La cer­ve­za que lo cam­bió to­do.

El País - Buena Vida - - SUMARIO - POR Car­men Bout­he­lier

In­clui­dos la sa­ni­dad y el al­qui­ler.

Si hay al­go más ex­tra­ño que en­trar en un bar en Du­blín y no es­cu­char a al­gún gru­po de vie­jos amigos can­tar una me­lo­día del fol­clo­re ir­lan­dés, es acer­car­se a la ba­rra y des­cu­brir que no ven­den cer­ve­za Guin­ness. “So­lo co­noz­co un pub en el que no hay”, ase­gu­ra Gi­llian Her­lihy, pu­bli­cis­ta de la em­pre­sa. La fa­mo­sa cer­ve­za ne­gra re­pre­sen­ta la mar­ca Du­blín en el mun­do en­te­ro, pe­ro su re­la­ción con la ca­pi­tal ir­lan­de­sa va mucho más allá.

To­do em­pe­zó con la fir­ma de un con­tra­to de arren­da­mien­to en 1759, cuan­do 100 li­bras fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra ad­qui­rir, por 9.000 años, una pro­pie­dad en pleno cen­tro de la ciu­dad, jun­to al río Lif­fey (fa­ci­li­tan­do así la dis­tri­bu­ción de su mer­can­cía). Art­hur Guin­ness (en­ton­ces con 34 años) se hi­zo tam­bién con gran par­te de las vi­vien­das que la ro­dea­ban don­de, des­de en­ton­ces, vi­ven sus em­plea­dos pa­gan­do un al­qui­ler mí­ni­mo in­clu­so des­pués de su ju­bi­la­ción. Y más allá: tras mo­rir, sus viu­das con­ser­van las mis­mas ga­ran­tías. Ade­más cuen­tan con sa­ni­dad gra­tui­ta y un ser­vi­cio de co­me­dor que pue­den dis­fru­tar con sus fa­mi­lia­res pa­ra siem­pre.

El ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad tam­bién se de­ja sen­tir de puer­tas pa­ra afue­ra: la com­pa­ñía ha re­cu­pe­ra­do dis­tin­tos edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos (co­mo la Ca­te­dral de San Pa­tri­cio); mu­chos otros los ha reabier­to con fi­nes culturales y otros han si­do de­vuel­tos a la ciu­dad por su va­lor his­tó­ri­co. Por to­do es­to no es de ex­tra­ñar que los ir­lan­de­ses se sien­tan or­gu­llo­sos de su fa­mo­sa fa­mi­lia de cer­ve­ce­ros. Y, por eso, sor­pren­de aca­bar en el úni­co pub de Du­blín en el que es im­po­si­ble be­ber una pin­ta de Guin­ness.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.