Lu­ces LED.

Tec­no­lo­gía pun­te­ra al ser­vi­cio de la be­lle­za.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por It­ziar Sal­ce­do

Un sim­ple mor­dis­co a una le­chu­ga fue el ges­to que de­mos­tró que los po­de­res de la luz LED (Dio­do Emi­sor de Luz) no so­lo ser­vían pa­ra aho­rrar en la fac­tu­ra de la elec­tri­ci­dad. El pro­yec­to Ve­gO­ne, pues­to en mar­cha por la NASA en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI), con­si­guió en 2015 pro­du­cir la pri­me­ra hor­ta­li­za cul­ti­va­da en­te­ra­men­te en ór­bi­ta. El as­tro­nau­ta es­ta­dou­ni­den­se Scott Kelly y su equi­po fue­ron ca­pa­ces de crear las con­di­cio­nes am­bien­ta­les ne­ce­sa­rias pa­ra que una le­chu­ga ro­ma­na co­mún pu­die­ra lle­var a ca­bo la fo­to­sín­te­sis y cre­cer co­mo lo ha­ría en la Tierra irra­dián­do­la con LED ro­jo, azul y ver­de. La en­sa­la­da re­sul­tan­te que de­gus­ta­ron los na­ve­gan­tes es­pa­cia­les fue to­do un hi­to ya que pro­ba­ba que la fo­to­bio­es­ti­mu­la­ción cro­má­ti­ca con es­ta tec­no­lo­gía era ca­paz de pro­vo­car ac­ti­vi­dad ce­lu­lar. O lo que es lo mis­mo, de ayu­dar a la ge­ne­ra­ción y re­ge­ne­ra­ción de te­ji­dos. Y la luz co­men­zó a cu­rar. Las te­ra­pias lu­mí­ni­cas tie­nen si­glos de his­to­ria. Hi­pó­cra­tes re­ce­ta­ba a sus pa­cien­tes ba­ños de sol pa­ra me­jo­rar pa­to­lo­gías de la piel y egip­cios e hin­dúes prac­ti­ca­ban la cro­mo­te­ra­pia (el po­der cu­ra­ti­vo de los co­lo­res ba­sa­do en las di­fe­ren­tes lon­gi­tu­des de on­da que emi­ten), sin ba­se cien­tí­fi­ca nin­gu­na. La apa­ri­ción de la elec­tri­ci­dad hi­zo que la cien­cia se in­tere­sa­ra por ella.

Y, aun­que el pri­mer LED fue desa­rro­lla­do en EE UU, en 1962, por el in­ge­nie­ro Nick Ho­lon­yak, no fue has­ta 1988 cuan­do los fí­si­cos T. Ohs­hi­ro y G.R. Cal­der­head, –ex­per­tos en lá­ser y pio­ne­ros en des­cri­bir la téc­ni­ca LLLT (en es­pa­ñol Te­ra­pia Lá­ser de Ba­ja In­ten­si­dad)– men­cio­na­ron sus po­si­bles efec­tos en las cé­lu­las. El po­ten­cial de la luz LED in­te­gra­da den­tro de las LLLT co­mo he­rra­mien­ta mé­di­ca y es­té­ti­ca ya se vis­lum­bra­ba, sin em­bar­go, du­ran­te la dé­ca­da de los 90. En­ton­ces, la fo­to­te­ra­pia es­ta­ba do­mi­na­da por los lá­se­res con­ven­cio­na­les, ya que los in­ves­ti­ga­do­res no eran ca­pa­ces de ge­ne­rar luz LED de una lon­gi­tud de on­da es­pe­cí­fi­ca (de un co­lor de­ter­mi­na­do) co­mo pa­ra al­can­zar ob­je­ti­vos clí­ni­cos con­cre­tos.

