Si ha­bía de­ci­di­do hi­ber­nar has­ta el sol de ma­yo, sen­ti­mos aguar­le la fies­ta…

PO­TEN­CIA EL REN­DI­MIEN­TO FÍ­SI­CO, RE­FUER­ZA EL SIS­TE­MA IN­MU­NO­LÓ­GI­CO Y ADEL­GA­ZA MÁS. PE­RO DE­BE CUM­PLIR CIER­TAS NOR­MAS.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - por Sil­via Cán­dano Oca­ña

... Pe­ro el de­por­te con frío fun­cio­na me­jor. Que­ma más ca­lo­rías, re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, me­jo­ra el ren­di­mien­to fí­si­co y ayu­da a man­te­ner un ni­vel de hi­dra­ta­ción su­pe­rior a cuan­do se prac­ti­ca con ca­lor. Eso sí, le to­ca­rá ves­tir­se en mo­do ce­bo­lla, con ca­pa hi­dró­gu­fa, tér­mi­ca y cor­ta­vien­tos. Abs­tén­gan­se los gri­po­sos.

Des­pués de sa­ber qué di­ce un in­for­me de la Uni­ver­si­dad de Es­sex (Reino Uni­do), de 2012, qui­zá se quie­ra re­plan­tear pa­gar la ma­trí­cu­la del gim­na­sio. El do­cu­men­to afir­ma que los be­ne­fi­cios de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca son ma­yo­res al ai­re li­bre, en un en­torno na­tu­ral y res­pi­ran­do ai­re lim­pio. Ti­ran­do del hi­lo en­con­tra­mos otros es­tu­dios que, ade­más, ase­gu­ran que pa­ra ejer­ci­tar las ex­tre­mi­da­des es me­jor co­rrer por ca­mi­nos na­tu­ra­les que ha­cer­lo so­bre una cin­ta en el gim­na­sio (por los cam­bios de di­rec­ción y los des­ni­ve­les del te­rreno). Y otros aña­den que, a los be­ne­fi­cios de mo­ver el es­que­le­to, se su­man una re­con­for­tan­te sen­sa­ción de li­ber­tad im­po­si­ble de con­se­guir en es­pa­cios ce­rra­dos; la pre­dis­po­si­ción a las re­la­cio­nes so­cia­les, y un au­men­to de la au­to­es­ti­ma y el áni­mo. Es­tas úl­ti­mas son las con­clu­sio­nes de una in­ves­ti­ga­ción de la Clí­ni­ca Ma­yo (EE UU), pu­bli­ca­da en 2014. Se­gún sus au­to­res, en mo­vi­mien­to se li­be­ran sus­tan­cias quí­mi­cas en el ce­re­bro (en­do­can­na­bi­noi­des y en­dor­fi­nas) que ayu­dan a re­co­brar el es­ta­do de bie­nes­tar. "Y si nos que­da­mos en ca­sa sin mo­ver­nos y no apro­ve­cha­mos las po­cas ho­ras de luz que hay, que tam­bién es­ti­mu­lan, es muy fá­cil sen­tir­nos ba­jos de áni­mo”, ex­pli­ca el en­tre­na­dor per­so­nal Jo­sé Mi­guel del Castillo.

Aho­ra bien, en pleno in­vierno, us­ted se ha­brá pre­gun­ta­do si sa­lir a ha­cer run­ning, pe­da­lear o es­quiar con tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro (o ca­si) es de­ma­sia­do sa­lu­da­ble… Si ya ha de­ci­di­do apar­tar el ejer­ci­cio fí­si­co e hi­ber­nar ba­jo la man­ti­ta has­ta el sol de ma­yo pa­ra aho­rrar­se el ca­ta­rro, va­mos a aguar­le la fies­ta: es el me­jor mo­men­to pa­ra en­tre­nar. A la fres­ca le re­por­ta­rá in­clu­so más be­ne­fi­cios que ha­cer­lo con ca­lor.

Si su ter­mó­me­tro cor­po­ral tam­bién es­tá a ce­ro, que­ma­rá más.

