LAS FILIPINAS CUI­DAN SU PIEL CON EL EX­TRAC­TO DE LOS COCOTEROS

El acei­te de Co­co de Pra­na­rôm se ob­tie­ne me­dian­te la pri­me­ra pre­sión en frío de la pul­pa de la fru­ta, y su efec­to hi­dra­tan­te y bal­sá­mi­co me­jo­ra la se­que­dad cu­tá­nea y una piel agrie­ta­da.

El País - Buena Vida - - CUERPO -

Cleo­pa­tra tra­ta­ba las arru­gas y la fla­ci­dez con acei­tes ve­ge­ta­les. Los ro­ma­nos uti­li­za­ban ha­ce 2.000 años el pri­mer acei­te que se des­pren­día del fru­to –lla­ma­da flor del acei­te– co­mo cos­mé­ti­co. Las mu­je­res de Filipinas lle­van si­glos usan­do acei­te de co­co co­mo tra­ta­mien­to na­tu­ral pa­ra cui­dar su ros­tro y su pe­lo. To­dos es­tos ex­trac­tos gra­sos ob­te­ni­dos de una gran va­rie­dad de es­pe­cies bo­tá­ni­cas han si­do siem­pre muy pre­cia­dos por sus efec­tos te­ra­péu­ti­cos.

La ob­ten­ción de los acei­tes se rea­li­za me­dian­te la pre­sión en frío del fru­to o la se­mi­lla, lo que les otor­ga la ca­te­go­ría “vir­gen”. Es­tos un­güen­tos es­tán exen­tos de re­fi­na­dos quí­mi­cos o me­dios fí­si­cos y son el re­sul­ta­do de la pri­me­ra pren­sa­da en frío, lo más pa­re­ci­do a un zu­mo re­cién ex­pri­mi­do. Es la ma­ne­ra de res­pe­tar el con­te­ni­do de áci­dos gra­sos esen­cia­les, vi­ta­mi­na E y an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les, que ga­ran­ti­zan que la ca­li­dad de la gra­sa sea óp­ti­ma pa­ra el uso te­ra­péu­ti­co.

ALI­MEN­TO PA­RA LAS CÉ­LU­LAS

Los acei­tes ve­ge­ta­les son unos hi­dra­tan­tes ex­cep­cio­na­les, de­bi­do a que su com­po­si­ción en áci­dos gra­sos es si­mi­lar a la es­truc­tu­ra de las cé­lu­las del cuer­po y la ca­ra. Su apli­ca­ción apor­ta elas­ti­ci­dad, hi­dra­ta­ción y for­ta­le­ce la piel. La plan­ta o ár­bol de la que pro­vie­nen de­ter­mi­na los be­ne­fi­cios el cu­tis.

El acei­te ve­ge­tal de Co­co de Pra­na­rôm, ob­te­ni­do me­dian­te la pri­me­ra pre­sión en frío de la pul­pa del co­co fres­ca, se ca­rac­te­ri­za por un cau­ti­va­dor olor que trans­por­ta a quien lo usa a la na­tu­ra­le­za tro­pi­cal.

Es­ta gra­sa es tan na­tu­ral y ver­sá­til que in­clu­so se uti­li­za pa­ra co­ci­nar co­mo cual­quier otro acei­te. En es­te ca­so, el de Co­co de Pra­na­rôm es re­co­men­da­ble pa­ra el cui­da­do de la piel gra­cias a sus pro­pie­da­des cos­mé­ti­cas. La com­po­si­ción su­pera el 90% en áci­dos gra­sos sa­tu­ra­dos, que apor­tan una hi­dra­ta­ción ex­tra­or­di­na­ria pa­ra la piel. Des­ta­ca su ac­ción cal­man­te, sua­vi­zan­te y bal­sá­mi­ca, ideal pa­ra tra­tar irri­ta­cio­nes o la se­que­dad cu­tá­nea.

Las pro­pie­da­des re­ge­ne­ra­do­ras y emo­lien­tes –hi­dra­ta­ción ex­tra– de es­te acei­te lo ha­cen apro­pia­do pa­ra su uso des­pués del afei­ta­do o pa­ra me­jo­rar el as­pec­to de una piel agrie­ta­da.

La tex­tu­ra es muy agra­da­ble. Adop­ta un co­lor blan­que­cino cuan­do se en­cuen­tra a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te –en torno a 20ºC– y se con­vier­te en un lí­qui­do in­co­lo­ro al ca­len­tar­lo li­ge­ra­men­te en la pal­ma de las mano.

A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los acei­tes ve­ge­ta­les, el de co­co, si se con­ser­va en con­di­cio­nes ade­cua­das, po­see una fuer­te re­sis­ten­cia y aguan­ta años sin es­tro­pear­se. Tan­tos co­mo la piel de la úl­ti­ma rei­na del An­ti­guo Egip­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.