TEC­NO­LO­GÍA QUE LO MIS­MO DEPILA QUE REJUVENECE O ADEL­GA­ZA.

EN AL­GU­NOS CA­SOS, EL APA­RA­TO PUE­DE SER EL MIS­MO. NO SE ASUSTE.

El País - Buena Vida - - CUERPO -

CO­MA BIEN: PA­RA FOR­MAR CO­LÁ­GENO SU CUER­PO NE­CE­SI­TA AMI­NOÁ­CI­DOS

Mercedes Sil­ves­tre

LÁ­SER. “Se di­fe­ren­cian prin­ci­pal­men­te por su lon­gi­tud de on­da, que se mi­de en na­nó­me­tros. Cuan­to ma­yor es el nú­me­ro, más pe­ne­tran en la piel. Es­to de­ter­mi­na­rá sus usos. Dos ex­cep­cio­nes: el de CO2 y el Er­bio Yag, que tie­nen afi­ni­dad por el agua de la ca­pa su­per­fi­cial”, co­mien­za Na­ta­lia Ji­mé­nez, es­pe­cia­lis­ta en re­ju­ve­ne­ci­mien­to en el Gru­po de Der­ma­to­lo­gía Pe­dro Jaén. Los prin­ci­pa­les:

KTP (532 nm). Ata­ca la he­mo­glo­bi­na y la me­la­ni­na, “por lo que es­tá in­di­ca­do pa­ra le­sio­nes vas­cu­la­res y man­chas, va­ri­ces y ca­pi­la­res”.

De co­lo­ran­te (595 nm). “Se uti­li­za pa­ra tra­tar le­sio­nes vas­cu­la­res su­per­fi­cia­les co­mo an­gio­mas en la na­riz, ro­sá­cea…”, aña­de Ji­mé­nez. Ale­jan­dri­ta (755 nm). “Se apli­ca pa­ra de­pi­lar el ve­llo fino y su­per­fi­cial. La ver­sión Q- Swit­ched (se re­fie­re a el tiem­po del pul­so, que se mi­de en na­no­se­gun­dos) re­pa­ra le­sio­nes pig­men­ta­das (man­chas) y ta­tua­jes en ver­de os­cu­ro, negro o azul”. Dio­do (810 nm). “Aho­ra es el más uti­li­za­do pa­ra de­pi­lar, por­que es más se­gu­ro pa­ra pie­les os­cu­ras ya que pe­ne­tra más has­ta la raíz del pe­lo”. El Scul­pSu­re tam­bién destruye gra­sa. Neo­di­mio Yag (1.064 nm). Es uno de los más ver­sá­ti­les. Depila pe­lo pro­fun­do, grue­so y os­cu­ro, tra­ta va­ri­ces y ara­ñas vas­cu­la­res “y, al ele­var la tem­pe­ra­tu­ra de la der­mis a unos 420-440, es­ti­mu­la la for­ma­ción de co­lá­geno. No con­si­gue un cam­bio ra­di­cal, pe­ro el efec­to es­tá ahí”, aña­de Pa­tri­cia Ho­mar, cli­ni­cal trai­ner ma­na­ger de Sy­ne­ron Can­de­la. La ver­sión Q-Swit­ched (ve­lo­ci­dad de pul­so en na­no­se­gun­dos) eli­mi­na man­chas su­per­fi­cia­les y ta­tua­jes con rojo y ama­ri­llo. El Pi­co­way (nom­bre co­mer­cial del Neo­di­mio pa­ra eli­mi­nar ta­tua­jes, de Sy­ne­ron Can­de­la), des­cri­be Ho­mar, “tie­ne una pie­za frac­cio­na­da [le­sio­na se­lec­ti­va­men­te] que per­mi­te apli­car­lo en re­ju­ve­ne­ci­mien­to. Lo que ha­ce es con­cen­trar la ener­gía en una du­ra­ción de pul­so muy pe­que­ñi­ta, pi­co­se­gun­dos, y crea una le­sión a ni­vel dér­mi­co que al re­pa­rar­se ha­ce que se pro­duz­can más fi­bro­blas­tos, co­lá­geno… Com­bi­na Neo­di­mio Yag y KTP”. Des­de Sa­ni­tas cuen­tan que hay equi­pos que se usan pa­ra eli­mi­nar tejido gra­so.