Nues­tro or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta su­pe­rar los 36⁰ pa­ra fun­cio­nar co­mo de­be. Pa­ra con­tra­rres­tar el ca­lor que per­de­mos por con­tac­to con, en­tre otras co­sas, el ai­re, pro­du­ci­mos ca­lor. Si, ade­más, es­te ai­re es frío y es­tá en co­rrien­te, ba­ja aún más nues­tro ter­mó­me­tro, for­zan­do al cuer­po a reac­cio­nar pa­ra re­cu­pe­rar la tem­pe­ra­tu­ra ideal: “El or­ga­nis­mo se ve obli­ga­do a au­men­tar su ac­ti­vi­dad me­ta­bó­li­ca pa­ra que las cé­lu­las con­su­man más ener­gía y la trans­for­men en ca­lor. Y es­to su­po­ne un ma­yor gas­to ca­ló­ri­co”, ex­pli­ca Mikel Aram­be­rri, trau­ma­tó­lo­go de la Clí­ni­ca Alai de trau­ma­to­lo­gía de­por­ti­va (y an­tes, del equi­po del Real Ma­drid). Es de­cir, so­lo por es­tar al ai­re li­bre (frío), que­ma­mos

más ca­lo­rías que en el gim­na­sio gim i na­sio (ex­cep­to si po­nen el ai­re acon­di­cio­na­do oo­na­do a to­pe, cla­ro). Y si le su­ma el do­ble gas­to ca­ló­ri­co ló­ri­co que pro­vo­ca el ejer­ci­cio… Por un la­do, por la pér­di­da que ge­ne­ran las con­trac­cio­nes de los múscu­los y, por otra, por­que se co­rri­gen losd ese qui­li­brio­si­li­bri os de te tem­pe­ra­tu­ra, pe­ra tur, tem­pe­ra­tu­ra, ai­re y lí­qui­dos cor­po­ra­les que oca­sio­na el pro­pio de­por­te, se­gún de­ta­lla el doc­tor. Ade­más se­rá más com­pli­ca­do que pi­lle la gri­pe. Un tra­ba­jo pu­bli­ca­do en Jour­nal of Ap­plied Phy­sio­logy de ha­ce ya unos años (1999) con­clu­yó que la ex­po­si­ción al frío du­ran­te el ejer­ci­cio au­men­ta el nú­me­ro de leu­co­ci­tos y gra­nu­lo­ci­tos, res­pon­sa­bles del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. No in­si­nua­mos que se sal­te la va­cu­na o ba­je la guar­dia. Jo­sé Mi­guel del Castillo, en­tre­na­dor per­so­nal y li­cen­cia­do en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y el De­por­te, acon­se­ja ser pre­ca­vi­dos: “Cuan­do a una ac­ti­vi­dad muy exi­gen­te o pro­lon­ga­da en el tiem­po le su­ma­mos una tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior ex­ce­si­va­men­te ba­ja, el efec­to pue­de ser el con­tra­rio y de­bi­li­tar nues­tro sis­te­ma in­mu­ne”. Y tie­ne sus lí­mi­tes. “Las per­so­nas ma­yo­res, las que su­fran pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios co­mo as­ma, o las in­mu­no­de­pri­mi­das, de­ben evi­tar las ho­ras más gé­li­das. Si el ter­mó­me­tro des­cien­de de ce­ro me­jor que no sal­gan a la ca­lle y me­nos, a ha­cer ejer­ci­cio: no da tiem­po a que el ai­re que en­tra en los pul­mo­nes se ca­lien­te y hu­mi­di­fi­que tan­to co­mo cuan­do se es­tá en re­po­so. En­ton­ces se con­vier­te en un irri­tan­te pa­ra el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio de es­tas per­so­nas”, ad­vier­te Alejandro Lu­cía, ca­te­drá­ti­co de Fi­sio­lo­gía del Ejer­ci­cio de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Ma­drid. Otras me­jo­ras f ísi­cas: ha­rá más múscu­lo. Ojo: an­tes de po­ner­se en mar­cha de­be rea­li­zar un pre­ca­len­ta­mien­to pa­ra evi­tar po­si­bles le­sio­nes y pro­mo­ver la efi­cien­cia me­ta­bó­li­ca, tal y co­mo acon­se­ja el doc­tor Law­ren­ce Arms­trong en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por la edi­to­rial es­pe­cia­li­za­da en de­por­te y sa­lud Hu­man Ki­ne­tics. En ca­so con­tra­rio, el frío po­dría pro­vo­car­le mo­les­tias mus­cu­la­res muy do­lo­ro­sas, ade­más de im­pe­dir que rin­da bien.

“Pa­ra man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra, el or­ga­nis­mo obli­ga a las cé­lu­las a con­su­mir ener­gía y con­ver­tir­la en ca­lor”.

