Un hé­roe que co­me Nu­te­lla.

El País - Buena Vida - - SUMARIO -

La his­to­ria de un ti­po nor­mal que lo­gró un ré­cord de­por­ti­vo ex­tra­or­di­na­rio. ¿Aca­so so­mos tan dis­tin­tos a él?

ES­TA ES LA HIS­TO­RIA DE UN TI­PO BIEN EN­TRE­NA­DO. HA FOR­ZA­DO SU CUER­PO HAS­TA ADAP­TAR­SE A LA FAL­TA DE OXÍ­GENO PA­RA SU­BIR, A PA­SO LI­GE­RO Y SIN BOMBONA, HAS­TA LA CI­MA DEL EVE­REST, LA MON­TA­ÑA MÁS AL­TA DEL PLA­NE­TA, EN­TRE CHI­NA Y NEPAL. HAY MU­CHOS DE­POR­TIS­TAS CON ME­JO­RES CUA­LI­DA­DES FISIOLÓGICAS, PE­RO NO CON SU CA­BE­ZA. DES­TI­LA DO­SIS IN­GEN­TES DE HU­MIL­DAD PA­RA DAR­SE LA VUEL­TA CUAN­DO LA MON­TA­ÑA LO OR­DE­NA Y UN MAGNETISMO PER­SO­NAL QUE HA­CE QUE QUIEN LO CO­NO­CE SE EM­BAR­QUE SIN PEN­SAR­LO EN SUS LOCURAS. NO IN­TEN­TE IMITARLO.

El pa­sa­do 22 de ma­yo Ki­lian Jor­net, de 30 años, mar­ca­ba un an­tes y un des­pués en la his­to­ria del mon­ta­ñis­mo. Con un equi­po mí­ni­mo, sin oxí­geno y con una téc­ni­ca hí­bri­da en­tre la del co­rre­dor de mon­ta­ña y el al­pi­nis­taes­ca­la­dor, co­ro­na­ba la ci­ma del mun­do en 26 ho­ras des­de el mo­nas­te­rio de Rong­buk (en Shi­gat­se, Chi­na, a 5.100 me­tros de al­ti­tud). Co­mo úni­ca com­pa­ñía, un vi­rus es­to­ma­cal que con­vir­tió la aven­tu­ra en una ago­nía. Seis días des­pués, ya sano, vol­vía a re­pe­tir­lo. Es­ta vez des­de el cam­po ba­se avan­za­do (a 6.500 me­tros) has­ta la cumbre del Eve­rest (8.848 me­tros), en 17 ho­ras.

“He tar­da­do 10 años en apren­der la téc­ni­ca y otros 10 en per­fec­cio­nar­la. Un ca­mino lar­go en el que tie­nes que ro­dear­te de gen­te que sa­be ir po­co a po­co, po­ner a prue­ba tu cuer­po, ver có­mo res­pon­de, to­mar no­ta de ca­da en­treno y de las sen­sa­cio­nes. Y, so­bre to­do, apren­der de los fa­llos”, re­me­mo­ró Ki­lian du­ran­te la pre­sen­ta­ción de Sum­mits of My Li­fe, el do­cu­men­tal bio­grá­fi­co, que arran­ca con un ni­ño in­quie­to cria­do en un re­fu­gio del Cap de Rec (Ca­ta­lu­ña), en los Pi­ri­neos iler­den­ses, a ca­si 2.000 me­tros de al­ti­tud. Des­de los 13 años ha ido ar­chi­van­do pri­mo­ro­sa­men­te to­dos sus en­tre­na­mien­tos, in­clu­yen­do da­tos del ti­po si ese día ha­bía dor­mi­do bien, si es­ta­ba de via­je o to­man­do al­gu­na me­di­ca­ción.

