Una co­mi­da más, pa­ra días eter­nos

HA­CE­MOS TAN­TAS CO­SAS A LO LAR­GO DE LA JOR­NA­DA QUE EL CUER­PO RUGE…

El País - Buena Vida - - LO MEJOR - por Mar­ta del Va­lle

Los in­gle­ses, has­ta aho­ra ha­bi­tua­dos a tres co­mi­das dia­rias, em­pie­zan a in­cluir una cuar­ta: nues­tro que­ri­do re­so­pón o re­ce­na. “Es­ta­mos es­tru­jan­do una, más pe­que­ña, en la ru­ti­na dia­ria”, ex­pli­can des­de Wai­tro­se, una pres­ti­gio­sa ca­de­na de su­per­mer­ca­dos in­gle­sa en su in­for­me anual de con­su­mo. “No es cues­tión de glo­to­ne­ría, sino de adap­tar los há­bi­tos ali­men­ta­rios a nues­tras ocu­pa­das vidas”. Ade­más de que las jor­na­das se han vuel­to in­ter­mi­na­bles, la mul­ti­ta­rea pro­pi­cia­da por el mun­do di­gi­tal ha he­cho que de­di­que­mos 24,22 ho­ras al día a ac­ti­vi- da­des que no son dor­mir. Y eso son mu­chas ho­ras. Aún no hay es­tu­dios que di­gan si afec­ta al ci­clo cir­ca­diano (re­gu­la la in­ges­ta de ali­men­tos, en­tre otras co­sas), pe­ro sa­ber que a las seis de la tar­de se to­man lo úl­ti­mo que ca­len­ta­rá sus tri­pas has­ta el día si­guien­te… “El ayuno man­tie­ne ele­va­da la sen­sa­ción de ham­bre, au­men­tan­do el ries­go de atra­co­nes”, ad­vier­te Fran­cis­co Ja­vier Mar­tín Al­me­na, coor­di­na­dor del Gra­do en Nu­tri­ción Hu­ma­na y Die­té­ti­ca de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal Isa­bel I de Cas­ti­lla.

“Co­mer ca­da cua­tro ho­ras ayu­da a man­te­ner es­ta­ble la con­cen­tra­ción de nu­trien­tes en san­gre co­mo la glu­co­sa. Las os­ci­la­cio­nes pue­den ge­ne­rar pro­ble­mas de sa­lud”. _ Fran­cis­co Ja­vier Mar­tín Al­me­na, miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Die­tis­tas y Nu­tri­cio­nis­tas–

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.