En 1998, la NASA dio un gran pa­so al lo­grar desa­rro­llar fuen­tes de LED es­ta­bles, po­de­ro­sas y de di­ver­sos co­lo­res. La pri­me­ra apli­ca­ción prác­ti­ca fue la del ro­jo y el in­fra­rro­jo cer­cano, que con­se­guía mi­ti­gar el do­lor y con­tri­buir a la cu­ra­ción más rá­pi­da de he­ri­das y que­ma­du­ras. Y los as­tro­nau­tas fue­ron pio­ne­ros en usar en ór­bi­ta una tec­no­lo­gía que hoy tie­ne múl­ti­ples apli­ca­cio­nes pa­ra la sa­lud y be­lle­za de la piel.

Mos­sum K Sawh­ney, del Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Mas­sa­chu­setts, y Mi­chael R. Ham­blin, de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Har­vard –que han lle­va­do a ca­bo un se­gui­mien­to ex­haus­ti­vo de las te­ra­pias con LLLT en der­ma­to­lo­gía es­té­ti­ca–, ex­pli­can que “las fuen­tes de luz no tér­mi­cas, cohe­ren­tes (lá­se­res) o no cohe­ren­tes, de lám­pa­ras fil­tra­das o dio­dos emi­so­res de luz (LED) se uti­li­zan en las apli­ca­cio­nes te­ra­péu­ti­cas de LLLT, prin­ci­pal­men­te, pa­ra re­du­cir el do­lor y la in­fla­ma­ción, ace­le­rar la re­pa­ra­ción de te­ji­dos, re­ge­ne­rar te­gu­men­tos [ór­ga­nos ex­ter­nos que pro­te­gen el cuer- po] y ner­vios y pre­ve­nir el da­ño ti­su­lar”. Y en los úl­ti­mos años, con­ti­núan, se ha de­mos­tra­do que es “una mo­da­li­dad te­ra­péu­ti­ca pro­me­te­do­ra pa­ra una am­plia ga­ma de apli­ca­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas y cos­mé­ti­cas”.

Arru­gas, flac­ci­dez, ac­né, ce­lu­li­tis, es­trías, man­chas, in­clu­so alo­pe­cia, cuen­tan con una nue­va he­rra­mien­ta “fá­cil de usar, ami­ga­ble –no in­va­si­va–, con efec­tos se­cun­da­rios le­ves”, aña­den, y con mu­cho fu­tu­ro ya que fun­cio­na bien por sí mis­ma y jun­to a otras tec­no­lo­gías co­mo los ul­tra­so­ni­dos fo­ca­li­za­dos de al­ta den­si­dad (HIFU), ra­dio­fre­cuen­cia en to­das sus ver­sio­nes, va­cum­te­ra­pia, mi­cor­co­rrien­tes o prin­ci­pios ac­ti­vos cos­mé­ti­cos de van­guar­dia. “Con la cre­cien­te acep­ta­ción y la con­ti­nua in­ves­ti­ga­ción en el cam­po de la fo­to­me­di­ci­na, se pue­de con­cluir que LLLT, en­tre otras mo­da­li­da­des fo­to­te­ra­péu­ti­cas, con­ti­nua­rá cre­cien­do y emer­gien­do co­mo una he­rra­mien­ta ver­sá­til en der­ma­to­lo­gía”, con­clu­yen los es­pe­cia­lis­tas. Y a bo­rrar arru­gas (y más). Es muy fre­cuen­te que la es­té­ti­ca y la cos­mé­ti­ca be­ban de las fuen­tes de la me­di­ci­na pa­ra ofre­cer tra­ta­mien­tos ca­da vez más efi­ca­ces. Las LLLT ate­rri­za­ron pri­me­ro en los cen­tros mé­di­cos y sa­lo­nes de be­lle­za, don­de se apli­ca­ban con una apa­ra­to­lo­gía po­co ac­ce­si­ble pa­ra el gran pú­bli­co. So­las o co­mo com­ple­men­to a otras

“La te­ra­pia con luz LED, in­cre­men­ta la pro­duc­ción de ATP, una mo­lé­cu­la en­car­ga­da de apor­tar ener­gía a las cé­lu­las que de­cae con la edad, pro­vo­can­do sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to”.