Hi­jo de un guar­da y de una mo­ni­to­ra de de­por­tes de mon­ta­ña, a los 17 años Ki­lian de­ci­dió que no ne­ce­si­ta­ba en­tre­na­dor. Ni nu­tri­cio­nis­ta. A cam­bio, se con­vir­tió en una es­pe­cie de Sar­gen­to de Hie­rro con­si­go mis­mo. Lo cuen­ta el mé­di­co que lo pre­pa­ra, Da­niel Bro­tons, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na De­por­ti­va del Con­se­jo Ca­ta­lán del De­por­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña: “Se ha ido pro­ban­do en si­tua­cio­nes ex­tre­mas pa­ra sa­ber qué ali­men­tos le van me­jor, có­mo lo­grar la res­pues­ta óp­ti­ma en en­tre­na­mien­tos lar­gos, cuán­to tiem­po pue­de ren­dir al má­xi­mo sin co­mer ni be­ber, có­mo fun­cio­na su es­ta­do de aler­ta en ul­tra­dis­tan­cia…”. Mu­chos de­por­tis­tas con los que ha tra­ba­ja­do tie­nen cua­li­da­des fisiológicas muy su­pe­rio­res a las de Ki­lian, con­ti­núa el mé­di­co: “Pe­ro a la ho­ra de la verdad pier­den mu­cha fuer­za mo­to­ra. ¿Qué le dis­tin­gue? In­du­da­ble­men­te cuen­ta con una ex­ce­len­te ge­né­ti­ca y le be­ne­fi­cia ha­ber prac­ti­ca­do mul­ti­de­por­tes de mon­ta­ña des­de ni­ño. Pe­ro, so­bre to­do, su for­ta­le­za men­tal”.

“El 70% de las ve­ces no con­si­go lo que me pro­pon­go. En­ton­ces to­ca re­pe­tir y ana­li­zar, for­zar los lí­mi­tes en con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad has­ta que sale”. –Ki­lian Jor­net–

¿Quie­re ser co­mo Ki­lian? Tome no­ta y pre­pá­re­se pa­ra su­frir.

El es­ca­la­dor equi­li­bra su cuer­po en los des­cen­sos prac­ti­can­do con los ojos ven­da­dos o la ca­be­za ocu­pa­da en re­sol­ver ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas, y or­ga­ni­za sa­li­das de en­tre 30 y 50 ho­ras en so­le­dad y en con­di­cio­nes ex­tre­mas (ne­va­das, ries­go de ava­lan­chas, ba­jas tem­pe­ra­tu­ras…). Es­to es so­lo la par­te más ex­tre­ma, pe­ro Ki­lian en­tre­na a dia­rio. Ha­ga un sol abra­sa­dor o llu­via to­rren­cial. En 2016 le de­di­có la frio­le­ra de 1.200 ho­ras (en 2017, al­go me­nos por­que tu­vo que ope­rar­se de los hom­bros): 536 de es­quí de mon­ta­ña, 544 de ca­rre­ra, 56,5 de es­ca­la­da (en ro­ca y en hie­lo) y 62,5 de bi­ci­cle­ta. “Acos­tum­bro a ha­cer ti­ra­das de en­tre 3 y 10 ho­ras y el 88%-90% del tiem­po lo ha­go a ba­ja in­ten­si­dad. Es bá­si­co pa­ra que el cuer­po se acos­tum­bre a uti­li­zar los lí­pi­dos co­mo ener­gía ya que no sue­lo apor­tar­le nin­gún ex­tra mien­tras en­treno”, afir­ma.

Con es­ta ru­ti­na crea una ex­ce­len­te ba­se a la que se une un en­vi­dia­ble VO2max de en­tre 80 y 90, –uni­dad en la que se mi­de la ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca y que es bá­si­ca­men­te in­na­ta, el en­tre­na­mien­to so­lo la me­jo­ra un 20%–. Se pue­de cal­cu­lar en una ex­plo­ra­ción mé­di­ca. ¿Us­ted no lle­ga ni al 60-70? Ol­ví­de­se: por de­ba­jo de esos ni­ve­les ra­ro se­rá que triun­fe en la mon­ta­ña, don­de es ne­ce­sa­rio

ali­men­tar mu­chos gru­pos mus­cu­la­res a la vez. Si sus va­lo­res son parecidos, tam­po­co se ven­ga arri­ba: que­da tra­ba­jar téc­ni­ca y fuer­za. Un año an­tes de es­ta úl­ti­ma subida al Eve­rest, Ki­lian in­tro­du­jo en­tre­na­mien­tos es­pe­cí­fi­cos (has­ta en­ton­ces le ha­bía bas­ta­do con los be­ne­fi­cios iso­mé­tri­cos y de for­ta­le­ci­mien­to que le apor­ta­ban la es­ca­la­da y el es­quí de mon­ta­ña du­ran­te la ba­ja­da). Con­cre­ta: “Una se­sión de fuer­za de 20 mi­nu­tos de ejer­ci­cios de es­ta­bi­li­za­ción, se­gui­dos por 30 mi­nu­tos de tra­ba­jo de bra­zos, tron­co su­pe­rior y cuá­dri­ceps”. Por su­pues­to, a cie­lo abier­to. Y siem­pre gra­bán­do­se: “Con­vie­ne fil­mar­se pa­ra iden­ti­fi­car los mo­vi­mien­tos que se pue­den me­jo­rar”.

