Chi­na eco. El país de las mas­ca­ri­llas an­ti­con­ta­mi­na­ción pre­sen­ta la gran re­vo­lu­ción ver­de. ¿Ein?

El País - Buena Vida - - SUMARIO - POR Kris­tin Su­leng

EL GI­GAN­TE ASIÁ­TI­CO SE POSTULA CO­MO LA CI­VI­LI­ZA­CIÓN ECO­LÓ­GI­CA DEL FU­TU­RO. Y LO HA­CE EN NOM­BRE DE CONFUCIO. ¿EX­CE­LEN­TE NOTICIA O CUEN­TO CHINO?

Chi­na, con más de 1.300 mi­llo­nes de per­so­nas, es el país más po­bla­do del mun­do. Y es tam­bién el que más con­ta­mi­na: las emi­sio­nes de CO2 per cá­pi­ta su­pe­ran las de la UE. Sin em­bar­go, el go­bierno del gi­gan­te asiá­ti­co postula a su re­pú­bli­ca co­mo la ci­vi­li­za­ción ver­de que li­de­ra­rá la eco­lo­gía glo­bal. “En 20 años, Chi­na ha lo­gra­do re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos que a Oc­ci­den­te le cos­ta­ron un si­glo. Pe­ro tam­bién ha con­cen­tra­do el equi­va­len­te a cien años de pro­ble­mas am­bien­ta­les”, apun­ta­ba, en 2006, el en­ton­ces sub­di­rec­tor de la Ad­mi­nis­tra­ción de Pro­tec­ción Am­bien­tal de Chi­na, Pan Yue, en el en­sa­yo On So­cia­list Eco­lo­gi­cal Ci­vi­li­sa­tion (So­bre la ci­vi­li­za­ción eco­ló­gi­ca socialista). La eti­que­ta ci­vi­li­za­ción eco­ló­gi­ca que­dó re­co­gi­da en el ca­pí­tu­lo oc­ta­vo del in­for­me del ex­pre­si­den­te Hu Jin­tao, con mo­ti­vo de la inau­gu­ra­ción del XVIII Con­gre­so Na­cio­nal del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino, en 2012, pa­ra re­fe­rir­se a la es­pe­ran­za de una co­exis­ten­cia ar­mo­nio­sa en­tre los se­res hu­ma­nos y la na­tu­ra­le­za.

El ac­tual man­da­ta­rio, Xi Jin­ping, ha res­ca­ta­do la idea en los ob­je­ti­vos de su úl­ti­mo plan quin­que­nal, de­cla­ran­do que su Ad­mi­nis­tra­ción in­ten­si­fi­ca­rá los es­fuer­zos pa­ra es­ta­ble­cer un mar­co le­gal que fa­ci­li­te el desa­rro­llo ver­de, cir­cu­lar y ba­jo en car­bono; pro­mue­va la re­fo­res­ta­ción, la con­ser­va­ción y la res­tau­ra­ción de los hu­me­da­les; y de­ten­ga y cas­ti­gue to­das las ac­ti­vi­da­des que da­ñan el me­dioam­bien­te, con el fin de con­tri­buir al bie­nes­tar de los ha­bi­tan­tes chi­nos y de la hu­ma­ni­dad. Pe­ro, ¿tan loa­ble ob­je­ti­vo en­ca­ja con ser la se­gun­da eco­no­mía mun­dial?

Co­mo re­cuer­da Er­nest Gar­cia, catedrático de So­cio­lo­gía y An­tro­po­lo­gía So­cial de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, la pre­ten­sión de Chi­na de con­ver­tir­se en una ci­vi­li­za­ción eco­ló­gi­ca se in­ter­pre­ta co­mo la adap­ta­ción al con­tex­to so­cio­po­lí­ti­co y cul­tu­ral chino de los cri­te­rios que los so­ció­lo­gos del me­dioam­bien­te lla­man mo­der­ni­za­ción eco­ló­gi­ca, cre­ci­mien­to ver­de, eco­no­mía cir­cu­lar o desa­rro­llo sos­te­ni­ble. “Es­ta­mos an­te una ver­sión na­cio­nal de la ilu­sión de que es po­si­ble te­ner a la vez más desa­rro­llo eco­nó­mi­co y me­jor me­dioam­bien­te”, va­lo­ra el ex­per­to.

