Ma­tri­mo­nio de prue­ba. Lo que in­ven­tan los mi­llen­nials…

‘mi­llen­nials’ En Es­pa­ña, la ta­sa de ma­tri­mo­nios ha dis­mi­nui­do un 56% des­de 1965.

El País - Buena Vida - - PORTADA - por Mar­ta Sa­der

¿No cree que se­ría una bue­na idea dar al­gún otro pa­so pre­vio an­tes de fir­mar un con­tra­to vi­ta­li­cio y sin con­di­cio­nes? Es lo que pro­po­ne el ma­tri­mo­nio de prue­ba, un mo­de­lo de con­tra­to de pa­re­ja que cuen­ta con un nú­me­ro de años de en­sa­yo, tras los que pue­de ser for­ma­li­za­do o di­suel­to sin ne­ce­si­dad de bu­ro­cra­cia. Es­te ti­po de alian­za ha si­do de­fen­di­da en Par­la­men­tos co­mo el de Mé­xi­co (el Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca lo aban­de­ra­ba en 2011 pa­ra “evi­tar car­gas de tra­ba­jo por jui­cios de di­vor­cio”) o el de Ale­ma­nia, don­de, en 2007, la Unión So­cial Cris­tia­na pro­pu­so un pe­río­do de prue­ba de sie­te años, tras los cua­les los cón­yu­ges re­eva­lua­rían la unión; y a me­nos que de­ci­die­ran ex­ten­der­la en el tiem­po, es­ta se di­sol­ve­ría au­to­má­ti­ca­men­te. “El ma­tri­mo­nio no es­tá ahí pa­ra ofre­cer se­gu­ri­dad, sino que de­be­ría ser una mues­tra de amor”, ar­gu­men­ta­ba la po­lí­ti­ca ale­ma­na Ga­brie­le Pau­li, principal va­le­do­ra de la re­for­ma. Nin­gu­na ley pros­pe­ró.

Sin em­bar­go, el con­cep­to sí ca­ló. Lo acre­di­tan en­cues­tas co­mo la ela­bo­ra­da por la ca­de­na de te­le­vi­sión ame­ri­ca­na USA que, du­ran­te la pro­mo­ción de Sa­tis­fac­tion ( una se­rie en la que una pa­re­ja se plan­tea­ba una unión ma­ri­tal po­co con­ven­cio­nal), lan­zó un son­deo a 1.000 es­ta­dou­ni­den­ses con eda­des com­pren­di­das en­tre los 18 y 49 años. Y des­cu­brió que prác­ti­ca­men­te la mi­tad opi­na­ba que, an­tes de ca­sar­se, ha­bría que pa­sar por un ma­tri­mo­nio be­ta (con­vi­vir dos años an­tes), y el 32% con­si­de­ra­ba que de­bía ser co­mo los con­tra­tos de vi­vien­da: por 5, 7 o 10 años, con una re­ne­go­cia­ción pos­te­rior. El al­tar, en ho­ras ba­jas. Lle­gan mo­de­los afec­ti­vo-se­xua­les en los que ca­be to­do. No hay más que ver las cifras. La ta­sa de ma­tri­mo­nios en Es­pa­ña ha dis­mi­nui­do un 56% des­de 1965 y, ac­tual­men­te, se pro­du­cen ca­si 7 rup­tu­ras por ca­da 10 unio­nes de es­te ti­po. Se­gún Pa­me­la Paul, au­to­ra de El ma­tri­mo­nio de prue­ba y el fu­tu­ro del ma­tri­mo­nio, el he­cho de que vi­va­mos ca­da vez más tiem­po y en me­jo­res con­di­cio­nes; que los em­pleos sean muy ines­ta­bles; que sea­mos me­nos con­for­mis­tas con los ca­mi­nos que ele­gi­mos y que as­pi­re­mos a la unión con el otro co­mo una ma­ne­ra de bus­car nues­tra pro­pia iden­ti­dad, ha­ce que el ma­tri­mo­nio pa­ra to­da la vi­da re­sul­te más com­pli­ca­do que nun­ca.