Ma­ría Je­sús He­rranz, res­pon­sa­ble de for­ma­ción de la mar­ca de cos­mé­ti­ca Ca­ri­ta–

tec­no­lo­gías. Hoy, lo más nue­vo en con­sul­ta se ma­te­ria­li­za en un apa­ra­to con nom­bre de bai­la­ri­na ru­sa –Kle­res­ca SKR–, ba­sa­do en el me­ca­nis­mo de fo­to­sín­te­sis de las plan­tas. Lo ex­pli­ca May­te Tru­chue­lo, der­ma­tó­lo­ga clí­ni­ca del Gru­po de Der­ma­to­lo­gía Pe­dro Jaén y del Hos­pi­tal Vit­has Nues­tra Se­ño­ra de Amé­ri­ca y miem­bro del la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV): “In­ter­ac­túa con un gel fo­to­con­ver­sor que ha­ce de cro­mó­fo­ro que con­vier­te la luz en ener­gía fluo­res­cen­te ca­paz de des­en­ca­de­nar una se­rie de reac­cio­nes en los te­ji­dos, en­tre ellas, la for­ma­ción de nue­vo co­lá­geno”.

La no­ve­dad, ade­más del uso de la fluo­res­cen­cia, es­tá en el al­to por­cen­ta­je de pro­duc­ción de co­lá­geno que se con­si­gue, has­ta un 400%, una efi­ca­cia apro­ba­da por la FDA, el or­ga­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se en­car­ga­do de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los ali­men­tos, me­di­ca­men­tos, cos­mé­ti­cos y pro­duc­tos de uso en hu­ma­nos.

En los úl­ti­mos tres años han apa­re­ci­do gad­gets ca­se­ros que re­pli­can es­ta tec­no­lo­gía, con for­mas y nom­bres que nos tras­la­dan a un mun­do de pe­lí­cu­la de cien­cia-fic­ción. Más­ca­ras que bien po­drían lle­var los sol­da­dos im­pe­ria­les de la sa­ga Star Wars, dis­po­si­ti- vos que re­cuer­dan a es­pa­das lá­ser de la mis­ma se­rie, ma­ní­pu­los con as­pec­to de pla­ti­llos vo­lan­tes en di­mi­nu­to… Ar­ti­lu­gios de di­se­ño van­guar­dis­ta que emi­ten luz LED, en uno o va­rios co­lo­res, y que pro­me­ten dis­mi­nuir las pa­tas de ga­llo, re­mo­de­lar el óva­lo fa­cial, mi­ni­mi­zar las man­chas, mi­ti­gar el ac­né, pa­liar la caí­da ca­pi­lar o di­si­par la ce­lu­li­tis. To­do, en la co­mo­di­dad de su so­fá. Mu­chas ce­le­bri­ties ase­gu­ran que se han con­ver­ti­do en in­con­di­cio­na­les de sus vir­tu­des por su co­mo­di­dad de uso y sus re­sul­ta­dos. Tom Crui­se, Jen­ni­fer Ló­pez, Vic­to­ria Beck­ham, Kim Kar­das­hian o Ka­te Hud­son aban­de­ran es­ta cruzada lu­mí­ni­ca. Pa­ra gus­tos, los co­lo­res. El soft­wa­re de es­tos apa­ra­tos mar­ca­rá sus di­fe­ren­tes usos ya que ca­da lon­gi­tud de on­da (co­lor) lle­ga a una pro­fun­di­dad di­fe­ren­te y ac­túa de ma­ne­ra dis­tin­ta. Son sie­te los ele­gi­dos por sus vir­tu­des es­té­ti­cas. Car­men Na­va­rro, es­te­ti­cis­ta pre­cur­so­ra en el uso de las te­ra­pias fo­to­lu­mí­ni­cas en ca­bi­na, ex­pli­ca las uti­li­da­des de ca­da una: La luz ro­ja (630-730 na­nó­me­tros) ac­ti­va la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar y el me­ta­bo­lis­mo de los fi­bro­blas­tos, ge­ne­ran­do co­lá­geno y elas­ti­na, con lo que ayu­da a re­du­cir las arru­gas, cie­rra los po­ros y pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to. La azul (440 nm) es la ideal pa­ra

“Al es­ti­mu­lar la piel con luz a una lon­gi­tud de on­da con­cre­ta (ca­da lon­gi­tud co­rres­pon­de a un co­lor), se con­si­gue que las cé­lu­las reac­cio­nen de una for­ma de­ter­mi­na­da”.