CO2 (10.600 nm) y ER­BIO YAG (2.940 nm). Se uti­li­zan pa­ra re­mo­de­lar te­ji­dos, re­ju­ve­ne­cer, me­jo­rar las ci­ca­tri­ces de ac­né… “La di­fe­ren­cia en­tre ellos es que el de CO2 coa­gu­la la san­gre y el de Er­bio no. Es­to no es im­por­tan­te pa­ra el re­ju­ve­ne­ci­mien­to, pe­ro sí lo es pa­ra qui­tar una le­sión abul­ta­da de la piel. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que pue­de di­fe­ren­ciar­los es que sea abla­ti­vo: rom­pe la su­per­fi­cie de la piel y es más agre­si­vo (aun­que con­si­gue me­jo­res re­sul­ta­dos)”, apun­ta Ji­mé­nez. A pe­sar de lo es­can­da­lo­so del down­ti­me (tiem­po que te de­ja fue­ra de la cir­cu­la­ción por las cos­tras que se for­man), Ho­mar lo tie­ne cla­ro: “El re­sul­ta­do del CO2 es bue­ní­si­mo. No es un tra­ta­mien­to com­pli­ca­do. Lo di­fí­cil es el ma­ne­jo del pa­cien­te des­pués. Tie­ne que es­tar muy con­cien­cia­do por­que im­pre­sio­na”.

RADIOFRECUENCIA. Ca­lien­ta las ca­pas pro­fun­das de la piel es­ti­mu­lan­do el co­lá­geno y la elas­ti­na, com­ba­tien­do así la flac­ci­dez cor­po­ral y fa­cial. “El de los apa­ra­tos de radiofrecuencia es to­do un mun­do”, afir­ma Na­ta­lia Ji­mé­nez. Y con­ti­núa: “El más po­ten­te hoy es el Ther­ma­ge, que es bi­po­lar [la ener­gía sale por un po­lo y se re­cu­pe­ra por otro]. Lue­go es­tá el Ac­cent, mo­no­po­lar y bi­po­lar [y, di­cen, ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo de la gra­sa]”. Un pe­ro: “Hay que rea­li­zar­se se­sio­nes du­ran­te to­da la vi­da”, ad­vier­te Mercedes Sil­ves­tre, di­rec­to­ra de la clí­ni­ca que lle­va su nom­bre. El Ve­laSha­pe III, de Sy­ne­ron Can­de­la, cor­po­ral bi­po­lar, tam­bién in­clu­ye in­fra­rro­jos que abren la mem­bra­na de las cé­lu­las gra­sas y va­cum­te­ra­pia pa­ra dre­nar. “Lle­va 12 años en el mer­ca­do. He­mos mul­ti­pli­ca­do la po­ten­cia por 10 re­du­cien­do las se­sio­nes de 12 a 3, y el tiem­po por ca­da una de una ho­ra a 15 mi­nu­tos”, ex­pli­ca Ho­mar. “La cla­ve es­tá en unos sen­so­res que van mi­dien­do la re­sis­ten­cia del cuer­po al pa­so de elec­tri­ci­dad y así ajus­ta­mos la ener­gía pa­ra no que­mar. Tam­bién te­ne­mos el eT­wo, de radiofrecuencia su­bla­ti­va: imi­ta el efec­to del CO2 sin ser tan agre­si­vo. Ha­bla­mos de 3-4 días de re­cu­pe­ra­ción. No lle­ga a ser abla­ti­vo [le­sio­na la epi­der­mis], pe­ro es­tá en el lí­mi­te. Va bien pa­ra el re­ju­ve­ne­ci­mien­to, ac­né y es­trías”.

Co­pa pa­ra ma­sa­je an­ti­ce­lu­lí­ti­co, de Ce­llu-Cup (18,90 €). En Sep­ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.