– Mikel Aram­be­rri, trau­ma­tó­lo­go–

To­ma­das to­das las pre­cau­cio­nes, la prác­ti­ca de de­por­te con frío me­jo­ra­rá su for­ma fí­si­ca. a. La ra­zón: “Pa­ra to­le­rar la fal­ta de ca­lor y el ejer­ci­cio, cio, nues­tro or­ga­nis­mo tie­ne que adap­tar­se. Es­tas a co­mo da­cio­co­mo­da­cio­nes le ha­cen más fuer­te y me­jo­ran su con­di­ción on di ció ne n mu­chos as­pec­tos: au­men­ta la ca­pa­ci­dad dad car­dia­ca, se in­cre­men­tan los li­tros to­tal es de­san­gre grey los li­tros de ai­re por mi­nu­to que so­mos ca­pa­ces s de res­pi­rar a al­ta in­ten­si­dad de ejer­ci­cio, ade­más de que cre­cen las cé­lu­las mus­cu­la­res”, ase­gu­ra Al­fre­do San­ta­lla, pro­fe­sor de Fi­sio­lo­gía del Ejer­ci­cio en la Uni­ver­si­dad ver­si­dad Pa­blo Olavide, en Se­vi­lla. En los si­guien­tes en­tre­na­mien­tos ntre­na­mien­tos es­tas con­di­cio­nes ad­ver­sas su­pon­drán án me­nos es­trés pa­ra nues­tro cuer­po, por­que es­ta­rá mu­cho más pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar­las. Y se le­sio­na­rá me­nos. Uno de los ma­yo­res pe­li­gros de prac­ti­car de­por­te e en ve­rano es la des­hi­dra­ta­ción, un cua­dro con mu­chas me­nos pro­ba­bi­li­da­des de pre­sen­tar­se du­ran­te el in­vier- no, ya que per­de­mos me­nos agua a tra­vés del su­dor. Res­pec­to a es­ta ven­ta­ja, el pro­fe­sor Al­fre­do San­ta­lla aña­de: “Con el ejer­ci­cio au­men­ta­mos la can­ti­dad de plas­ma de la san­gre, com­pues­to por agua en un 90%, lo que fa­vo­re­ce la hi­dra­ta­ción en es­tos me­ses en los que be­be­mos me­nos”. ¿Y por qué es im­por­tan­te el agua? Por­que es esen­cial pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de las cé­lu­las, pa­ra eli­mi­nar desechos y lu­bri­car las ar­ti­cu­la­cio­nes. Eso sí, vís­ta­se bien. No se tra­ta de lan­zar­se a la ca­lle sin más. Hay que to­mar cier­tas pre­cau­cio­nes. Jo­sé Mi­guel del Castillo in­sis­te en la im­por­tan­cia de pro­te­ger la ca­be­za y el cue­llo, que es por don­de más ca­lor per­de­mos –has­ta el 50%– y cui­dar los pies y las ma­nos, con ma­yor ten­den­cia a la con­ge­la­ción. Pa­ra el en­tre­na­dor, lo ideal es ves­tir­se en tres ca­pas: la pri­me­ra de­be ser hi­dró­fu­ga, que expulse el su­dor pa­ra que no nos que­de­mos fríos. Pe­ro na­da de al­go­dón: ab­sor­be el su­dor y nos de­ja hú­me­dos. La se­gun­da, tér­mi­ca: “Hay te­ji­dos sin­té­ti­cos tér­mi­cos muy trans­pi­ra­bles, con es­ca­so pe­so y gro­sor, que pro­te­gen muy bien de las in­cle­men­cias". La úl­ti­ma pren­da de­be ser un cor­ta­vien­tos, im­permea­ble y trans­pi­ra­ble. "Y, por su­pues­to, jus­to des­pués de ha­cer de­por­te de­be­mos abri­gar­nos bien pa­ra evi­tar que­dar­nos fríos”, con­clu­ye. Re­cuer­de que los múscu­los no le es­pe­ra­rán has­ta el ve­rano (si no los ejer­ci­ta, los irá per­dien­do…).

“Con el de­por­te au­men­ta­mos la can­ti­dad de plas­ma de la san­gre, lo que fa­vo­re­ce la hi­dra­ta­ción”.

3 1. Za­pa­ti­llas Speed Tr Men (99,95 €). 2. Su­da­de­ra con ca­pu­cha He­xa­warm, en So­lid Teal (74,95 €) y 4. Leg­gings He­xa­warm (32,48 €) con te­ji­do tér­mi­co, to­dos, de Ree­bok. 3. Za­pa­ti­llas Ul­tra-Flex, de Ske­chers (64,95 €). Su sue­la ab­sor be los...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.