Lo si­guien­te fue acos­tum­brar­se a lo que se le ve­nía encima en el Hi­ma­la­ya. Un mes an­tes de via­jar, Ki­lian y su pa­re­ja, la cam­peo­na de sky­run­ning Eme­lie Fors­berg, que lo acom­pa­ñó, con­vir­tie­ron su ca­sa en No­rue­ga en un si­mu­la­dor de al­ti­tud. Dor­mían en una tien­da de hi­po­xia (es­ta­do de de­fi­cien­cia de oxí­geno), emu­lan­do unos 4.000-4.500 me­tros, y en­tre­na­ban con más­ca­ras re­duc­to­ras de oxí­geno en la cin­ta de co­rrer o la elíp­ti­ca. Él in­clu­so lo ha­cía con una mo­chi­la de 6 ki­los a la es­pal­da. En to­tal, unas 300 ho­ras de hi­po­xia. El en­tre­na­mien­to se com­ple­tó con unos días en los Al­pes a 4.000 me­tros de al­ti­tud. “El ob­je­ti­vo era au­men­tar la he­mo­glo­bi­na en san­gre pa­ra com­pen­sar lo que se iban a en­con­trar a gran­des al­ti­tu­des, don­de la con­cen­tra­ción de oxí­geno es in­fe­rior al 21%”, se­ña­la Bro­tons. “Ha­cer­lo en ca­sa nos per­mi­tió mo­ni­to­ri­zar to­dos los pa­rá­me­tros vi­ta­les sin asu­mir los ries­gos de ha­cer­lo so­bre el te­rreno. Pe­ro no de­ja de ser muy du­ro. Ha­ce fal­ta una enor­me to­le­ran­cia al es­fuer­zo. Y unas ca­pa­ci­da­des fí­si­cas que po­cos atle­tas reúnen. Un ciu­da­dano nor­mal so­me­ti­do a ese es­trés pro­ba­ble­men­te se rom­pe­ría emo­cio­nal­men­te o se le­sio­na­ría. Na­die de­be­ría emu­lar­lo”, ad­vier­te.

An­tes de sa­car la tar­je­ta de em­bar­que, el mé­di­co se ase­gu­ró de que no hu­bie­ra fi­su­ras en el cuer­po del de La Cer­dan­ya. “Ha­ce­mos un che­queo glo­bal una vez al año. In­clu­ye

elec­tro­car­dio­gra­ma, eco­car­dio­gra­fía, prue­ba de es­fuer­zo, análisis pa­ra des­car­tar anemia u otras pa­to­lo­gías…”. Con más mo­ti­vo a su re­gre­so, tras un sus­to du­ran­te el se­gun­do des­cen­so a 8.300 me­tros: me­dia ho­ra con alu­ci­na­cio­nes en la que el al­pi­nis­ta ca­mi­nó des­vián­do­se de su tra­yec­to­ria. “Cuan­do re­cu­pe­ré la con­cien­cia, man­tu­ve la cal­ma. A esa al­tu­ra so­lo te ma­tan dos co­sas: el frío o el ede­ma. No te­nía nin­gu­na de las dos”, apos­ti­lla Ki­lian.

Ima­gi­ne la es­ce­na en la os­cu­ri­dad de la no­che, sin más luz que el fron­tal y la pan­ta­lla del re­loj GPS. Su ta­bla de sal­va­ción es el track­back de su re­loj Am­bit3 Peak de Suun­to (la pan­ta­lla que mues­tra el iti­ne­ra­rio que de­bía ha­ber se­gui­do en el des­cen­so y el que real­men­te hi­zo). “El GPS iba en mo­do aho­rro de ener­gía . Es­to re­du­ce su exac­ti­tud. Pe­ro hay un re­gis­tro de la lo­ca­li­za­ción co­rrec­ta del pri­mer as­cen­so tan­to en su per­fil de Mo­ves­count (la red so­cial de Suun­to) co­mo en la gra­ba­ción de ví­deo”, se­ña­lan des­de el cuar­tel ge­ne­ral del fa­bri­can­te. Na­da más re­gre­sar a Bar­ce­lo­na, Bro­tons y su co­le­ga el in­ter­nis­ta Enric Su­bi­rats, di­rec­tor de la cá­te­dra de Me­di­ci­na de Mon­ta­ña de la Uni­ver­si­dad de Gi­ro­na, lo to­ma­ron ba­jo su tu­te­la. “Hi­ci­mos una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca ce­re­bral y la va­lo­ra­mos con un neu­ro­ci­ru­jano. Afor­tu­na­da­men­te, to­do sa­lió ne­ga­ti­vo”.