To­do es­to no quie­re de­cir que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se opon­gan a com­pro­me­ter­se: el nú­me­ro de pa­re­jas de he­cho, que hoy cons­ti­tu­yen 1 de ca­da 7 ho­ga­res en Es­pa­ña, se ha tri­pli­ca­do des­de 2001, en lo que pa­re­ce una cla­ra mues­tra por bus­car una nue­va cla­se de víncu­los. “No creo que los ma­tri­mo­nios de prue­ba es­tén exen­tos de com­pro­mi­so. Se tra­ta de po­der re­ne­go­ciar las con­di­cio­nes y re­vi­sar los lí­mi­tes de la re­la­ción con cier­ta asi­dui­dad”, ma­ti­za la psi­có­lo­ga Ja­ra Pé­rez, fun­da­do­ra de la con­sul­ta on­li­ne The­rapy Web: “En reali­dad, ya damos por he­cho que los ma­tri­mo­nios no son pa­ra to­da la vi­da. Hoy hay tan­tos ti­pos de re­la­cio­nes co­mo pa­re­jas; he­mos ido aban­do­nan­do el mo­de­lo rí­gi­do de ma­tri­mo­nio pa­ra dar pa­so a un nue­vo ti­po de víncu­los afec­ti­vo-se­xua­les en los que ca­be to­do aque­llo que los miem­bros con­si­de­ren con­ve­nien­te. En ese sen­ti­do, los ma­tri­mo­nios de prue­ba sí son un signo de nues­tra ge­ne­ra­ción y de la evo­lu­ción de las for­mas de vin­cu­la­ción”.

PAÍ­SES CO­MO MÉ­XI­CO O ALE­MA­NIA HAN IN­TEN­TA­DO LEGALIZARES TE NUE­VO VÍNCU­LO.

Se­ries de ca­be­ce­ra del pú­bli­co jo­ven, co­mo Black Mi­rror, de Net­flix, ex­plo­ran es­ta reali­dad mos­trán­do­nos un sis­te­ma tec­no­ló­gi­co que une a di­fe­ren­tes su­je­tos ba­sán­do­se en al­go­rit­mos. Las pa­re­jas que sur­gen en Hang the Dj tie­nen un tiem­po de­ter­mi­na­do pa­ra es­tar jun­tos, du­ran­te el cual se re­gis­tra su afi­ni­dad. Así, fi­nal­men­te, el sis­te­ma apren­de lo su­fi­cien­te so­bre ca­da per­so­na co­mo pa­ra asig­nar­le una pa­re­ja fi­nal, con la que ten­drá un 99,8% po­si­bi­li­da­des de éxi­to. ¿Cien­cia-fic­ción?

Se­gún Vicky Lar­son, au­to­ra de El nue­vo sí quie­ro: re­de­fi­nien­do el ma­tri­mo­nio pa­ra es­cép­ti­cos, rea­lis­tas y re­bel­des, las ven­ta­jas del ma­tri­mo­nio de prue­ba son mu­chas. Pa­ra em­pe­zar, se aca­ba­ría con va­rios es­tig­mas. “To­da­vía hay mu­cha ver­güen­za y mu­chos jui­cios de va­lor al­re­de­dor de quie­nes bus­can otras for­mas de unión, co­mo los ma­tri­mo­nios abier­tos, o in­clu­so de quie­nes se di­vor­cian. Si to­do el mun­do tu­vie­ra que per­so­na­li­zar su con­tra­to ma­ri­tal ba­sán­do­se en sus va­lo­res y ob­je­ti­vos, ese es­tig­ma, esa ver­güen­za y esos jui­cios, des­apa­re­ce­rían”, afir­ma Lar­son. El an­tí­do­to con­tra la ru­ti­na y la se­quía se­xual. Tam­bién se­ría el fin del mie­do y de la ru­ti­na que, a ve­ces, pre­si­den las re­la­cio­nes: “Mu­chas pa­re­jas se man­tie­nen jun­tas a pe­sar de ser in­fe­li­ces por­que tie­nen mie­do al di­vor­cio y a sus cos­tes, tan­to emo­cio­na­les co­mo fi­nan­cie­ros, o por­que quie­ren se­guir te­nien­do con­tac­to con sus hi­jos”, se­ña­la la es­cri­to­ra, quien se pre­gun­ta: “¿No se­ría más ro­mán­ti­co sa­ber que los miem­bros de la re­la­ción re­nue­van su con­tra­to ma­ri­tal por­que real­men­te quie­ren se­guir es­tan­do jun­tos?”.