Ber­ta Ló­pez, edu­ca­tio­nal ma­na­ger de la fir­ma de

apa­ra­tos de be­lle­za Fo­reo–

Se uti­li­za pa­ra pre­ve­nir y cu­rar los da­ños co­la­te­ra­les de la qui­mio­te­ra­pia.

La luz ro­ja bri­llan­te LED, que se usó pa­ra cul­ti­var plan­tas en el es­pa­cio, se es­tá uti­li­zan­do por in­ves­ti­ga­do­res del Me­di­cal Co­lle­ge of Wis­con­sin y va­rios hos­pi­ta­les de EE UU y otros paí­ses. El fin es pro­mo­ver la ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das y lla­gas ge­ne­ra­das por la qui­mio­te­ra­pia, gra­cias a un dis­po­si­ti­vo fa­bri­ca­do por Quan­tum De­vi­ces Inc. Se tra­ta de un pe­que­ño con­jun­to por­tá­til de dio­dos emi­so­res de luz de 90 por 145 mi­lí­me­tros que, con tan so­lo un mi­nu­to de ra­dia­ción so­bre la zo­na afec­ta­da, pre­vie­ne la apa­ri­ción de úl­ce­ras y ace­le­ra la ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das.

Ace­le­ra la re­cu­pe­ra­ción de trau­ma­tis­mos.

Los bió­lo­gos del Me­di­cal Co­lle­ge of Wis­con­sin han de­mos­tra­do que las cé­lu­las ex­pues­tas a la luz in­fra­rro­ja cer­ca­na cre­cen en­tre un 150% y un 200% más rá­pi­do que las cé­lu­las de con­trol te­rres­tres no es­ti­mu­la­das por la luz. A tra­vés de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción fi­nan­cia­do por Mars­hall Spa­ce Flight Cen­ter de la NASA, en Hun­ts­vi­lle (Ala­ba­ma), los cien­tí­fi­cos es­tán tra­tan­do de apren­der más so­bre la for­ma en que las cé­lu­las con­vier­ten la luz en ener­gía y a iden­ti­fi­car las lon­gi­tu­des de on­da de la luz más efec­ti­vas pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to. Ellen Buch­mann, bió­lo­ga mo­le­cu­lar del cen­tro men­cio­na­do, es­tá lle­van­do a ca­bo un es­tu­dio pa­ra in­ves­ti­gar có­mo in­flu­ye en el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las. Ya se ha de­mos­tra­do que las de los hue­sos, múscu­los o piel, res­pon­den de ma­ne­ra di­fe­ren­te a va­rias lon­gi­tu­des de on­da o ni­ve­les de ener­gía de la luz. En el fu­tu­ro, su­pon­drá que la re­cu­pe­ra­ción de le­sio­nes de­ri­va­das de cual­quier trau­ma­tis­mo, co­mo un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil, sea mu­cho más rá­pi­da y me­nos do­lo­ro­sa.

Pa­ra eli­mi­nar tu­mo­res ce­re­bra­les.

Harry Whe­lan, neu­ró­lo­go del Hos­pi­tal In­fan­til de Wis­con­sin, es­tá uti­li­zan­do con gran éxi­to una son­da qui­rúr­gi­ca equi­pa­da con dio­dos de luz LED de una lon­gi­tud de on­da lar­ga, pa­ra ac­ti­var la ac­ción de me­di­ca­men­tos es­pe­cia­les con el fin de ha­cer des­apa­re­cer tu­mo­res ce­re­bra­les. An­te­rior­men­te, se ha­bía uti­li­za­do el lá­ser en es­te ti­po de ci­ru­gías con el mis­mo ob­je­ti­vo, pe­ro gra­cias a es­ta nue­va téc­ni­ca, los dio­dos de luz lle­gan a los te­ji­dos que el lá­ser no es ca­paz de al­can­zar. To­do un avan­ce en el tra­ta­mien­to pa­ra ven­cer el cán­cer.

