Wi­lliams sa­le por la puer­ta gran­de

El de­lan­te­ro del Ath­le­tic mar­ca en ca­sa en LaLiga des­pués de 770 días

El País (Andalucía) - - DEPORTES -

ex­tra­ños, que en reali­dad de­be­rían ser co­ti­dia­nos, pe­ro por ca­sua­li­da­des —o no tan­to— del fút­bol se con­vier­ten en he­chos ex­tra­or­di­na­rios. Co­mo que Iñaki Wi­lliams vuel­va a mar­car no un gol, sino dos, en La Ca­te­dral.

El fut­bo­lis­ta del Ath­le­tic lle­va 100 par­ti­dos se­gui­dos de LaLiga, sin per­der­se nin­guno; ha mar­ca­do sie­te go­les es­ta tem­po­ra­da, pe­ro des­de el 4 de di­ciem­bre de 2016, es de­cir, ha­ce 770 días, no ano­ta­ba en San Ma­més en la com­pe­ti­ción li­gue­ra. Más de dos años de preo­cu­pan­te se­quía, de blo­queo men­tal pa­ra un de­lan­te­ro, que vi­ve pre­ci­sa­men­te de ese subidón de adre­na­li­na que pro­vo­ca el gol. Los arie­tes sue­len ser egoís­tas por na­tu­ra­le­za, unos más que otros, y ne­ce­si­tan im­por­tan­tes do­sis de au­to­es­ti­ma pa­ra fun­cio­nar, y a Iñaki su cam­po, su afi­ción, le es­ta­ban pe­san­do co­mo una lo­sa.

Has­ta que lle­gó el Se­vi­lla, y el mi­nu­to 22 del par­ti­do, cuan­do cir­cu­la­ba por la ban­da iz­quier­da, pen­san­do tal vez en lo du­ro que es lle­var tan­to tiem­po sin mo­jar en ca­sa. Da­ni Gar­cía to­có pa­ra Cór­do­ba, y el jo­ven ex­tre­mo zur­do bus­có la ca­rre­ra de Iñaki, que se fue cen­tran­do has­ta con­se­guir un buen án­gu­lo y la pos­tu­ra ideal. Lue­go lan­zó un ca­ño­na­zo y su­peró a Va­clik. Una obra de ar­te.

Fue el chis­pa­zo que le qui­tó de en­ci­ma ese pe­so que lle­va­ba des­de ha­cía tan­to tiem­po: más de dos años, 26 me­ses, que le iban tor­tu­ran­do co­mo la go­ta chi­na. El gol hi­zo cre­cer a Wi­lliams, y em­pe­que­ñe­ció al Se­vi­lla. El de­lan­te­ro co­men­zó a ha­cer co­sas que se le su­po­nen a los de­lan­te­ros de otro es­ti­lo. Con­si­guió, por ejem­plo, pei­nar to­dos los ba­lo­nes lar­gos, ade­lan­tán­do­se a los cen­tra­les. Ca­da ca­rre­ra de Iñaki era un cal­va­rio pa­ra el dis­po­si­ti­vo de­fen­si­vo que pla­neó Ma­chín. Y San Ma­més lo re­co­no­ció en­se­gui­da. Es­ta vez no se pro­du­jo nin­guno de esos si­len­cios maes­tran­tes que per­mi­ten es­cu­char las vo­ces so­bre el cés­ped. La afi­ción del Ath­le­tic res­pon­dió co­mo en las gran­des tar­des.

El par­ti­do no se pa­re­cía en na­da al del jue­ves, cuan­do el Se­vi­lla sen­ten­ció sin pro­ble­mas en Co­pa. Al Ath­le­tic le preo­cu­pa­ba mu­cho más el tor­neo de la re­gu­la­ri­dad y lo afron­tó con se­rie­dad e in­ten­si­dad. Ape­nas per­mi­tió que el equi­po se­vi­llano se acer­ca­ra a He­rre­rín. En la pri­me­ra par­te só­lo lo con­si­guió en una ac­ción de Sa­ra­bia que neu­tra­li­zó el por­te­ro.

Ma­chín lan­zó a sus hom­bres ha­cia el área ro­ji­blan­ca en el se­gun­do tiem­po, co­mo se es­pe­ra­ba, pe­ro el Ath­le­tic no re­cu­ló. Plan­teó la ba­ta­lla en el me­dio cam­po, y se en­co­men­dó a Iñigo Mar­tí­nez cuan­do los se­vi­llis­tas atra­ve­sa­ban la pri­me­ra lí­nea. Ba­ne­ga no es­tu­vo có­mo­do, Ro­que Me­sa se per­día en ba­ta­llas in­di­vi­dua­les, y el Ath­le­tic se­guía ga­nan­do tiem­po.

Has­ta el mi­nu­to 83, cuan­do vol­vió a apa­re­cer Wi­lliams, que re­ci­bió de es­pal­das en su pro­pio cam­po, le ga­nó la ba­ta­lla a los cen­tra­les en el con­trol orien­ta­do, les su­peró am­plia­men­te en la ca­rre­ra, bur­ló la sa­li­da del por­te­ro y mar­có por el án­gu­lo que que­da­ba. Fue otra ac­ción ex­tra­or­di­na­ria pa­ra ali­viar la an­sie­dad. De sa­lir de una ra­cha ne­fas­ta, me­jor ba­jo pa­lio, o por la puer­ta gran­de.

/ EFE

Wi­lliams ce­le­bra uno de sus go­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.