Tal y co­mo fun­cio­nan los ma­tri­mo­nios hoy, los cón­yu­ges pue­den pa­sar años, qui­zá dé­ca­das, des­cui­dán­do­se o in­clu­so ha­cién­do­se da­ño, dan­do su re­la­ción por sen­ta­da sin que na­die les pi­da ex­pli­ca­cio­nes, aña­de. “¿Cuán­to tiem­po es­ta­ría una pa­re­ja sin te­ner se­xo –una que­ja muy co­mún en ma­tri­mo­nios lar­gos– si tu­vie­se un plan ma­tri­mo­nial que re­vi­sar y en el que po­ner­se de acuer­do ca­da po­cos años? Con un con­ve­nio re­no­va­ble, se­ría di­fí­cil ig­no­rar las co­sas du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, siem­pre ha­bría una fe­cha que re­que­ri­ría de una ac­ción: re­no­var o no”, ar­gu­men­ta la au­to­ra. El me­ro he­cho de que ha­ya una fe­cha de ca­du­ci­dad pa­ra la re­la­ción ha­ría, pro­si­gue Lar­son, que las pa­re­jas tu­vie­ran que plan­tear­se po­si­bles es­ce­na­rios de rup­tu­ra cuan­do es­tán en bue­nos tér­mi­nos, y no cuan­do se es­tán ti­ran­do los tras­tos a la ca­be­za. Así, se ha­bla­ría con an­te­la­ción, e in­clu­so se fir­ma­ría por ade­lan­ta­do, có­mo di­vi­dir los bie­nes en ca­so de no que­rer ex­ten­der el con­tra­to, “de una ma­ne­ra más ca­ri­ño­sa y jus­ta que cuan­do se en­fren­tan a una rup­tu­ra ines­pe­ra­da, y se eli­mi­na­rían tan­to los gas­tos co­mo la acri­tud del di­vor­cio”. Qué pa­sa cuan­do hay hi­jos. De acuer­do con la le­gis­la­ción es­pa­ño­la, to­das es­tas ven­ta­jas so­lo se­rían po­si­bles en una unión sin hi­jos, ya que, en ca­so de di­sol­ver­se, su exis­ten­cia “obli­ga a acu­dir a un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial”, ex­pli­ca Mi­guel Án­gel Pé­rez, del bu­fe­te de abo­ga­dos Bua­des. Nin­gún con­tra­to pre­vio aca­ba­ría con es­te trá­mi­te, por lo que el le­tra­do opi­na que la sen­ci­llez bu­ro­crá­ti­ca de un ma­tri­mo­nio be­ta no dis­ta de­ma­sia­do de la que con­lle­va las pa­re­jas de he­cho. El va­lor de es­te ti­po de en­la­ce, zan­ja la psi­có­lo­ga, tie­ne más que ver con su pa­pel pa­ra ayu­dar­nos a com­pren­der que ca­da re­la­ción es dis­tin­ta, “y su éxi­to no se mi­de por la du­ra­ción”. Una lec­ción im­por­tan­te pa­ra so­bre­vi­vir en tiem­pos del po­li­amor.

“Con un con­ve­nio re­no­va­ble se­ría di­fí­cil ig­no­rar las co­sas, por­que siem­pre ha­bría una fe­cha que re­que­ri­ría de una ac­ción: re­no­var o no”. Vicky Lar­son, es­cri­to­ra–

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.