju­ga­dor elec­tri­fi­can­te. Cre­ció Lo Cel­so y aún más Ca­na­les, so­bre el que gra­vi­ta­ron los ver­di­blan-

/ MAR­CE­LO DEL PO­ZO (REU­TERS)

Ce­ba­llos se dis­cul­pa por su gol al Betis en el Vi­lla­ma­rín, au­pa­do por Ra­mos, con Ca­se­mi­ro, Brahim y Na­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.