“La mon­ta­ña tie­ne sus re­glas. Y sus sor­pre­sas. No se tra­ta de ser el me­jor im­pro­vi­san­do, sino de ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do pre­via­men­te to­das las si­tua­cio­nes po­si­bles”. –Ki­lian Jor­net, en su li­bro How do I train?–

Una re­cu­pe­ra­ción exprés.

Ca­si to­dos los de­por­tis­tas sue­len to­mar­se va­ca­cio­nes. Tiem­po de no atar­se los cor­do­nes ni fi­jar­se los es­quís. Su círcu­lo cer­cano sa­be que a Ki­lian no le ma­ta la al­tu­ra ni las lar­gas dis­tan­cias. Le ma­ta la inac­ti­vi­dad. O la fal­ta de emo­cio­nes. En par­te, se de­be a su es­pí­ri­tu in­quie­to. Tam­bién a una fa­cul­tad asom­bro­sa de re­cu­pe­ra­ción. Jor­di Ca­nals lo co­no­ce des­de los 13 años. Fue su pri­mer en­tre­na­dor en el Cen­tro de Tec­ni­fi­ca­ción de Es­quí de Mon­ta­ña de Ca­ta­lu­ña, del que es coor­di­na­dor téc­ni­co. Hoy es ami­go y con­fie­sa que na­da le sor­pren­de: “En 2014 pul­ve­ri­zó el ré­cord del De­na­li (Alas­ka), su­bien­do y ba­jan­do los 6.194 me­tros en so­lo 11 ho­ras y

40 mi­nu­tos. Eso im­pli­ca un an­ti­en­tre­na­mien­to: lar­guí­si­mas ho­ras en mon­ta­ña, el jet lag por es­tar en otro pa­ra­le­lo con los con­sa­bi­dos cam­bios a ni­vel hi­po­ta­lá­mi­co, dur­mien­do mal, co­mien­do peor, pa­san­do frío… Po­cas se­ma­nas des­pués se pro­cla­ma cam­peón del mun­do de la ca­rre­ra Ki­ló­me­tro Ver­ti­cal, en el Mont Blanc, un sprint al má­xi­mo es­fuer­zo. Des­pués de lo del De­na­li, mu­chos de­por­tis­tas de al­to ni­vel hu­bie­ran es­ta­do tres me­ses sin co­rrer”.

No se­ría la pri­me­ra vez que Ki­lian re­to­ma los re­tos sin ape­nas pa­rar. Ca­nals se­ña­la que un de­por­tis­ta me­dio ne­ce­si­ta me­ses, in­clu­so un año, pa­ra re­po­ner­se a los da­ños in­ter­nos por pa­sear­se por la cumbre del Eve­rest. “La fal­ta de oxí­geno afec­ta al sis­te­ma di­ges­ti­vo. El or­ga­nis­mo en­ton­ces ti­ra de las re­ser­vas pro­tei­cas en una fu­sión mus­cu­lar”, des­cri­be. En otras pa­la­bras, el cuer­po se co­me a sí mis­mo. Ki­lian ape­nas su­frió mer­mas. Dos me­ses des­pués, que­da­ba se­gun­do en el Ul­tra Trail del Mont Blanc (170 ki­ló­me­tros y

9.600 me­tros de des­ni­vel po­si­ti­vo). “Es­to evi­den­cia una fi­sio­lo­gía diferente y una ca­pa­ci­dad ge­né­ti­ca de re­cu­pe­ra­ción por encima de los de­más”. La cien­cia lo lla­ma efec­to o ca­pa­ci­dad tam­pón (buf­fer): la adap­ta­ción mus­cu­lar pa­ra re­po­ner­se al au­men­to de áci­do lác­ti­co en un cor­to es­pa­cio de tiem­po. “Le pa­sa igual con los ca­ta­rros: se cu­ra en­se­gui­da”, di­ce Bro­tons. Lo di­cho: un ti­po nor­mal ab­so­lu­ta­men­te sin­gu­lar.

por Sa­lo­mé Gar­cía .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.