pa­ra com­ba­tir el ac­né, ya que ini­cia un ra­di­cal del oxí­geno ca­paz de des­truir la bac­te­ria que ge­ne­ra es­ta pa­to­lo­gía; ade­más, re­du­ce el ta­ma­ño de los po­ros, los gra­nos pro­du­ci­dos por el es­trés o los cam­bios hor­mo­na­les; la in­fla­ma­ción y las ro­je­ces y tie­ne un efec­to cal­man­te en las pie­les hi­per­sen­si­bles. La ver­de (525 nm) es muy efi­caz pa­ra lu­char con­tra la hi­per­pig­men­ta­ción ya que ac­túa so­bre los me­la­no­ci­tos –cé­lu­las que se­gre­gan la me­la­ni­na, el pig­men­to de la piel–, in­hi­bien­do su pro­duc­ción ex­ce­si­va, ayu­dan­do a sua­vi­zar las man­chas, eli­mi­nar el me­las­ma y me­jo­rar el vi­tí­li­go y las ci­ca­tri­ces os­cu­ras.

La tur­que­sa (480 nm) ac­ti­va el flu­jo ener­gé­ti­co in­ter­ce­lu­lar y po­see un efec­to re­la­jan­te y cal­man­te so­bre las pie­les fa­ti­ga­das. La ama­ri­lla o ám­bar (585590 nm) es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca, me­jo­ra la oxi­ge­na­ción y ele­va el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio; es per­fec­ta pa­ra re­gu­lar las pie­les sen­si­bles, apor­tar lu­mi­no­si­dad y sua­vi­dad, ade­más de te­ner pro­pie­da­des re­afir­man­tes y ac­tuar so­bre el sis­te­ma ner­vio­so. La vio­le­ta (405-420 nm), una com­bi­na­ción de ro­jo y azul, fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de to­xi­nas, re­du­ce la in­fla­ma­ción, me­jo­ra la ci­ca­tri­za­ción y es­tá muy re­co­men­da­da des­pués de un tra­ta­mien­to me­di­co-es­té­ti­co co­mo el Bo­tox, re­lle­nos o lá­ser por su ac­ción an­ti­in­fla­ma­to­ria. Por úl­ti­mo, la blanca (800-830 nm), ca­paz de pe­ne­trar en las ca­pas más pro­fun­das, es una gran re­ge­ne­ra­do­ra de las cé­lu­las muy in­di­ca­da pa­ra com­bi­nar­la con tra­ta­mien­tos de re­ju­ve­ne­ci­mien­to in­ten­so.

Los tiem­pos de apli­ca­ción van de 10 a 30 mi­nu­tos y los apa­ra­tos más se­gu­ros lle­van un sen­sor que, au­to­má­ti­ca­men­te, mi­de la du­ra­ción del tra­ta­mien­to. Los der­ma­tó­lo­gos opi­nan so­bre los apa­ra­tos ca­se­ros. ¿Me­re­ce la pe­na te­ner­los en un ca­jón? ¿De ver­dad ha­cen al­go? “En ge­ne­ral pue­den te­ner­se en cuen­ta pa­ra con­ti­nuar con los tra­ta­mien­tos rea­li­za­dos en con­sul­ta, bus­can­do con ello au­men­tar la du­ra­ción del efec­to, pe­ro en nin­gún ca­so de­ben es­pe­rar­se re­sul­ta­dos mi­la­gro­sos. Los dis­po­si­ti­vos de uso do­mi­ci­lia­rio, con­ti­núa Tru­chue­lo, tie­nen

En dis­po­si­ti­vos do­més­ti­cos, bus­que los se­llos de ga­ran­tía. “De­ben pa­sar por to­dos los con­tro­les de ca­li­dad y se­gu­ri­dad. El boom de una tec­no­lo­gía la ha­ce sus­cep­ti­ble de fal­si­fi­ca­cio­nes”.