Un pu­ña­do de me­di­das pa­ra des­ha­cer­se de las mas­ca­ri­llas an­ti­po­lu­ción.

Con 133.000 mi­llo­nes de dó­la­res, Chi­na ha des­ban­ca­do a Eu­ro­pa en la in­ver­sión en ener­gías re­no­va­bles. Tam­bién en­ca­be­za la in­ver­sión mun­dial en ener­gía solar, con 53 de los 98 gi­ga­va­tios de to­do el mun­do apor­ta­dos por el sol en 2017, co­mo re­co­ge el reciente in­for­me Ten­den­cias Glo­ba­les de In­ver­sión en Ener­gía Re­no­va­ble 2018, de la ONU Me­dioam­bien­te. El país es el ma­yor ge­ne­ra­dor de ener­gía eó­li­ca, con una pro­duc­ción que al­can­zó los 305.700 mi­llo­nes de ki­lo­va­tios/ho­ra en 2017, se­gún la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Ener­gía. Des­de 2014, la gue­rra con­tra la con­ta­mi­na­ción, aus­pi­cia­da por el go­bierno chino, ha lle­va­do a re­du­cir una me­dia del 32% de la con­cen­tra­ción de par­tí­cu­las fi­nas en el ai­re en el país. So­lo en la zo­na de Pe­kín se des­ti­na­ron 120.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 97.000 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra dis­mi­nuir­la en un 25%. Pa­ra al­can­zar esos re­tos, el lis­ta­do de prohi­bi­cio­nes no pa­ra de cre­cer.

En Chi­na ya no se pue­den abrir nue­vas cen­tra­les eléc­tri­cas que fun­cio­nen con car­bón en las re­gio­nes más con­ta­mi­na­das, y las exis­ten­tes de­ben re­du­cir sus emi­sio­nes, en pa­ra­le­lo al re­cor­te en la pro­duc­ción de hie­rro y ace­ro y el cie­rre de mi­nas de car­bón. Otras me­di­das com­ple­men­ta­rias atien­den a la res­tric­ción del trá­fi­co en las gran­des ur­bes co­mo Pe­kín, Shang­hái y Can­tón, o a la prohi­bi­ción del uso do­més­ti­co de ca­len­ta­do­res de car­bón.

Pe­se a to­do, la su­per­po­ten­cia con­su­me más de la mi­tad del car­bón del mun­do.

Y un ter­cio del pe­tró­leo y un 60% del ce­men­to. Es­to se de­be a que fo­men­tar una ci­vi­li­za­ción eco­ló­gi­ca es un ob­je­ti­vo su­bor­di­na­do a otros, co­mo con­ti­nuar con el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co o la ex­pan­sión co­mer­cial a tra­vés de la nue­va ru­ta de la se­da; a ge­ne­ra­li­zar la agri­cul­tu­ra mo­der­na, que im­pli­ca el uso de sus­tan­cias quí­mi­cas y com­bus­ti­bles fó­si­les co­mo el pe­tró­leo y el gas na­tu­ral (Chi­na pro­du­ce el 24% de los gra­nos del mun­do, con el 35% del con­su­mo mun­dial de fer­ti-

“Ser una su­per­po­ten­cia y as­pi­rar a con­ver­tir­se en una ci­vi­li­za­ción eco­ló­gi­ca, cons­ti­tu­yen dos si­tua­cio­nes del to­do in­com­pa­ti­bles”.

An­dreu Es­cri­và, am­bien­tó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.