Ma­ría Je­sús He­rranz, for­ma­do­ra de Ca­ri­ta–

me­nor po­ten­cia y son me­nos efi­ca­ces, y no per­mi­ten rea­li­zar la reac­ción bio­fo­tó­ni­ca, res­pon­sa­ble de la gran es­ti­mu­la­ción de co­lá­geno, co­mo se ha con­fir­ma­do en es­tu­dios. Es el ca­so del pu­bli­ca­do por la com­pa­ñía de es­tu­dios de mer­ca­do Niel­sen, en co­la­bo­ra­ción con in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Mo­li­se (Cam­po­bas­so, Ita­lia), que con­clu­ye que la es­ti­mu­la­ción dér­mi­ca es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yor en el tra­ta­mien­to de fo­to­bio­mo­du­la­ción (con fluo­res­cen­cia) que el tra­ta­mien­to con LED con­ven­cio­nal. La der­ma­tó­lo­ga Tru­chue­lo opi­na que se­ría ne­ce­sa­rio rea­li­zar es­tu­dios cien­tí­fi­cos en sec­to­res am­plios de la po­bla­ción “pa­ra de­ter­mi­nar con exac­ti­tud la efi­ca­cia cua­li­ta­ti­va de es­tos gad­gets”.

¿Al­gu­na con­tra­in­di­ca­ción? “La fo­to­te­ra­pia con LEDs en ca­bi­na es ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ra y li­bre de mo­les­tias pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas de cual­quier edad, se­xo o co­lor de piel “, afir­ma Car­men Na­va­rro. “Y en ca­sa yo acon­se­jo uti­li­zar unas ga­fas, co­mo las que se em­plean en las se­sio­nes de lá­ser, por pre­cau­ción”. A pe­sar de que es­ta te­ra­pia es prác­ti­ca­men­te inofen­si­va, es­pe­cia­lis­tas co­mo Tru­chue­lo no pres­cri­ben su uso en pa­cien­tes con cán­cer, dia­be­tes o que va­yan a ser so­me­ti­dos a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, sin con­sul­tar pre­via­men­te con el ci­ru­jano; du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia; cuan­do exis­ta en la zo­na al­gu­na in­fec­ción, he­ri­da o va­sos va­ri­co­sos; si la piel es ex­tre­ma­da­men­te frá­gil; si se lle­va mar­ca­pa­sos o si se usan me­di­ca­men­tos que pro­duz­can fo­to­sen­si­bi­li­dad. Ade­más, no es­tá in­di­ca­da en per­so­nas con en­fer­me­da­des fo­to­sen­si­bles co­mo por­fi­ria (una en­fer­me­dad me­ta­bó­li­ca).

4. CR/7 Cream (65 ( 65 €), de Ma­tris­kin. Con LED ro­jo po­ten­cia la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar. 5. TCA M Ma­drid d id Si Sim­ple lP Peel l S Soft, ft de Me­di+der­ma. Un ex­fo­lian­te quí­mi­co pro­fe­sio­nal pa­ra an­tes de tra­tar con LED ro­jo. 5

1. Uni­clif­ting+ Se­rum (47 €), de Unics­kin. Con pro­teo­gli­ca­nos y áci­do hia­lu­ró­ni­co. 2. My Cle (390 €), de Ca­ri­ta. Com­bi­na los LED con mi­cro­co­rrien­tes y acon­se­jan su uso con los se­rums más ade­cua­dos a ca­da es­ta­do de la piel. 3. Pho­to­mask ATPSES, de...

6 7 6. Ti­me Con­trol An­ti­ge Re­gard (99 €), de Ta­li­ka. Com­bi­na luz na­ran­ja y ro­ja pa­ra cal­mar, re­afir­mar la piel, re­du­cir arru­gas y la in­fla­ma­ción del con­torno de ojos. 7. Es­pa­da (149 €), de Fo­reo. Tra­ta­mien­to de luz azul con­tra el ac­né.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.